Portada
Dedicatoria
Indice
Introducción
Prólogo
Bibliografía
Autor
 

 

Otras anomalías encontradas en cabeza fetal

Parte II

El higroma quístico también es denominado como linfagioma, higroma quístico Colli o secuencia obstructiva-linfática y ellos pueden ser uní (Foto #3) o multiloculares que varían entre pocos milímetros a varios centímetros conteniendo un fluido claro y están constituidos por vasos linfáticos limitados histológicamente por células endoteliales y con un soporte de tejidos conectivo.  

Foto #3.- Feto de 17 semanas de gestación en el que visualizamos una masa quística unilocular en la parte posterior de la nuca y que presentan un edema generalizado en la parte posterior de la región de la espalda.

El higroma quístico tiene una predilección por una infiltración local de la dermis, del tejido subcutáneo y tejidos blandos (Foto #4).

Aunque el higroma quístico puede ser aislado en muchos casos puede estar asociado a una hidropesía fetal no autoinmune (Foto #5) a defectos cromosómicos y a una amplia variedad de defectos anatómicos (más del 80% de los casos).  

    Foto 4 
   
Foto #5.- Feto de 17 semanas de gestación, que presenta un higroma quístico, edema generalizado y ascitis.

La presencia de hidropesía fetal indica un pronóstico serio con una tasa de mortalidad del 100% dentro de pocas semanas de realizado el diagnóstico.

A diferencia de los casos en donde se encuentra un higroma quístico localizado (Foto #6) que tiene un mejor pronóstico.

Es importante tener presente en el diagnóstico diferencial del higroma quístico a: el hemangioma que ocupe el mismo espacio y también distiende el ligamento nucal, el cual posee paredes  más gruesas  y su contenido presenta ecos de bajo nivel.

Meningocele cervical alto en el que no observamos el ligamento nucal y las probables alteraciones intracraneales como el síndrome de Arnold Chiari. Cefalocele bajo en que no hay el ligamento nucal, la alteración del contenido endocraneano que son características de ésta patología.

Teratoma cervical es otra patología que debemos tener presente.

El higroma quístico se asocia a cromosomopatías como: Síndrome de turner (XO), trisomías 21-18-13, mosaicismos, todas ellas pueden ser encontaradas en cerca del 50% de los casos.

El pronóstico dependerá por lo tanto de la presencia de una hidropesía generalizada, de alteraciones cromosómicas y de defectos anatómicos que se asocien.

Se han descrito casos en fetos con síndrome de turner y en fetos con cariotipo normales de resolución espontánea del higroma quístico.

Los casos quirúrgicos en ésta patología dependerán de la localización anatómica, del tamaño del tumor y la habilidad del cirujano pediatra para remover toda la masa.  

Foto #6.- Higroma quístico localizado en la región pectoral y axilar derecha

Bibliografía

1.      Azar G, Snijders RJM, Gosden CM, Nicolaides KH. Fetal nuchal cystic hygromata: associated malformations and chromosomal defects. 1.991. Fetal Diagn Ther; 6:46-47.

2.      Bisker J,. Sonographic antepartum demostration of cystic Hygroma Cooles 1.983. J Med Ultras 7:4.

3.      Bronshtein et al. First trimester  and early chromosomal defects 1.991. Fetal Diagn Ther; 6:46-57.

4.      Brun JL, et al. First trimester and early second prenatal diagnosis of nuchal cystic hygroma by transvaginal sonograph. Diverse prognosis of the septated from the nonseptated lesion 1.989, Am J Obstet Gyneco; 161:78-82.

5.      Cassís-Martínez R, Baquerizo M, Avegno J,. Diagnóstico ecosonográfico de las Malformaciones Congénita VI: Higroma Quístico, 1.985. Rev Latinoam Med Perinat Vol 5(1):46.

6.      Cassís-Martínez R, Arosemena I. Fetal Cystic Hygroma: diferent forms of presentation. 2do. World Congress of Perinatal Medicine (Rome 1.993) Edit Cosmi E, Direnzo GC. Monduzzi Editore. Vol:1:13.

7.      Cassís-Martínez R, Arosemena I, Duran G, Andrade E, Vizueta C, Franco J. Axilary cystic hygroma A case report. 1.997. Ultrasound Medicine and Biology, Vol: 23 Suplem 1:6205.

8.      Cullen Mt, Gabrielli S, Green JJ, Rizzo N, Mahony MJ, Safalia C, Whetham J, and Hoobins JC. Diagnosis and significance of cystic hygroman in the first trimester. 1.990; Prenat Diagn: 10:643-5.

9.      Chervenak FA et al. Fetal cystic hygroma: cause and natural hystory. 1.983, New Engl J Med: 82.

10. Diukman R. Prognosis of fetuses with a cystic higroma. 1.991, Am J Obstet Gynecol; 164,355.

11. Fadda G, Coccollne E, Ghi ME, Are L, Scanu F, Pala PI, Milia S. Transvaginal ultrasound and early amniocentesis in the management of cystic hygromata: 9 cases. 2do. World Congress of Perinatal Medicine. 1.993. Edir Cosmi E and Direnzo GC. Vol 1:187.

12. Garden AS, Benzie RJ, Miskin CBM, Gardner HA. Fetal cystic hygroma colli: antenatal diagnosis and significance and managment 1.986 Am J Obstet Gynecol; 154:221-5.

13. Lee P, Shulman et al. Longitudinal evaluation for 11 fetuses with cystic hygroma detected in the first trimester. 1.991; Am J Obstet Gynecol; 164;351.

14. Margulies D; Cafici D, Higroma Quístico. 1.995. ASAPER, 2:5.

15. Schwarnitz G, Zerres K, Gemburch U, Bald R, Hansmann M. Rate of chromosomal aberrations in prenatally detected hydrops fetalis and hygroma colli; 1.989. Human Genet; 84-81-2.

16. Singh S, Babbo ML, Pathak Ic, Cystic Linphangioma in Children; report of 32 cases inluding lesions at rare sites. 1.971. Surgery 69:947-51.

17. Vásquez C, Carrera F, Higroma quístico Gigante en el recién nacido. 1.984. Rev Ecuat Med Perinat Vol 4(1):50-3.

18. Weisner et al. Spontaneus resolution of a nuchal cystic hygroma diagnosed early in the second trimester of pregnancy 1.990. Am J Obstet Gynecol; 103,267.  

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com