Volumen 13, Número 3, 2004

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
    
Revistas Anteriores
  
Envío de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología
  
Sociedad Ecuatoriana de Neurología

Comunicaciones Libres Presentadas Durante el VII Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Enfermedad Cerebrovascular, Cancún, México, Septiembre 22 - 24, 2004
 

_________________________________________________________________________________


Tensión Arterial Elevada en el lctus Agudo

A. Morales Ortiz, A. Monge Argiles, J. A. Pérez Vicente, M. D. Ortega Ortega, E. Kahn, J. Bautista. -Cueva Departamento de Neurocirugía, Hospital de la Policía Nacional, Guayaquil
Servicio de Neurología. Hospital Virgen del Rosell. Cartagena. Murcia

Objetivos. Valorar la influencia de variables clínicas y etiológicas en las cifras de TA en las primeras horas del ictus. Pacientes y métodos. 180 ictus isquémicos (no hemorrágicos) que acuden al hospital dentro de las 6 primeras horas. Se registraron valores de TA a su llegada a urgencias. Se recogieron variables clínicas, etiológicas y de localización y se determinó su relación con la presencia o no de TA elevada (TA sistólica >140). Para el análisis estadístico se utilizó Chi cuadrado incluido en el paquete estadístico SPSS. Resultados. 81,11% pacientes presentaron cifras superiores a 140 mmHg. Las cifras tensionales altas fueron significativamente más frecuentes entre pacientes previamente diagnosticados de HTA. 82,97% de los ictus arterioesclerosos, 71,87% cardioembólicos y 82,05% lacunares llegaron con la TA elevada, sin que estas diferencias alcanzaran valor significativo. Los grupos de TA más elevada (TA sistólica>190) y TA baja ( TA sistólica<120) se asociaron de manera estadísticamente significativa a escalas canadienses más bajas.(100% hipotensos y 37,5% hipertensos severos con EC< o = a 7). Resto de parámetros estudiados no presentaron diferencias significativas entre hipertensos y normotensos. Conclusiones. Se confirma que la TA elevada en las primeras horas del ictus se asocia entre otras cosas a HTA previa. En nuestro estudio no hemos encontrado diferencias en los valores de TA entre los distintos subtipos de ictus. Nuestros resultados muestran una tendencia a presentar mayor afectación clínica en aquellos pacientes que presentan cifras de TA iniciales bajas y en menor medida en aquellos con TA muy elevada.

Estudio Morfológico Comparativo de Ateroesclereosis en vasos Extra e Intracraneales


A. Moralesa, S. Romeroa, C. Laraa, C. Suárezb, M. de Bastosc

a Servicio de Neuropatología. b Servicio de Patología Cardiovascular. Instituto Anatomo-patológico. Caracas. c Servicio de Neurología. Hospital Universitario de Caracas. Caracas.

Introducción. Se han descrito diferencias poblacionales en la ateroesclerosis de vasos extra e intracraneales. Objetivos. Conocer y comparar la extensión, severidad y distribución de las lesiones ateroescleróticas de vasos extra e intracraneanos, en material de autopsias de población general. Pacientes y métodos. Se determinó el área total de intima y el porcentaje ocupado por cada tipo de lesión ateroesclerótica según los procedimientos descritos en el PIA, y mediante el método de morfometria del programa Image Pro-Plus de Windows. Análisis estadístico: t deStudent y chi-cuadrado . Resultados. Fueron estudiadas arterias de 45 pacientes,19 femeninos (42,2%) y 26 masculinos (57,8%) con edad media de 46,6 y 45,7 respectivamente. Las lesiones ateroescleróticas eran más frecuentes (95,6%) en carótidas extracraneanas que en vasos intracraneanos(17,7%) En ambos territorios tanto el porcentaje de superficie afectado como la severidad de las lesiones aumenta con la edad con significancia estadística. La edad promedio para los pacientes con lesiones extracraneanas es de 47 años mientras en intracraneanos es de 67 con diferencia significativa. No hay diferencia por sexo. Es mayor el porcentaje de superficie lesionado en vasos extracraneanos con p menor de 0,001 Por tipo de lesión se apreció diferencia significativa para estrías lipidicas en vasos extracraneanos, sin embargo no se apreció diferencia significativa para las lesiones elevadas. Conclusiones. A pesar de ser la ateroesclerosis más frecuente, precoz y extensa en los vasos extracraneanos, no se encontró diferencia estadísticamente significativa entre vasos extra e intracraneanos con respecto a las lesiones elevadas, consideradas las de significación clínica.

