Volumen 14, Número 1-3, 2005

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
    
Revistas Anteriores
  
Envío de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología
  
Sociedad Ecuatoriana de Neurología

Aspectos Epidemiológicos de Pacientes Hospitalizados con Epilepsia en la Ciudad de México durante un período de 7 años.

Dra. Leora Velásquez Pérez, Sandra Juárez Olivera, Araceli Trejo Contreras.

 

Resumen

La Epilepsia es considerada un problema de salud pública, constituye un grupo de trastornos caracterizados por la presencia de alteraciones crónicas, recidivantes y paroxísticas de la función neurológica secundaria a un trastorno en la actividad eléctrica del cerebro. Se considera que esta enfermedad potencia la estigmatización e implicaciones psicosociales. El objetivo del presente estudio fue describir las características epidemiológicas de los pacientes hospitalizados con Epilepsia en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la ciudad de México durante 1997-2003, evaluar la prevalencia, tendencia de presentación, así como la asociación entre algunas variables epidemiológicas y la presencia de Epilepsia. Se realizó un estudio observacional, transversal y descriptivo. Se identificaron los expedientes de pacientes hospitalizados con Epilepsia. Se incluyeron 135 casos, con un ligero predominio por el sexo masculino, el tiempo promedio transcurrido desde el inicio de la sintomatología y su llegada al Instituto fue de 10 años. No se encontró tendencia al incremento. El 75% realizaban actividades no remuneradas. Se encontró que el antecedente heredo familiar de Epilepsia incrementa el riesgo de desarrollar este padecimiento OR= 4.6 IC95% (2.86-7.44) P<0.05, pero no así el antecedente personal de alcoholismo y tabaquismo. Es fundamental difundir información sobre la Epilepsia, tanto a los pacientes y familiares, como al personal médico que labora en áreas descentralizadas de la ciudad de México para que realicen un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado para mejorar la calidad de vida en estos pacientes.

 

      Palabras Clave: Epilepsia, Frecuencia, Prevalencia, Epidemiología.

 

Abstract
Epilepsy is a public health issue; it constitutes a group of disturbances characterized by the presence of chronic, recidivant and paroxystic abnormalites of the neurologic functions secondary to an electrical activity irregularity of the brain. Epilepsy is considered to ause stigmatization, which has important repercussions in the psychosocial aspects of individuals.


The aim of this study is to describe the epidemiological characteristics of the patients with epilepsy that were hospitalized in the National Institute of Neurology and Nerosurgery of Mexico between the years 1997 and 2003, as well as to evaluate its prevalence and trend of presentation during the studied period and the association between epidemiological variables and the presence of the Epilepsy.

 

This was a descriptive, observational and transversal study. The clinical records of these patients were obtained. One hundred and thirty-five cases were identified. A predominance of male sex was found. The mean time between the onset of symptoms and the patients’ arrival to this Institute was 10 years without a trend to increase. Seventy-five percent of patients performed non-remunerated activities. Also, a positive family history of epilepsy was shown to increase the risk to develop this disease [OR=4.6 IC95% (2.86-7.44)  P<0.05], but a positive personal history of alcoholism or tobacco use was not. It is fundamental to diffuse information about epilepsy within the patients,  their relatives and the medical staff that works abroad Mexico City so that they can make earlier diagnosis and give the adequate treatment in order to improve their quality of life.

 

Key Words: Epilepsy, Frequency, Prevalence, Trend, Epidemiology.

 

________________________________________________________________________________

 

 

Introducción

Las enfermedades neurológicas son un motivo importante de atención médica en las diferentes etapas de la vida, que ocasionan un gasto importante de recursos de la atención médica.1-2

 

La Epilepsia constituye un grupo de trastornos caracterizados por la presencia de alteraciones crónicas, recidivantes y paroxísticas de la función neurológica; secundaria a un trastorno en la actividad eléctrica del cerebro.

