Volumen 16, Número 2, 2007

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
    
Revistas Anteriores
  
Envío de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología
  
Sociedad Ecuatoriana de Neurología

                    EDITORIAL                   

Verdaderos valores del ejercicio profesional

 

Cuando se me pidió que escriba un artículo para que, a manera de editorial, aparezca en esta revista, experimenté gran satisfacción y agradecimiento por tratarse de la revista que fue creada como uno de los mejores logros del Directorio que tuve el honor de presidir en el año 1992; un logro que, gracias al formidable trabajo de sus editores, no solo se ha mantenido hasta hoy, sino que ha progresado con mayor fuerza.

 

Qué tema exponer fue la pregunta que me hice enseguida. Decidí, entonces, escribir sobre ciertos aspectos del ejercicio profesional, que interesan a todos y lastimosamente no se destacan; pero que – estoy seguro– son observados por un gran número de médicos, no obstante que en ocasiones también son relegados o no se cumplen, contribuyendo de esa manera a mantener la idea de nuestra confundida sociedad de que solo los logros económicos son importantes.

 

Precisamente, esa idea parece ser uno de los mayores  inconvenientes a los que se enfrenta la práctica médica actual. El encarecimiento cada vez más creciente de la atención de salud privada y el deterioro, también cada vez mayor, de la atención pública, dejan como víctimas al grueso de la población ecuatoriana y hacen al médico, que está en el centro, más vulnerable y propenso a las críticas como gestor principal de la atención médica. Por estas razones, ahora más que nunca, no debemos olvidar que la práctica de la medicina es mucho más que un negocio o una empresa cualquiera, y que su éxito no se mide por el capital que se acumula, sino por el bienestar y la salud que se brinda. El profesional médico debe evitar caer en el simple plano comercial.
 

En ningún caso, pretendo dar lecciones de moral con estas reflexiones; así como no pretendo confundir el cobro justo y adecuado por el servicio que se presta de acuerdo a la preparación y los antecedentes del médico, con los excesos económicos en los que puede incurrirse por la prestación del servicio. A lo que quiero referirme es a que, en la  actualidad, por las circunstancias en las que se desenvuelve la sociedad y por el avance de la tecnología en el área médica, el médico está cayendo en un descrédito que cada vez  preocupa más. En ese contexto, este escrito tiene la intención de rescatar que no es el valor económico el más importante,  sino que lo son otros valores muchos más profundos y gratificantes. De ahí, el título del  artículo.

 

Uno de esos valores, como lo señalan incluso algunos textos clásicos conocidos de medicina interna por la relevancia que él tiene, es la condición humana del enfermo: el paciente es un ser humano que, como cualquier otra persona, además de la atención médica, necesita comprensión, apoyo y consuelo. No podemos ver al enfermo como un mero conjunto de síntomas o únicamente como un caso clínico: “el médico debe entender que el secreto de la atención al paciente estriba en interesarse por él” (Francis Peabody). Hay que comprender que alrededor del paciente existe  todo un grupo familiar con temores y esperanzas. Lastimosamente, en algunas ocasiones la tecnología moderna y las terapéuticas actuales despersonalizan la asistencia médica. Esto es algo que el médico debe evitar, y con mayor razón el neurólogo –estudioso de las neuronas, a las que el genio de Ramón y Cajal llamaba “las mariposas del alma,” y conocedor profundo de los circuitos cerebrales y las estructuras que dan origen a las distintas manifestaciones humanas –. Un aspecto que es importantísimo considerar en todo establecimiento de salud y en toda organización relacionada con la recuperación del enfermo.
 

Otro asunto que creo conveniente analizar es la tendencia cada vez mayor de ciertos especialistas a depender de los exámenes complementarios, fundamentalmente los de imagenología. No hay que olvidar que el diagnóstico clínico es el paradigma o modelo de todos los diagnósticos y que, como menciona Raymond D. Adams en su clásico libro: “la finalidad del neurólogo es llegar a un diagnóstico final mediante análisis preciso de los datos clínicos con la ayuda del menor número posible de procedimientos de laboratorio. Más aún, la estrategia del estudio de laboratorio o de la enfermedad debe basarse en las consideraciones terapéuticas  y pronósticas.”
 

La medicina es una ciencia y es un arte, es decir, el especialista debe capacitarse adecuadamente y al mismo tiempo considerar las necesidades de cada paciente. Debe ir adquiriendo y produciendo conocimientos actualizados, basados en trabajos científicos serios y con aceptación internacional, para poder decidir el examen o el tratamiento más conveniente. Eso es parte de la responsabilidad y de la honradez del médico con su paciente; e incluye la fijación de sus honorarios profesionales de una manera ética, sin que el interés no sea otro que la recuperación del enfermo. Así, el paciente se sentirá satisfecho no solo con la atención médica recibida, sino con el costo económico de ella.
 

La denominada “calidad de vida” es otra situación a tener en cuenta en la práctica médica. Se debe buscar la rehabilitación integral del enfermo en todas sus facetas, no solo en la que al especialista le competa. El tratamiento, pues, tendrá que ser multidisciplinario, facilitando el concurso de otras especialidades para poder cumplir, en la medida de lo posible, con los postulados de la Organización Mundial de la Salud: “procurar el bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad,” incluso con aquellos pacientes en estado muy grave o terminal, con quienes se debe evitar el dolor y el aislamiento de su familia, y a quienes se debe asistir hasta el final procurándoles el mantenimiento de su dignidad humana.
 

Ante la complejidad creciente de la medicina y ante los cambios que están ocurriendo en la atención de la salud, es vital entender que los sistemas privados o de seguros médicos solo cubren la atención de un pequeño grupo de nuestra población; y es esencial aceptar de modo definitivo que la salud es un derecho universal de toda persona, por lo que le corresponde al Estado proporcionarla a toda la población de manera coordinada, oportuna y con el menor costo posible, dirigiendo todos los esfuerzos a la prevención de las enfermedades con una buena cobertura de atención primaria.

 

Tanto la atención privada como la pública deberían observar los principios anotados; y deberían ser las sociedades científicas y las organizaciones de salud, junto con los colegios profesionales, quienes se involucren en las directrices y el control de dicha atención, para lograr de manera permanente y consensuada, independientemente del tipo de gobierno de turno, concebir y sostener verdaderas políticas de Estado.
 

Finalmente y precisamente por los valores humanos que hemos señalado, quiero destacar la labor de todos aquellos médicos que han honrado su profesión en forma silenciosa, sin otra aspiración o recompensa que el de haber sido útil a sus semejantes y llevar una vida digna.

 

 

Dr. Rafael I. Aguirre Navarrete
Past-presidente de la SEN

   
  

Editora: Dra.  Rocío Santibáñez

Dirección: Clínica Kennedy, Sección Gamma, Oficina 102.

CONTÁCTENOS

Guayaquil, Ecuador