VOLUMEN 2, No. 1 - JUNIO DEL 2004

 

Editorial

Página de inicio

ÍNDICE

Web de la Sociedad

 

 

 

 

 

ICTIOACANTOTOXICOSIS

Reporte de un caso y ubicación del mismo

 

* Dra. Luz Quezada Padilla, ** Dra. Bertha Naula Merchan, **** Dra. Verónica Úraga Wagner, **** Dr. Enrique Úraga Pazmiño
* Residente Postgradista III de Dermatología U.C.S.G. - HLV
** Médico Tratante Departamento de Dermatología
*** Médico Asociado Departamento de Dermatología
**** Médico Jefe Departamento de Dermatología
 
Servicio de Dermatología, Hospital Luis Vernaza Postgrado de Dermatología, Universidad Católica Guayaquil-Ecuador
 
Dirección Postal
E. Úraga
Casilla 4193
Correo: drenriqueuragap@hotmail.com

Resumen

Se denomina ictioacantotoxicosis al envenenamiento producido por heridas punzantes de espinas de peces venenosos, cuadro poco frecuente en nuestro medio. El causante de esta patología es un pez conocido como "pez brujo" por sus peculiares características. Reportamos el caso de un paciente de 70 años con herida en la mano que evoluciona a gangrena seca. Palabras clave: pez, envenenamiento, gangrena

Summary

Ichthyoacanthotoxicoses are caused by venomous fish stings. This is an uncommon pathology in our community. We present a 70 year old male with a hand wound that progresses to necrosis and gangrene due to injury caused by the dorsal spines of the scorpion fish.

Key words: Ichthyoacanthotoxicoses, fish venoms, gangrene.

Caso clínico

Se presenta un severo e infrecuente caso de un paciente pescador de 70 años de edad, sin antecedentes pato-lógicos

previos de importancia, que sufre herida punzante en mano izquierda de espinas ubicadas en el dorso de un pez; el sitio de la herida toma una coloración inicialmente rosada que se torna en pocos días de color violáceo extendiéndose hacia el dedo pulgar, índice, medio y anular (Foto 1). A la semana, las lesiones toman una coloración negra afectando toda la mano, la misma que presenta un aspecto momificado (Foto 2).

Foto 1. Necrosis de la zona afecta

Foto 2. Necrosis más severa que llevó a la amputación de la mano

El hemograma y parámetros de coagulación fueron normales. La biopsia nos reporta flebotrombosis superficial. Se instaura tratamiento inmediato con antibioticoterapia, antitoxina tetánica y analgésicos. Lamentablemente la tardía atención del paciente permitió que la toxina produjese un estado hipercoagulable secundario, que llevó a la gangrena seca y pérdida de la mano afectada.

Comentarios En nuestro medio el causante de este problema es un pez conocido como "pez brujo" por sus peculiares características  (Foto 3 y 4) perteneciente al género Synanceja. y a la familia Scorpaenidae. Se lo encuentra a escasa pro-fundidad, por lo general enterrado en el fango de los ríos, habiéndose recibido casos de las provincias de Guayas y Esmeraldas, entre otras.

 

Foto 3. Pez Brujo vista lateral

 

Foto 4. Espículas dorsales a través de las cuales se inocula la toxina

 
Pastilla interesante:

Boisier P, Ranaivoson G, Rasolofonirina N, Andriamahefazafy

B, Roux J, Chanteau S, Satake M, Yasumoto T. [Fatal

ichthyosarcotoxism after eating shark meat. Implications of

two new marine toxins] Arch Inst Pasteur Madagascar.

1994;61(2):81-3

A fish poisoning involving 188 hospitalizations occurred in

November 1993, in Manakara, a middle-sized town on the

south-east coast of Madagascar, following the ingestion of

shark. A single shark was involved in this poisoning and was

identified as Carcharinus leucas. There was no unusual charac-teristic

of this shark or its meat. The attack rate was about

100%. First clinical signs appeared within five to ten hours

after ingestion. The patients presented neurological symptoms

almost exclusively, the most prominent being a constant, severe

ataxia. Gastrointestinal troubles, like diarrhoea and vomiting

were rare. The overall case-fatality ratio was close to 30%

among the 200 poisoned inhabitants. Search for similar poi-soning

previously reported in this area was negative, and fish-ermen

in Manakara usually eat that kind of shark without mis-trust.