 

Las crisis epilépticas pueden tener un carácter convulsivo cuando se acompañan de manifestaciones motoras o bien, se pueden presentar con otro tipo de alteraciones en la función neurológica. Los cambios progresivos de la Epilepsia sugieren la existencia del llamado intervalo silencioso, que a menudo dura años y puede estar relacionado con el antecedente de una infección del sistema nervioso central, traumatismo craneoencefálico, ataques febriles3-4 y posteriormente aparecer la Epilepsia. Se postulan alteraciones en la expresión génica y molecular de los individuos, 5-7 no obstante, puede aparecer en forma idiopática en personas que no presentan antecedentes de trastornos ni disfunción neurológica.3


Se considera a la Epilepsia una condición médica devastadora.8 Es tan antigua como la humanidad misma,9 en el pasado se consideraba una enfermedad sagrada, se pensaba que las diferentes formas de manifestaciones epilépticas eran el resultado de la acción de varios demonios o espíritus malignos, un ataque epiléptico era por tanto, el inicio de una posesión diabólica y finalizaba cuando el demonio abandonaba el cuerpo.10 Se sabe que no es una enfermedad “mágica,” pero en la actualidad potencia la estigmatización y un gran número de implicaciones psicosociales, 9 prueba de ello es la ocultación de la enfermedad, ocasionada en su mayoría por una vivencia social traumática de rechazo y falta del desarrollo social básico, propiciando individuos con dificultad para establecer relaciones interpersonales.11
 

La Epilepsia es considerada la enfermedad neurológica más frecuente en el mundo y en México,12-13 es un problema de Salud Pública no reconocido como tal en muchos países, especialmente en aquellos en vías de desarrollo, donde los indicadores epidemiológicos son hasta cuatro veces más altos que en el mundo industrializado, por lo que se postula una relación entre su frecuencia y el desarrollo económico.14,15 En nuestros días, la Epilepsia sigue siendo un problema de Salud Pública mundial y una causa frecuente de discriminación social. Este prejuicio causa mayor sufrimiento a los pacientes que sus propias crisis, y ha sido descrita ampliamente en diversos países y grupos sociales.16

 

Los datos epidemiológicos tienen implicaciones importantes en la salud, con ellos se puede determinar la distribución y el impacto de las enfermedades en la sociedad. Con el apoyo de los estudios epidemiológicos, es posible establecer conclusiones y avances en la investigación de padecimientos, como la Epilepsia, en lo concerniente a su frecuencia, etiología, respuesta al tratamiento, pronóstico y mortalidad.17
 

Esta enfermedad se presenta independientemente de la edad, raza, clase social y área geográfica. Afecta a 50 millones de personas alrededor del mundo, cifra posiblemente subestimada. En la mayoría de las recientes publicaciones la prevalencia de Epilepsia se reporta de 5 a 10 por cada mil individuos18 y se estima que a nivel mundial, al menos 100 millones de personas presentarán Epilepsia en algún momento de su vida.3,19 Del total de personas con Epilepsia, el 85% de éstas viven en los países en vías de desarrollo, en tanto que las cifras de prevalencia son mucho menores en países industrializados.20
 

En América Latina, se considera que al menos 5 millones de personas y probablemente más padecen Epilepsia, de los cuales más de 3 millones no reciben tratamiento.21
 

El Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN) de la ciudad de México, es considerado una de las más grandes instituciones neurológicas del mundo, en la que se atiende este tipo de padecimientos. Por tal motivo, el objetivo del presente estudio fue determinar la frecuencia, prevalencia, tendencia, así como evaluar algunos aspectos sociales y epidemiológicos involucrados en el retardo para recibir atención médica en un tercer nivel de salud.

