Portada
Dedicatoria
Indice
Introducción
Prólogo
Bibliografía
Autor
 

 

Embriología del Sistema Nervioso Central

Parte VI

El mesencéfalo que se forma de la vesícula del cerebro medio va a formar la porción más pequeña del tallo cerebral. La cavidad de esta vesícula se reduce drásticamente y forma lo que se llama: acueducto de Silvio (acueducto cerebral) conducto que une el tercer ventrículo y cuarto ventrículo. La placa del techo y la alar dan lugar al tectum el que más tarde consistirá de cuatro grupos grandes de neuronas los colículos superior e inferior que se relacionan con los reflejos visuales y auditivos respectivamente.

El crecimiento de ambas placas alares dan como resultado a dos protuberancias separadas por un surco medio y desarrollarán a la placa cuadrigémina.

Los neuroblastos de la placa basal desarrollan a los núcleos del tercer par craneal y el cuarto nervio craneal.

La capa marginal de la placa basal forma la base peduncular, el núcleo rojo se cree que es formado por la placa alar, y el origen de la sustancia nigra se mantiene no definida.

En la parte anterior encontramos a los pedúnculos cerebrales que se forman de las fibras que crecen desde el cerebro (corticopontinas, corticobulbares y cortico espinales) en su trayecto hacia el tallo cerebral y medula espinal.

El metencéfalo da origen a la protuberancia y cerebelo. La porción dorsal de la protuberancia la que es llamada tegmento se origina de la placa basal y descansa en el piso del cuarto ventrículo.

De la placa basal se originan los núcleos motores de los pares craneales V, VI y VII. El núcleo pontino se deriva de la placa alar así como los núcleos sensitivos de los nervios craneales V y VII y los núcleos vestibular y coclear del VIII par craneal.

El cerebelo se desarrolla de las placas alares en sus partes dorsales donde dan lugar a un engrosamiento.

La apariencia del cerebelo llega a ser evidente a partir de las 13 semanas de gestación. (Foto #12) y a las 18 semanas de gestación se forma las cisuras y el nódulo del resto del vermis.

Foto #12.- Cabeza de un feto de 14 semanas en el que apreciamos con nitidez el cerebelo y cisterna magna.

 

El Mielencéfalo en su parte caudal (porción cerrada del bulbo) se asemeja a la medula espinal en su desarrollo como en su estructura. (Foto #13 y 14). en su parte caudal (porción cerrada del bulbo) se asemeja a la medula espinal en su desarrollo como en su estructura. (Foto #13 y 14). en su parte caudal (porción cerrada del bulbo) se asemeja a la medula espinal en su desarrollo como en su estructura. (Foto #13 y 14).

Los neuroblastos de las placas alares migran hacia la zona marginal y forman áreas de sustancia gris (núcleos gráciles medialmente y cuneiforme lateralmente). Alteraciones en la migración de la zona marginal a la corteza dan lugar a desórdenes como: heterotopias, agiria, pagiria, polimicrogiria, malformaciones vasculares, teratomas. En el área ventral del bulbo se encuentran un par de haces que se llaman pirámides formadas por las fibras corticoespinales que descienden de la corteza cerebral en desarrollo.

La parte rostral del mielencéfalo (parte abierta del bulbo) es plana y ancha, la presencia de la flexura pontina hace que las paredes del bulbo se mueven hacia fuera, la cavidad de esta zona se torna romboide (porción del futuro cuarto ventrículo).

Foto #13 y # 14.- Corte al nivel de la parte del encéfalo de un feto de cerca de 8 semanas de gestación en el que observamos la forma romboide del IV ventrículo a nivel del mielencéfalo.

El cordón espinal, mientras el tubo neural esta siendo formado; una depresión se desarrolla a cada lado de su lumen o cavidad que la separa en secciones dorsal y ventral. Esta depresión longitudinal es el surco limítrofe, la parte dorsal es denominada placa alar y la ventral placa basal. (Foto #15). mientras el tubo neural esta siendo formado; una depresión se desarrolla a cada lado de su lumen o cavidad que la separa en secciones dorsal y ventral. Esta depresión longitudinal es el surco limítrofe, la parte dorsal es denominada placa alar y la ventral placa basal. (Foto #15). mientras el tubo neural esta siendo formado; una depresión se desarrolla a cada lado de su lumen o cavidad que la separa en secciones dorsal y ventral. Esta depresión longitudinal es el surco limítrofe, la parte dorsal es denominada placa alar y la ventral placa basal. (Foto #15).