Bacteriological and chemical origins were eliminated.

Two liposoluble toxins were isolated from the shark liver and

tentatively named carchatoxin-A and -B respectively. They

were distinct from ciguatoxin in chromatographic properties

La ictioacantotoxicosis es el envenenamiento debido a heridas punzantes o laceraciones inflingidas por las espinas de peces venenosos(1,2). Existen más de 200 especies de peces venenosos capaces de causar lesiones a los seres humanos. Las principales especies comprenden la raya, el pez león, el pez escorpión, el pez roca o piedra, el peje sapo y la lija espinosa. Todos estos peces presentan como rasgo común la presencia de un aparato venenoso compuesto por un aguijón único o numerosos aguijones de localización diversa cubiertos por una vaina tegumentaria que contiene varios tipos de glándulas venenosas. Cuando el aguijón del pez atraviesa la piel de la victima, la vaina se desgarra y las glándulas venenosas liberan las toxinas en la herida. Las toxinas de algunos de estos peces pueden preservar su actividad durante 24 a 48 horas después de la muerte del pez(1,3,4,6).

La toxicidad depende de la especie de pez involucrado, la localización, la gravedad de la herida, la cantidad de veneno liberado, los primeros auxilios y la atención médica ulterior que recibe la víctima(1,6). En una fase inicial el sitio de la picadura puede presentar un aspecto pálido o cianótico y el área circundante puede hallarse anestesiada o hiperestésica. Después de un lapso breve aparece eritema y edema, que confiere a la lesión el aspecto de una celulitis, pudiendo observarse la aparición de vesículas. En aquellas lesiones provocadas por el pez roca, el área afectada puede tornarse indurada y presentar áreas de necrosis isquémica con esfacelamiento y formación de úlceras.

Estas heridas pueden provocar reacciones de tipo cuerpo extraño debido a segmentos de aguijones o restos de la vaina tegumentaria retenidos. Los síntomas sistémicos pueden variar de leves a intensos según la especie involucrada y la cantidad de veneno liberado en la herida(1,5). La ictioacantotoxicosis es una patología de rara presentación y es importante su conocimiento a fin de establecer medidas de prevención que permitan evitar la incidencia de nuevos casos. Al respecto consideramos de importancia:

1. La adecuada información de la presencia del pez en nuestras aguas, el uso de guantes y calzado como barreras de protección sobre todo en pescadores y

2. El conocimiento de esta patología en las áreas de emergencia de nuestros hospitales que permita la inmediata atención de estos casos a fin de prevenir las complicaciones que pueden llegar a ser severas o incluso letales. Finalmente, debemos agregar que en nuestro servicio hemos observado casos similares, siendo éste el caso más grave, corroborándose que las complicaciones se-veras se presentaron sobre todo en pacientes ancianos.

Agradecimientos

Al Dr. Luis Carvajal Huerta por su colaboración en los estudios histopatológicos. •

 

Referencias

1. Scharf MJ, Daly JS. Mordeduras y picaduras de animales de vida terrestre y acuática. Fitzpatrick T y col. Dermatología en medicina general. Quinta ed. 1999; 226:2835-37

2. Halstead BW, Vinci JM. Venomous fish stings (icthyoacanthotoxicoses). Clin Dermatol. 1987;5:29

3. Rossón CL, Tolle SW. Management of marine stings and scrapes. West J Med. 1989;150:97

4. Soppe GG. Marine envenomations and aquatic dermatology. Am Fam Physician. 1989;40:97

5. Kizer KW. Marine envenomations. J Toxicol Clin Toxicol 1983;21:527-55

6. Burnett JW. Aquatic Adversaries: Stonefish. Cutis. 1998 Dec;62(6):269-70

 

  E-mail: revista@dermatologiaecuatoriana.com

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com