CONSULTORIO DE SALUD MENTAL Y DESARROLLO PERSONAL

Psicoterapia para adultos, adolescentes y niños

Diagnóstico y perfil de personalidad
Terapia Antiestrés
    
    
 
BIENVENIDOS
DRA. ROCIO ALVAREZ
SERVICIOS
TERAPIA DE JUEGO
TERAPIA DE JUEGO II
ARTÍCULOS
MI CONSULTORIO
CONSULTAS

 

ARTÍCULOS

Cómo corregir a un niño pequeño? 

Dra. Rocío Álvarez

Psiquiatra

E-mail: roalfer@ecua.net.ec

Dra. Rocío Álvarez F.

Ex jefe  del Pabellón Infanto Juvenil

Hospital Psiquiátrico Lorenzo Ponce

Lo primero que debemos tener en cuenta es que al corregir un niño pequeño debe hacerse con amor, es decir procurando el bien de él, de que el regaño le va a servir para su adaptación, no porque nos esta incomodando, o porque se va contra lo que…queremos nosotros…eso es egoísmo, lo confundiremos y perderemos su credibilidad y confianza. 

Es lógico y natural que el niño pequeño trate de imponerse a sus padres, él querrá medir fuerzas y saber hasta donde puede llegar para conseguir sus fines (esta midiendo el alcance de su voluntad, de sus alas). También mide su energía y la forma cómo canalizarla, por lo que los padres deben canalizar las energías del chico por medio de la razón, y si no entiende es porque no hablamos su lenguaje (que para saberlo hay que observarlo mucho e intentarlo de varias formas hasta hallar la clave). Pegarles no es una buena enseñanza, pues les enseña que con la violencia se acallan todo tipo de inquietudes, y esa no es una buena forma de enseñar. Le pegamos a nuestros hijos porque no sabemos   Qué hacer?, o Cómo actuar? Entonces él aprenderá que cuando no sepa qué hacer deberá acudir a la agresividad. 

Los chicos de 2 a 4 años manifiestan sus inquietudes, molestias, cansancio por medio de rabietas, ellos no saben acomodar en su pensamiento qué les esta sucediendo y acuden a nosotros en busca de calma, que les enseñemos cómo calmarse…con una paliza no los calmaremos sino que les devolveremos más confusión. Hay que dejarlos que hagan su rabieta, y mantenernos firmes e indiferentes ante ella, que él la vaya aprendiendo a resolver, que aprenda a autocontrolarse. Poco a poco cuando él vea que con pataletas no consigue nada de los padres buscará otra manera más adaptativa de hacerse escuchar o pedir, por eso hay tanta gente que en el mundo no sabe pedir las cosas, y el que no pide no obtiene. 

Se aconseja conocer bien al chico (y eso sólo se logra con tiempo…con nada más) observarlo mucho y estar a tono con lo que hace, hacerle dúo en lo que él quiere hacer. Su hijo es más importante que el qué dirán de los demás (si los demás piensan que su hijo lo maneja porque ud. lo acompaña a jugar cuando él quiere y ud. puede….que piensen lo que quieran! Es más qué hermoso es que nos manejen las personas que queremos…eso es amor). Obsérvelo mucho, comparta con él, sepa que le gusta, que se vaya ganando premios, un sitial, que a través  de ud. él se aprenda  a conocer…de lo contrario nunca se conocerá o necesitará de otros, extraños que le podrán decir lo que quiera. Entre más compartamos con él más deseará satisfacernos y ser bueno para nosotros. 

Castigos alternativos: 

Time out.- dejarlo solo en su cuarto hasta que se calme

Quitarle premios o roles que él se ha ido ganando

Regañarlo con firmeza y no echarse para atrás o sentirse culpable, si un padre se siente culpable es porque sabe que  no esta haciéndolo bien, hay que dar marcha atrás y ver qué es lo que hacemos mal. 

Qué hay que tener muy en cuenta?! 

Al niño se lo regaña cuando uno ya se ha tomado la molestia de fijar límites y advertir…..ellos dirán “tiene razón” “yo sabía cuáles eran las reglas del juego, yo sabía que esto iba  a pasar” y ellos tomarán el deber o responsabilidad de manejarse de acuerdo a las reglas preestablecidas, al fin y al cabo para eso son los castigos para formar “una persona que se maneje dentro de las reglas” de la sociedad, del trabajo, del matrimonio , etc. No hay que abusar de los castigos porque se formarán seres sin voluntad a merced de otros, seres que no lograrán hacer su propio camino. Cuando se les pega mucho se van recortando sus alas, ellos van haciéndose personas rencorosas, miedosas que para cubrir esto se vuelven temerarios, y en lugar de seguir buenos caminos, la mayor parte de veces toman sendas que les provoquen mucho dolor emocional.  

Hay un tipo de castigo que nunca, nunca debe practicarse: bajarle los pantalones para pegarle, esa es la peor de las humillaciones, es una cruel degradación, esto nunca lo olvidarán y los hará propensos a “bajarse los pantalones ante otros”, a ser seres humillados, minimizados, muy expuestos ante los adversarios, sin defensas y su vida tanto personal como profesional se verá muy afectada en un futuro….queremos hijos gerentes no pobres lacayos de otros!!! Ya casi no hay empresas que alimentar, ahora se trabaja para crear nuestro propio mundo (alimentándonos a nosotros mismos), el mundo esta cambiando y también deben cambiar las formas de educar. No queremos hijos “lavaditos de voluntad”, queremos hijos fuertes que razonen bien, que sepan cómo resolver tranquilamente situaciones difíciles, nosotros somos los responsables de enseñarles a pensar, pero eso es un proceso difícil, largo, que necesita de toda nuestra paciencia.  

Queremos hijos fuertes, inteligentes que sepan luchar por lo suyo de la mejor manera, que se mantengan firmes ante sus creencias. La razón va cambiando con los tiempos, nadie es dueño de ella sólo del que en el momento justo la defiende a capa y espada, pero los que luchan son los seres con voluntad. Que la razón prevalezca ante todo, y como la razón no es de nadie, hay que enseñarles a ser dueños de la razón…por medio de la grandeza de su corazón.

 

Padres usen su ingenio!!!!

Dra. Rocío Álvarez F.

 

Consultorio 1:

Centro Médico Verduga, Cons. 4. Calle Ignacio Robles y Fco. de Orellana. Urdenor
 

Ex jefe  del Pabellón Infanto Juvenil

Consultorio 2:

Clínica Kennedy Samborondón, Torre B, Cons. 403

E-mail: roalfer@ecua.net.ec
Página web: www.medicosecuador.com/rocio_alvarez

GUAYAQUIL - ECUADOR