Foto #15.- El corte del cordón espinal en la que apreciamos las placas alar y basal. En la parte central el lumen.

La placa alar esta involucrada con la función sensitiva y sus neuronas dan lugar a las astas dorsales del cordón, mientras que las placas básales están involucradas con la conducción motora y sus neuronas ocupan las astas ventrales del cordón.

La zona del manto formada por neuroblastos que se originan de las paredes del tubo neural da origen a la sustancia gris del cordón espinal, mientras que los neuroblastos de la zona marginal, la cual contiene axones ascendentes y descendentes que más tarde son mielinizados forman la sustancia blanca.

Después de las 14 semanas de gestación los cartílagos y huesos crecen más rápidamente que el cordón espinal y al principio el cordón ocupa toda la columna se queda a la altura del borde inferior de la primera lumbar. (Fotos #16, 17 y 18).

La porción más caudal de la médula se denomina cono medular y desde aquí parten fibras conocidas como filum terminal.

Posteriormente los pliegues se fusionan constituyendo el tubo neural que se sitúa a la altura del cuarto somita creciendo rostral y caudalmente (esto sucede entre los días 22 y 23 de la concepción).

Tener presente que este proceso de formación del tubo neural es complejo, en la que de una placa aplanada se forma un tubo cilíndrico en el que participan tanto la placa como tejidos circundantes. La primera fusión de los pliegues neurales suele producirse en la región craneal (cervical) marcando la región de la nuca y se continúa en dirección cefálica y caudal como si fuera un cierre.

16.jpg (4690 bytes)

17.jpg (4536 bytes)

18.jpg (5386 bytes)

Foto #16.- Feto de 11 semanas de gestación en el que observamos por detrás la columna en toda su extensión

Foto #17.- Vista tridimensional de la columna vertebral de un feto de 15 semanas

Foto #18.- Cordón espinal (médula) de un feto de 19 semanas (3D)

      

Cuadro #1.- Aparición de los elementos constitutivos del Sistema Nervioso Central relacionando las semanas de concepción y de gestación (usada por los obstetras)

 

Bibliografía

  1. Arey LB. Anatomía del Desarrollo. Embriología. 1962. Ed Vázquez, pág. 376 – 82.

  2. Ilan E. et al. A close looks at early embrionic development with the high – frequency transvaginal transducer. 1988, Am J Obstet Gynecol; 159:676-81.

  3.  

  4. Ilan E. Transvaginal US definition of the central nervous system in the first and early second trimester. 1,991; Am J Obstet Gynecol, 164; 497. Transvaginal US definition of the central nervous system in the first and early second trimester. 1,991; Am J Obstet Gynecol, 164; 497. Transvaginal US definition of the central nervous system in the first and early second trimester. 1,991; Am J Obstet Gynecol, 164; 497.

  5. Lemire R.J, Loeser JDLeech RW, et al. Normal and abnormal development of the human Nervous System. 1975. New York, Harper & Row: 260-77.J, Loeser JDLeech RW, et al. Normal and abnormal development of the human Nervous System. 1975. New York, Harper & Row: 260-77.J, Loeser JDLeech RW, et al. Normal and abnormal development of the human Nervous System. 1975. New York, Harper & Row: 260-77.

  6. Levit P, Harvey JA, Friedman E, Simansky K, Murphy EH. 1997. New evidence for neurotransmitter influences on brain development. Trends Neurosci, 20 (6): 369-74 Harvey JA, Friedman E, Simansky K, Murphy EH. 1997. New evidence for neurotransmitter influences on brain development. Trends Neurosci, 20 (6): 369-74 Harvey JA, Friedman E, Simansky K, Murphy EH. 1997. New evidence for neurotransmitter influences on brain development. Trends Neurosci, 20 (6): 369-74

  7. Golden JA, Chernoff GF, Multiple sites of anterior neural tube closure in Human: evidence from anterior neural tube defects (anencephaly). 1995; Pediatric 4:506-10. Chernoff GF, Multiple sites of anterior neural tube closure in Human: evidence from anterior neural tube defects (anencephaly). 1995; Pediatric 4:506-10. Chernoff GF, Multiple sites of anterior neural tube closure in Human: evidence from anterior neural tube defects (anencephaly). 1995; Pediatric 4:506-10.