 

Material y Métodos
Se realizó un estudio observacional, transversal y descriptivo. Se identificaron todos los expedientes de los pacientes hospitalizados que egresaron con el diagnóstico de Epilepsia durante el período de 1997-2003.
Mediante una cédula de recolección de datos, se obtuvo información concerniente a diferentes variables epidemiológicas como: edad, sexo, estado civil, lugar de residencia, escolaridad, nivel socioeconómico, ocupación, antecedentes previos de atención médica, edad de inicio de la Epilepsia, tiempo transcurrido desde el inicio de la sintomatología y el momento en que recibió atención médica, tendencia de presentación de la enfermedad en el tiempo, entre otras. Una vez obtenida la información, esta fue codificada y capturada en una base de datos, la cual se corrigió por posibles errores de captura. Para el cálculo de la prevalencia se empleó como denominador el total de egresos atendidos en el Instituto por año durante el período de estudio.
Se obtuvieron frecuencias simples, medidas de tendencia central, las diferencias de proporciones entre grupos se obtuvo mediante la prueba de Chi2 con la ayuda del paquete estadístico Epi-Info versión 5.0; la tendencia de la ocurrencia de la enfermedad en el tiempo se calculó mediante el coeficiente de correlación de Spearman, con el paquete estadístico SPSS para windows versión 10.0 y EPISTAT versión 6.0. Se consideraron como valores estadísticamente significativos todos aquellos con una p<0.05.
 

Resultados
Se obtuvo un total de 135 casos de pacientes hospitalizados con Epilepsia, de los cuales, 71 (53%) fueron del sexo masculino y 64 (47%) del femenino. La edad de inicio de la Epilepsia en los pacientes, fue en promedio de 19 años, el tiempo transcurrido entre el inicio de su primera manifestación clínica y su llegada al Instituto fue de 12 años en promedio, al momento de acudir a recibir atención al Instituto tenían un promedio de edad de 29 años, la mayor parte de ellos tenían edades que oscilaban entre los 20 y los 39 años (Tabla 1 Con respecto al estado civil, se encontró que 91 (67%) eran solteros, 36 (27%) se encontraban casados o en unión libre, el otro 6% eran divorciados o viudos.

En cuanto al lugar de residencia, 60 (44.4%) provenían de provincia, 42 (31.1%) del Distrito Federal y 2 (24.5%) del Estado de México.

 

 

El 44% de los sujetos contaban con una escolaridad igual o menor a nivel primaria, 26% con secundaria y el 30% restante con niveles de escolaridad superiores. (Tabla 2).
Al analizar el estado socioeconómico se encontró que el 44.5% de los sujetos pertenecían a la clase social media baja, el 37.0% a la clase baja, 11.1% a la clase alta y el 7.4% a la clase media y media alta.
En cuanto a la ocupación, 101 el 75% no desempeñaban actividades remuneradas, eran desempleados (30.3%), estudiantes (17.2%) y amas de casa (27.6%); el resto 34
(25%) desempeñaban algún tipo de ocupación que les proporcionaba un aporte económico (Tabla 3).

 

 

Se analizó la edad en el grupo de desempleados y se encontró que 32 (78%) eran menores de 39 años, el resto de la distribución de las ocupaciones por grupo de edad se presentan en la Tabla 3.
De los 41 desempleados el 31% radicaba en el Distrito Federal, el 25% en el Estado de México y el 44% en
provincia.
Como una forma para analizar la asociación entre la Epilepsia y el desempleo, se tomó como grupo de comparación una muestra de sujetos con padecimientos neurológicos diferentes (Evento Vascular Cerebral, Enfermedad de Parkinson y Neurocisticercosis), los cuales fueron obtenidos de la misma forma que los casos de Epilepsia, con lo cual se encontró una fuerte asociación estadísticamente significativa entre la presencia de Epilepsia y las actividades no remuneradas (Tabla 4).