Tratamiento del Infarto Cerebral mediante Trombólisis (rt-PA i. v.) Citicolina a Distintas Dosis y su Asociación Antes o Después de la Reperfusión en un Modelo Experimental en Rata.

M. Alonso de LeciñanCasesa, M. Gutiérrez Fernándezb, S. Guerrero Monjoc, J. M. Roda Fraded, F. Carceller Benitoe, E. Diez Tejedor F

a Servicio de Neurología. Complejo Hospitalario de Ávila. b Unidad de Investigación Cerebrovascular. d Servicio de Neurocirugía. Unidad de Investigación Cerebrovascular. Hospital Universitario La Paz. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. cUnidad de Investigación cerebrovascular. eServicio de Neurocirugía. f Servicio de Neurología. Unidad de Investigación cerebrovascular. Hospital Universitario La Paz. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid.

Introducción. El tratamiento óptimo de la isquemia cerebral comprendería la asociación de reperfusión y neuroprotección. Se ha discutido si la neuroprotección sola podría ser suficiente y si debería asociarse antes o después de la trombólisis. Objetivos. Comparar, en un modelo de infarto cerebral embólico, el efecto de trombólisis con rtPA, neuroprotección con citicolina a distintas dosis y su combinación. Pacientes y métodos. 37 ratas: 4 sham, 5 controles y 28 distribuidas en grupos de tratamiento: rtPA 5mg/kg 45min postisquemia; citicolina 250 ó 1000mg/kg x 3 dosis (10min, 24,h y 48h postisquemia); asociación de citicolina a las mismas dosis antes del rtPA; asociación de citicolina, primera dosis 10min después del rtPA. Se comparan entre grupos los niveles plasmáticos de IL-6 y TNF- alfa a las 3h y 72h postisquemia, el volumen de lesión (H&E) y la muerte neuronal (TUNEL) a las 72h (Mann- Whitney). Resultados. La asociación de citicolina después de rtPA a cualquier dosis, produce la mayor reducción del volumen de lesión y del n° de células TUNEL + (p<0.05). Citicolina a dosis altas en monoterapia y antes de rtPA también reduce la lesión (p<0.05). Cualquier pauta de citicolina reduce el n° de células TUNEL + (p<0.05). rtPA, cualquier dosis de citicolina después de rtPA y altas dosis de citicolina reducen TNF-alfa (p<0.05). IL-6 disminuye sólo con citicolina a altas dosis (p<0.05). Conclusiones. Considerando los parámetros histológicos y bioquímicos de daño isquémico, la combinación de citicolina después de reperfusión con rtPA es el tratamiento óptimo. Citicolina a altas dosis es más eficaz, superando a la trombólisis en algunos aspectos.



Glutamato, TNF -Alta E Il-6 En La Isquemia Cerebral ¿Agentes Patógenos o marcadores de Lesión?

M. Gutiérrez Fernández a, M. Alonso de Leciñana Cases  b, J. M. Roda Frade a, F. Carceller Benito a, E. Diez Tejedor c

a Servicio de Neurocirugía. bServicio de Neurología. d Complejo Hospitalario de Ávila. Unidad de Investigación Cerebrovascular. Hospital Universitario La Paz. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid. c Servicio de Neurología. Unidad de Investigación Cerebrovascular. Hospital Universitario La Paz. Universidad Autónoma de Madrid. Madrid.

Introducción. TNF-alfa e IL-6 se han implicado en la fisiopatología de la isquemia cerebral como citoquinas inflamatorias, y el glutamato en excitotoxicidad, pero también se ha sugerido que son marcadores de la severidad de la lesión. Objetivos. Comparar sus niveles plasmáticos en ratas con isquemia cerebral focal frente a otras con a daño tisular no cerebral. Pacientes y métodos. 5 ratas con infarto cerebral embólico, 4 sham y 12 sometidas a estrés tisular por compresión de una pata durante 5, 90, 180min (n=4). TNF alfa e IL-6 se determinan por ELlSA y glutamato por HPLC en sangre a las 3h y 72h. Las ratas se sacrifican tras 72h para estudio histológico. Los niveles plasmáticos de citoquinas y glutamato se comparan entre grupos (Mann-Whitney). Resultados. Sólo hay daño cerebral en el grupo embolizado. Glutamato y TNF-alfa se expresan en todos los grupos estudiados. Aumentan desde las 3h hasta las 72h y con la duración del daño, siendo menor en el grupo de 5 min de stress y sin diferencias en el resto. Los niveles plasmáticos de 11-6 son más altos en el grupo de infarto cerebral a las 3H. Citoquinas y glutamato no se correlacionan con la lesión cerebral. Conclusiones. Glutamato, TNF alfa e IL-6 tiene un perfil temporal de expresión y son dependientes de la duración del daño. Glutamato y TNF-alfa no parecen específicos de daño cerebral, mientras que IL-6 podría serlo en estadios tempranos. Estos resultados sugieren que glutamato, TNF- alfa e IL-6 en plasma son marcadores de la severidad de la lesión más que agentes patógenos.

