Volumen 15, Número 2-3, 2006

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
    
Revistas Anteriores
  
Envío de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología
  
Sociedad Ecuatoriana de Neurología

                    EDITORIAL                   

Manifestaciones no motoras de la SEN

 

Las sociedades científicas, en general, se forman bajo ciertos ideales, necesidades comunes y con el pasar de los años se refuerzan, crecen en número, pero más importante aún, crecen en confianza, lealtad y deseos de superación sus miembros, lo cual se manifiesta en logros comunes personales, augurando su permanencia en el tiempo y, más importante aún, en el respeto de la comunidad a la que se pertenecen, haciendo de sus miembros entes respetables ante sus pares e incluso a nivel internacional.
 

Así como el paso del tiempo conlleva a nuevos desafíos en el orden científico y tecnológico, lo que nos brinda oportunidades para tener un mayor crecimiento profesional, asimismo las sociedades deberían, con el paso del tiempo, crecer y no envejecer. Envejecer es en ocasiones lentificación en el actuar. Lo contrario –crecimiento– denotaría juventud y agudeza en la percepción a los cambios por consiguiente, actuar. En Latinoamérica y, en especial en nuestro país, se sienten vientos de cambio en las políticas de salud y, como es una norma, nos enteramos al final cuando, en ocasiones, es tarde y dichos cambios no son generalmente auspiciosos para la, tan venida a menos, clase médica. Aquí es donde deberían aparecer las ideas y propuestas claras de los miembros de las sociedades científicas, para beneficiarnos de los cambios ya que, como es muy común el decir frente a una crisis –hay siempre una oportunidad– no la vamos a ver si no se refuerzan los lazos entre los miembros de una sociedad.

 

Así como la apatía, desinterés y la depresión son manifestaciones no motoras premonitorias de la enfermedad de Parkinson, estas mismas manifestaciones que, la mayoría de los casos, no se logran entender sus orígenes, pueden aparecer dentro de una sociedad y hacer de sus miembros, entes apáticos y en ocasiones negativos a todo cambio en bien de las neurociencias en toda su extensión. No quisiera pensar que la causa es un tumor en el humor de estos miembros lo que los llevaría a actuar de manera no ética dentro de la sociedad a la que dicen pertenecerse. No dejemos que este disfrazado desinterés inunde nuestras siempre renovadas ganas de ir más allá en el conocimiento, y aplicarlas de manera útil y pragmática a una comunidad a la que nos debemos y tan necesitada está de buena atención. Con los cambios que se avecinan nada más propicio que la unidad en posturas y en acciones que, muy difícilmente se lograrán individualmente. Solo desde el seno de una sociedad fuerte en sus cimientos y con renovaciones constantes, apostando a cada uno de sus miembros como elementos vitales y confiables a través de la preparación y evaluación constantes, podemos erigirnos como una sociedad confiable y digna de respeto.

 

 

Dr. Aurelio Mosquera Bolaños
Vicepresidente
Sociedad Ecuatoriana de Neurología

   
  

Editora: Dra.  Rocío Santibáñez

Dirección: Clínica Kennedy, Sección Gamma, Oficina 102.

CONTÁCTENOS

Guayaquil, Ecuador