 

 

 

 

En cuanto a los antecedentes heredo familiares, se observó que el 21% de los pacientes tenían algún familiar con Epilepsia, encontrando una fuerte asociación con el desarrollo de esta enfermedad en comparación con los sujetos sin este antecedente OR=4.6, IC 95% (2.86-7.44) p= 0.000; mientras que al parecer los antecedentes familiares de Cáncer, Diabetes Mellitus, Hipertensión Arterial y de Evento Vascular Cerebral, fueron factores protectores para el desarrollo de este padecimiento (Tabla 5). Con respecto a los antecedentes personales patológicos, encontramos un efecto protector estadísticamente significativo entre la presencia de Epilepsia entre los sujetos que fuman en comparación con los que no fuman. Este mismo efecto se encontró con respecto al consumo de bebidas alcohólicas (Tabla 6).
En cuanto a la frecuencia de presentación de los casos de Epilepsia a través del período de estudio, no se encontró ningún tipo de tendencia, ni de manera general ni por sexo (Tabla 7).

 

Discusión
En este estudio el número de casos de Epilepsia atendidos en el área de hospitalización del INNN fue de 135, la mayoría de ellos se encontraba en el grupo de 20- 39 años de edad, lo cual refleja a una población joven, que en promedio inició sus manifestaciones clínicas 10 años antes, ya que la edad promedio en la que se manifestó la Epilepsia en esta población fue a los 19 años. La Epilepsia puede presentarse a cualquier edad, sin embargo, en la literatura se ha reportado que generalmente ésta inicia en la niñez y adolescencia.21 El hecho de que existiese un período relativamente grande entre el inicio de las primeras manifestaciones clínicas y su llegada a este Instituto, puede deberse a diversos factores, por ejemplo, podría tratarse de casos de Epilepsia refractaria, en la cual no existe control adecuado de las crisis o existen efectos secundarios al emplear fármacos antiepilépticos de primera línea,22 por lo que los pacientes pudieron haber sido tratados durante un período prolongado; o bien, deberse a otros factores como la ignorancia, los recursos limitados para la atención de su salud,21 o al desconocimiento e incapacidad de los médicos para tratar la enfermedad y referir oportunamente a estos pacientes a un centro de mayor especialidad. El lugar de residencia puede ser otro factor que contribuya a la falta de atención oportuna del control de su enfermedad, puesto que la mayoría de los pacientes provenía de provincia y en su mayoría son áreas de la República Mexicana con menor acceso a servicios de salud, donde además predomina el nivel socioeconómico medio y bajo, aspecto que se asocia a un bajo nivel escolar y por ende a una mayor ignorancia de la población para atender su estado de salud.
Es probable que en provincia se tenga una menor infraestructura hospitalaria, en comparación con la que se cuenta en la ciudad, lo que puede ocasionar retrasos en el diagnóstico y tratamiento oportuno. Es posible también, que se tenga una menor accesibilidad a los medicamentos antiepilépticos con estándares de mejor calidad.
Un elevado porcentaje (66%) de los sujetos eran solteros, lo cual es probable que se encuentre relacionado a que en su mayoría se trata de una población joven, sin embargo, no se debe de omitir el hecho de que la Epilepsia, es aún en la actualidad un trastorno mal comprendido y estigmatizante. En varios países no existen prácticas culturales en torno a esta enfermedad, ocasionando una situación
dramática, puesto que el enfermo no tiene acceso a actividades de la vida normal, tales como el matrimonio, empleos u otras.23,24 El hecho de que el nivel de escolaridad de los pacientes fuera bajo, puede deberse a que este Instituto atiende, en su mayoría, a una proporción de sujetos de escasos recursos económicos, por lo tanto no cuentan con los medios necesarios que les permita acceder cuando menos a una educación elemental. Es claro que en nuestro país los niños con Epilepsia acuden a las escuelas como cualquier otro niño sano,23 sin embargo, las crisis epilépticas, el efecto colateral de los medicamentos o los problemas psicosociales14 que rodea a estos enfermos, ocasiona deserción en sus estudios. Se encontró que una gran proporción de los sujetos con Epilepsia son desempleados, en comparación con pacientes que padecen otros padecimientos neurológicos y además que en su mayoría éstos provenían o residían en provincia. Esto puede deberse al desconocimiento y estigma que

 

 

ø Otros padecimientos (Enfermedad de Parkinson, Evento Vascular Cerebral y Neurocisticercosis).
* Límites Exactos de Confianza y Prueba Exacta de Fisher.