  

Estudio Pive (Protección Frente al ictus en Función de la Vida Estrogénica). Características de la Población.

J. A. Egido Herrero a, M. Alonso de Leciñana Cases b, C. Fernández c, E. Martínez Vila d, A. Pareja e, A. Gil Peralta f, l. Casado g , J. Alvarez Sabin h, P. l. En nombre de los Investigadores del estudio PIVE i

a Servicio de Neurología. c Medicina preventiva. Hospital Clínico San Carlos. Madrid. b Neurología. Complejo hospitalario de Ávila. Ávila. d Neurología. Clínica Universitaria de Navarra. Pamplona. e Neurología. Hospital Arnau de Vilanova. Valencia. f Neurología. Hospital Virgen del Rocío. Sevilla. 9 Neurología. Hospital San Pedro de Alcántara. Cáceres. h Neurología. Hospital Vall d' Hebrón. Barcelona. i GEECV. SEN.

Introducción. La incidencia de ateromatosis y sus manifestaciones es menor en mujeres antes de la menopausia que en varones. Esto sugiere un efecto protector de los estrógenos, pero ensayos clínicos demuestran que la terapia hormonal sustitutoria aumenta el riesgo de ictus. Objetivos. Evaluar el efecto de los estrógenos naturales sobre el riesgo de ictus isquémico en un estudio observacional caso/control. Pacientes y métodos. Mujeres postmenopausicas (caso: ictus isquémico no cardioembólico; control: no ictus) recogidas en 18 hospitales españoles. Se excluyen mujeres con cardiopatías embolígenas y si no pueden precisar antecedentes ginecológicos. Se recogen como variables primarias: edad de la menarquia, de la menopausia, duración de la función ovárica y como variables secundarias el tipo de ictus y los factores de riesgo vascular. Se realizará una regresión logística multivariante condicionada especificando la razón de odds y el intervalo de confianza al 95% indicando el riesgo de presentar ictus según las variables primarias. Resultados. Se reclutaron 1335 sujetos (905 controles y 430 casos) La edad media de la muestra fue de 70,6 (SO: 8,5, rango:46-93). El tipo de ictus fue 20,7% PACI, 6,3% TACI, 30,8% LACI, 12,1% POCI, 29,8% AIT. La hipertensión y la diabetes fueron más frecuentes entre los casos, siendo semejantes el resto de factores de riesgo. Conclusiones. El estudio permitirá evaluar el riesgo de presentar infarto cerebral no cardioembólico en función de la edad de instauración de la menarquia, la menopausia y la duración de la actividad ovárica, dando información sobre el papel de los estrógenos naturales como factor de riesgo o factor protector.