  8. Gustavii et el. First trimester diagnosis of cystic nuchal hygroma. 1984; Acta Obstet Gynecol Scand: 63;377. et el. First trimester diagnosis of cystic nuchal hygroma. 1984; Acta Obstet Gynecol Scand: 63;377. et el. First trimester diagnosis of cystic nuchal hygroma. 1984; Acta Obstet Gynecol Scand: 63;377.

  9. Kossoff G, Garret WJ, Radavanovich G, Ultrasonic atlas normal brain of infant. 1974; Ultrs Med Biol 1:259-66 Garret WJ, Radavanovich G, Ultrasonic atlas normal brain of infant. 1974; Ultrs Med Biol 1:259-66 Garret WJ, Radavanovich G, Ultrasonic atlas normal brain of infant. 1974; Ultrs Med Biol 1:259-66

  10. Langman E, Embriología Medica. Ed Panamericana. 1982. Pág. 316-48. Embriología Medica. Ed Panamericana. 1982. Pág. 316-48. Embriología Medica. Ed Panamericana. 1982. Pág. 316-48.

  11. Montenegro N, Beire J, Campos I, Brandao O, Pereira L. Desarrollo humano a lo largo del primer trimestre de vida intrauterina. Contribución de la endosonografía transvaginal. 1994. Progresos en Diagnóstico Prenatal. Vol. 6(1): 24-44. Beire J, Campos I, Brandao O, Pereira L. Desarrollo humano a lo largo del primer trimestre de vida intrauterina. Contribución de la endosonografía transvaginal. 1994. Progresos en Diagnóstico Prenatal. Vol. 6(1): 24-44. Beire J, Campos I, Brandao O, Pereira L. Desarrollo humano a lo largo del primer trimestre de vida intrauterina. Contribución de la endosonografía transvaginal. 1994. Progresos en Diagnóstico Prenatal. Vol. 6(1): 24-44.

  12. Moore KL, Persaud TVN, Embriología Clínica. 5ta. edición. 1993; Ed Interamericana- Mcgraw-Hill pag. 413-53. Persaud TVN, Embriología Clínica. 5ta. edición. 1993; Ed Interamericana- Mcgraw-Hill pag. 413-53. Persaud TVN, Embriología Clínica. 5ta. edición. 1993; Ed Interamericana- Mcgraw-Hill pag. 413-53.

  13. Moore KL, Persaud TVN, Shiota K, Atlas de embriología clínica. 1996 Ed Panamericana. Pág. 209-220. Persaud TVN, Shiota K, Atlas de embriología clínica. 1996 Ed Panamericana. Pág. 209-220. Persaud TVN, Shiota K, Atlas de embriología clínica. 1996 Ed Panamericana. Pág. 209-220.

  14. Patten BM: Embriología Humana 3ed. 1969, Mac Graw-Hill pág. 256-314. Embriología Humana 3ed. 1969, Mac Graw-Hill pág. 256-314. Embriología Humana 3ed. 1969, Mac Graw-Hill pág. 256-314.

  15. Van Allen MI, Kalousek DK, Chernoff GF, Juriloff D, Harris M, Mcgillivray BC, yong SL, Langlois SL, Macleod PM, and Chitayat D. Evidence for multi-site closure of the neural tube in humans. 1993; Amer J Med Genet: 47: 723.43. Kalousek DK, Chernoff GF, Juriloff D, Harris M, Mcgillivray BC, yong SL, Langlois SL, Macleod PM, and Chitayat D. Evidence for multi-site closure of the neural tube in humans. 1993; Amer J Med Genet: 47: 723.43. Kalousek DK, Chernoff GF, Juriloff D, Harris M, Mcgillivray BC, yong SL, Langlois SL, Macleod PM, and Chitayat D. Evidence for multi-site closure of the neural tube in humans. 1993; Amer J Med Genet: 47: 723.43.

  16. Van Straaten HWM. Profundizando en la formación del Tubo Neural 1995; Obgyn No1. Profundizando en la formación del Tubo Neural 1995; Obgyn No1. Profundizando en la formación del Tubo Neural 1995; Obgyn No1.

  17. Warren WB, Timor- Trish IE, Peisner DB, et al; Dating the pregnancy by secuential appearance of embryonic structure 1989; Am J Obstet Gynecol 161: 747-53. Timor- Trish IE, Peisner DB, et al; Dating the pregnancy by secuential appearance of embryonic structure 1989; Am J Obstet Gynecol 161: 747-53. Timor- Trish IE, Peisner DB, et al; Dating the pregnancy by secuential appearance of embryonic structure 1989; Am J Obstet Gynecol 161: 747-53.

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com