 

existe alrededor de los enfermos por parte de la sociedad y por las limitaciones que implica la enfermedad para realizar ciertas actividades laborales.8
En cuanto a la asociación entre la historia familiar, nuestros resultados coinciden con el estudio realizado por Matuja y cols.,25 quien encontró que la historia de Epilepsia en familiares de primer grado, era uno de los primeros factores de riesgo para desarrollar Epilepsia.
El tabaquismo y el alcoholismo se encontraron como factores protectores. En la literatura, se reporta que el abuso del alcohol es un factor etiológico importante para el desarrollo de crisis convulsivas, y por ende de mortalidad. 25 En este estudio, consideramos que este hallazgo puede ser consecuencia de la enfermedad, por lo que la mayoría de ellos evitaban fumar o consumir bebidas alcohólicas por temor a que esto contribuyera al desarrollo de sus crisis epilépticas.
A pesar de no obtener una tendencia estadísticamente significativa en lo que se refiere a la frecuencia de presentación de la enfermedad en el tiempo, sí se observó un ligero predominio durante el período de estudio en el sexo masculino; estos datos coinciden con la literatura, puesto que se ha reportado que la incidencia de Epilepsia es ligeramente más alta en los hombres.26 Debido a que la Epilepsia puede presentarse en todos los sectores de la población, es fundamental difundir información concerniente al conocimiento y tratamiento de este padecimiento, ya que la Epilepsia actualmente es ampliamente tratable y los medicamentos son relativamente baratos y accesibles, se estima que entre el 60-98% de la población afectada no recibe tratamiento completo sobre todo en países en desarrollo17 y se ha reportado que con
un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con Epilepsia pueden aliviar sus crisis y mejorar significativamente su calidad de vida.21

 

Conclusiones
En general, el número de pacientes hospitalizados con el diagnóstico de Epilepsia es bajo en comparación con los pacientes atendidos en la consulta externa de este

 

 

 

Instituto, donde dicho padecimiento se encuentra como la primer causa de consulta, atendiéndose en promedio 380 casos por año.27
Es necesario implementar programas de educación en la sociedad y alentar a los gobiernos y departamentos de salud sobre la importancia y las necesidades de atención= de este padecimiento, incluyendo su aceptación, educación, diagnóstico, tratamiento y cuidados.
Es fundamental que las personas con Epilepsia tengan acceso a instituciones de salud y se incrementen los recursos para la investigación clínica y básica en Epilepsia.
Así mismo, es de suma importancia que los pacientes y familiares estén enterados sobre los diferentes aspectos de su padecimiento para evitar trastornos psicosociales por causa de éste.
Por otra parte, es prioridad que los médicos de primer contacto, especialistas y demás trabajadores de la salud, reciban una mejor capacitación sobre la atención y tratamiento de la Epilepsia, a fin de satisfacer las demandas de  atención de dichos pacientes y mejorar la calidad de vida del enfermo. La actualización en el conocimiento médico de la Epilepsia y su manejo farmacológico, ayudará a los pacientes a tener un mejor control de su padecimiento, evitará que sean multitratados y que continuamente estén cambiando de Institución médica para su manejo.

 

Bibliografía
1. Cruz ALE, Vázquez CJL. Prevalencia de algunas enfermedades neurológicas en la Ciudad de Tepatitlán, Jalisco México. Rev Mex Neuroci 2002, 3: 71-76.


2. Nakashima K, Yokohama Y, Shimoyama R, et al. Prevalence of Neurological disorders in a Japanese town . Neuroepidemiology 1996, 15: 208-213.


3. Jacobs MP, Fischbach GD, Davis MR, et al. Future directions for epilepsy. Neurology 2001; 57: 1536-1542.


4. Marks DA, Kim J, Spencer DD, Spenser SS. Seizure localization and pathology following head, injury in patients with uncontrolled epilepsy. Neurology 1995; 45: 2051-2057.