Apoplejía en Jóvenes

M. de Bastos

Neurología. Hospital Universitario de Caracas. Caracas

Introducción. La edad es considerado uno de los principales factores de riesgo para Enfermedad Cerebrovascular(ECV)sin embargo un grupo de pacientes presenta ECV en edades tempranas. Objetivos. Conocer las características de los ictus en los pacientes jóvenes(45 años o menos) en nuestro medio, mediante un registro iniciado el 1 de Marzo de 2002. Pacientes y métodos. Todo paciente de 45 años o menos que ingresó desde eI 1°.de Marzo de 2002.,con diagnóstico de Apoplejía isquémica o hemorragia intraparenquimatosa fue evaluado clínicamente y explorado in extenso con métodos complementarios con el fin de precisar la etiología. Resultados. Hasta el 29 de Febrero de 2004, ingresaron 86 pacientes, que representan el 11,6 % del total de ECV . 45 de sexo femenino y 41 del masculino. La estancia promedio fue de 12,5 días Los eventos isquémicos fueron 68 representando el 79 % del total ,los hemorrágicos 18(21%) De acuerdo a la clasificación del Toast los isquémicos se dividieron en: 5 Aterotrombóticos de grandes vasos (7,4 %) 8 Lacunares (11,8%) 13 Cardioembólicos (19%) 18 Causas no habituales (26,5%) 24 Causas no determinadas (35,3%) En las hemorragias intraparenquimatosas las causas fueron: 13 Hemorragias hipertensivas 1 MA V 4 sin causa determinada La mortalidad hospitalaria general fue de (8,1%) 7 casos. 5 de ellos isquémicos(7,3%) y 2 hemorrágicos(11, 1 %) . Conclusiones. Las apoplejías en jóvenes son relativamente frecuentes, alrededor de un tercio permanecen sin una causa precisa y en nuestro medio persisten algunas causas prevenibles como las lesiones valvulares reumáticas.

 

Hiperglucemia en el ictus agudo. Ser o no ser diabético. Implicaciones terapéuticas.

E. Diez Tejedora, B. Fuentesa, A. Dávalosb, A. Gil Nuñezb, J. Vivancosb, J. Egidob, N. Vilab

aUnidad de Ictus. Servicio de Neurología. Hospital Universitario La Paz. UAM. Madrid. bNeurología. Proyecto Ictus. GEECV-SEN. Girona.

Introducción. Se ha señalado que el efecto deletéreo de la hiperglucemia en el ictus agudo es mayor en pacientes no diabéticos. Sin embargo, datos preliminares del estudio GLlA señalan que el 82% de los pacientes sin historia de OM e hiperglucemia en fase aguda del ictus son realmente diabéticos no conocidos. Objetivos. Analizar si en las pautas de tratamiento corrector de la hiperglucemia influye el antecedente de DM (ADM). Pacientes y métodos. Análisis intermedio de pacientes incluidos en el Estudio GLlA (Estudio multicéntrico, prospectivo observacional; Proyecto Ictus). Inclusión: ictus isquémico de <24 h de evolución. Evaluaciones: glucemia, escala canadiense (EC) y tratamientos administrados (insulina, antidiabéticos orales) 18 h durante las primeras 48h. AlcHb al ingreso; EC y escala de Rankin modificada a los 3 meses. Resultados. 270 pacientes con infarto cerebral agudo. El 39,6 % presenta glucemia >150 mgldl (43,9% no-ADM). Reciben tratamiento el 91,7% de los pacientes con ADM y sólo el 55,3% de los no-ADM, de los que el 50% son diabéticos no conocidos (HbAlc>6%). En el modelo de regresión logística el no tener antecedentes de DM es un predictor independiente de riesgo de no ser tratado (OR 8,8 (95%IC 3,0-26,1). Conclusiones. Los pacientes sin antecedentes de diabetes tienen una probabilidad ocho veces menor de recibir tratamiento para corregir la hiperglucemia, aunque en un elevado porcentaje de casos se trata de pacientes con DM no conocida. Quedan por determinar las implicaciones pronosticas de este hecho.

¿Tener antecedente de ictus implica una mala evolución de los pacientes con infarto cerebral?

M. A. Ortega Casarrubios., B. Fuentes., P. Martinez., S. Mattinb, J. Salasc, E. Diez Tejedorc

aUnidad de Ictus. Servicio de Neurología. bNeurología. Hospital Universitario La Paz. UAM. Madrid. cNeurología. Hospital Universitario La Paz. Madrid.

Introducción. Estudios previos señalan que el antecedente de ictus es un factor independiente de mal pronóstico. Analizamos las características diferenciales de los pacientes con ictus isquémico e ictus previo y su implicación pronóstica. Pacientes y métodos. Estudio observacional, base de datos de ictus del servicio de neurología (1994- 2003). Se seleccionan los pacientes con diagnóstico de ictus isquémico. Parámetros analizados: antecedentes personales, subtipos de ictus, gravedad al ingreso, estancia media, complicaciones intrahospitalarias, mortalidad y estado funcional al alta. Análisis descriptivo (media/mediana y porcentajes) y comparativo entre los pacientes con o sin antecedente de ictus (chi-cuadrado, t-student). Resultados. 3408 pacientes con diagnóstico de ¡ctus isquémico, de los que 671 tenían antecedentes de ictus. Aunque no hubo diferencias significativas en la gravedad al ingreso, éstos tuvieron mayor dependencia al alta (33,9% vs 28,8%; p<0,05) que los pacientes sin antecedentes de ictus. Presentaron además mayor edad media (70,89 vs 69,82;p<0,05), mayor frecuencia de antecedentesde HTA (67,7 vs 59,9%; p<0,001),DM (35,3 vs 28,1%; p<0,001), cardiopatía isquémica(19,3 vs 12,4; p>0,001) y vasculopatía periférica (9vs 5,7%; p<0,05), mayor porcentaje de infartos de origen aterotrombótico (33,7vs 26,7%;p<0,001), mayor frecuencia de complicaciones sistémicas (sepsis, neumonía e insuficiencia respiratoria;p>0,001), sin diferencias en estancia media y mortalidad intrahospitalaria. Conclusiones. Los pacientes con antecedente de ictus tienen peor evolución con mayor dependencia al alta que aquellos con primer ictus, a pesar de no diferir en la gravedad inicial del ictus. Esto se podría deber a la mayor frecuencia de factores de riesgo vascular y al mayor desarrollo de complicaciones sistémicas.


¿Tienen los Pacientes Diabéticos peor Evolución Tras un Ictus Agudo?

B. Fuentesa, M. A. Ortega Casarrubiosb, J. Salasc, S. Martinc, M. Patriciac, E. Diez Tejedora

aUnidad de Ictus. Servicio de Neurología. Hospital Universitario La Paz. Madrid. bUnidad de Ictus. Servicio de Neurología. cNeurología. Hospital Universitario La Paz. UAM. Madrid.

Introducción. El antecedente de DM se ha relacionado con una peor evolución de los pacientes con ictus. Objetivos. Analizamos las características diferenciales de los pacientes con ictus agudo con o sin antecedentes de DM y su implicación en la evolución hospitalaria. Pacientes y métodos. Estudio observacional a partir de la base de datos de ictus del servicio de neurología (1994-2003)con inclusión de pacientes consecutivos. Seleccionamos pacientes con ictus isquémico y hemorrágico. Parámetros analizados: antecedentes personales, subtipos de ictus, gravedad al ingreso, estancia media, complicaciones intrahospitalarias, mortalidad y estado funcional al alta (excluyendo los AIT en estos dos últimos). Análisis descriptivo (media/mediana y porcentajes) y comparativo entre los pacientes con o sin antecedentes de DM (chi-cuadrado, t-student). Resultados. 4826 pacientes con ictus agudo. De ellos 1283 (26,6%) eran diabéticos. Éstos tuvieron una mayor edad (70.98vs69.16;p
<0,001), mayor frecuencia de HTA (70vs55.8%; p<0,001), cardiopatía isquémica (16.8vs11.4%;p<0,001), vasculopatía periférica (9.1vs4.7%;p<0,001), dislipemia (31.1vs22.3%;p<0,001), eictus previo (18.1vs12%;p<0,001), mayor porcentaje de infartos de orígen aterotrombótico (28vs17%;p<0,001) y lacunares (24vs20.6%;p<0,01) y más complicaciones neurológicas: ictus en evolución (4.5vs2.2%; p<0,001) y edema cerebral (6.9vs5.2%;p=0,027), sin diferencias significativas en gravedad al ingreso, complicaciones sistémicas, estancia media y estado funcional al alta. Conclusiones. El antecedente de DM no determina por sí mismo ni mayor gravedad de los pacientes ni una peor evolución del ictus agudo. Es posible que el mal pronóstico que tradicionalmente se ha asociado a la DM se deba a la presencia de hiperglucemia en la fase aguda del ictus, aspecto que no hemos recogido en nuestro estudio.
 

 
Mortalidad por Enfermedad Cerebrovascular en un Hospital Municipal. Años 2002-2003.

R. F. Lara Rodrigueza, A. Cabrera Rojoa, J. R. Bolaños Valladaresa, N. Echazabal Santanab, R. Fernández Carrierac, A. González De Quevedoc

aServicio de Neurología. Hospital Calixto García. Ciudad de la Habana. b Servicio de Neurología. Hospital Gustavo Aldereguía. Cienfuegos. e Servicio de Neurología. Instituto de Neurología. Ciudad de la Habana.