5. McNamara JO. Emerging insights into the genesis of epilepsy. Nature 1999; 399: 8 (Suppl): A15-A22.

 

6. Lowenstein DH. Recent advances related to basic mechanisms of epileptogenesis. Epilepsy Res 1996; 11: S45-60.


7. Dingledine R, Doherty JJ. Use of Gene chips to study epileptogenesis. Soc Neurosci 1999; 25: 1110. Abstract.


8. Ho A, Ng KK. Chan CC, Lee TM. Quality of life of people with epilepsy following temporal lobectomy: a preliminary report. Percept Mot Skills 2000; 91: 1035-1039.


9. Couldridge L. Kendall S, March A. “A systematic overview a decade of research”. The information and counselling needs of people with epilepsy. Seizure 2001; 10: 605-614.


10. Perrine K, Kiolbasa T. Cognitive deficits in epilepsy and contribution to psychoterapy. Neurology 1999; 53: S39-48.


11. Aldenkamp AP, Vermeulen J. Efecto de los fármacos antiepilépticosen la cognición. Rev. Neurol. 2002; 34: 851-856.


12. Lara TH, Ramírez RL: Epidemiología de la Epilepsia en México. Un análisis interinstitucional de veinticinco años. Rev. Neurol. Neurocir. Psiquiat. 1993; 33: 11-20.
 

13. Lara TH: Análisis Clínico-epidemiológico de la Epilepsia en la hospitalización psiquiátrica del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez” Una revisión de cuatro años. Rev. Neurol. Neurocir. Psiquiat. 2002; 35: 177-182.


14. Espinoza J, Madrid L, Soto F, Montoya M. Impacto de la Información en Epilepsia sobre las Actitudes y Creencias de un grupo de profesores. Rev. de Neuro-Psiquiatría 2002; 65: 104-112.


15. Levav I, Stephenson C, Theodore W. Epilepsy in Latin America and the Caribbean: a survey need and resources. Pan Am J Public Health 1999; 6: 342-345.

 

16. Reynolds E. Out of the Shadows. New Scientist 1997; 27: 48.
 

17. Ottman R. Lipton RB. Comorbidity in migraine and epilepsy.Neurology 1994; 44: 2105-2110.
 

18. Téllez ZJF, Pondal SM Matijevic S, Wiebe S. National and Regional Prevalence of Self-reported Epilepsy in Canada. Epilepsia 2004; 45: 1623-1629.
 

19. Reynolds EH. Introduction: Epilepsy in the World. Epilepsia 2002; 6: 1-3.
 

20. Kale J. Bringing epilepsy out of shadows. BMJ 1997; 315:2-3.
 

21. Wolf P. Regional Declarations and White Papers. Epilepsia 2002; 43: S37-43.


22. French JA, Kanner AM, Bautista J, et al. Efficacy and Tolerability of the New Antiepoleptic Drugs, II: Treatment of Refractory Epilepsy: Report of the TTA and QSS Subcommittees
of the American 423.


23. Henriksen O. Education and epilepsy: Assessment and remediation. Epilepsia 1990; 31: S21-25.
 

24. Hills MD, MacKenzie HC. New Zealand community attitudes toward people with epilepsy. Epilepsia 2002; 43: 1583-1589.


25. Matuja WBP, Kilonzo G, Mbena P, MwangoRL, et al. Risk Factors for Epilepsy in a Rural Area in Tanzania. Neuroepidemiology 2001; 20: 242-247.
 

26. Hauser WA, Annegers JF, Kurland LT. Incidence of epilepsy and unprovoked seizures in Rochester, Minnesota: 1935-1984. Epilepsia 1993; 34: 453-468.
 

27. Información estadística proporcionada por el departamento de Archivo Clínico y Bioestadística del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la ciudad de México 2004.

   
  

Editora: Dra.  Rocío Santibáñez

Dirección: Clínica Kennedy, Sección Gamma, Oficina 102.

CONTÁCTENOS

Guayaquil, Ecuador

  

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com