Introducción. Las Enfermedades Cerebrovasculares (ECV) es una epidemia del siglo XXI y su estudio epidemiológico cobre un interés particular. Objetivos. Describir formas clínico patológicas de ECV y frecuencia. Pacientes y métodos. Se realiza un estudio descriptivo observacional, retrospectivo y transversal de las historias y necropsias de fallecidos por ECV, se analizan las frecuencias y la significación de las variables, utilizando el paquete Statistic 5. Resultados. Fueron 146 fallecidos con diagnóstico de ECV, con edad promedio: 72 años, 71 blancos, 35 negros y 40 mestizos. 72 casos con IC isquémico, 7 con IC embolico, 41 con Hemorragia Intraparenquimatosa (HIP) y 6 con demencia vascular. 115 pacientes presentaron factores de riesgo, la HTA estuvo presente en 99 (90,24%), siendo significativa en la HIP y en el IC trombótico; Diabetes: 25 y stress: 49, significativos en IC. La escala de NIH tuvo un valor promedio de 17, el Glasgow promedió 5,5 puntos al ingreso, la cifra más baja de 3,8 fue en la HIP.

 

Las complicaciones pulmonares fueron las más frecuentes estuvieron presentes en 25 (47%) de los IC y 12 (8,21%) en la HIP. El ictus previo fue significativo en la demencia. Conclusiones. EI IC trombótico fue el más frecuente como causa de muerte en nuestra serie. El factor de riesgo más frecuente fue la HTA, que resultó significativa como antecedente en el lC y la HIP. La complicación más frecuente fue la Bronconeumonía.

Mortalidad por Hemorragia Cerebral en un Hospital Provincial

A. Cabrera Rojoa, R. F. Lara Rodríguezb, J. R. Bolaños Valladaresc, W. Piñera Figueroaa, N. Echazabal Santanad, A. González de Quevedoe

a Servicio de Neurología. Hospital Calixto García. Ciudad de la Habana. b Servicio de Neurología. Hospital Universitario. Ciudad de la Habana. e Servicio de Neurología. Hospital 10 de Octubre. Ciudad de La Habana. d Servicio de Neurología. Hospital Gustavo Aldereguía. Cienfuegos. eBioquímica. Instituto de Neurología y Neurocirugía. Ciudad de La Habana. Cuba

Introducción. La Enfermedad Cerebrovascular Hemorrágica continúa con una elevada mortalidad, y llega a considerarse un grave problema de salud. Objetivos. Caracterizar los fallecidos por hemorragia cerebral. Pacientes y métodos. Se realiza un estudio descriptivo observacional, transversal y retrospectivo de las historias clínicas y necropsias de fallecidos por Hemorragia Cerebral, se realizó una base de datos en Access XP y se evaluaron las diferentes variables. Resultados. Se realiza un estudio trasversal retrospectivo de fallecidos con el diagnóstico de Enfermedad Cerebrovascular Hemorrágica ocurridos en nuestro hospital en el período de un año, el total de hemorragias fue de 88, el promedio de edad fue:69,7 años, hubo 296 años de vida potencialmente perdidos, y el índice de necropsia fue: 84,1, con predominio del sexo femenino, el 88,1% era hipertenso, se presentó con mayor frecuencia la intraparenquimatosa: 59,11 le sigue en frecuencia la crebromeníngea: 20,45, subaracnoidea: 11,36 Y sin clasificar: 9,09. El índice de Glasgow más frecuente fue: de 3-5 en 51 pacientes. Los síntomas clínicos más frecuentes fueron: coma, signos meníngeos, cefalea, vómitos, convulsiones y cefalea. Conclusiones. La mortalidad por hemorragia cerebral es elevada y la hemorragia intraparenquimatosa espontánea es la variedad más frecuente a pesar de ser potencialmente prevenible con cambios de estilo de vida y control de la HTA.

Proyecto Santiago para Enfrentar el Reto de las Enfermedades Cerebrovascu lares

J. A. Miranda Quintana

Cerebrovascular. Director. Hospital General de Santiago de Cuba. Santiago de Cuba. Cuba.

Introducción. Las enfermedades cerebrovasculares constituyen el problema más acuciante de las enfermedades conicas no transmisibles en nuestro territorio. Ocupando el tercer lugar como causa de muerte y la primera causa de discapacidad no traumática. Se muestran los resultados del desarrollo de un proyecto de intervención en los factores de riesgo y organización de los servicios médicos. Objetivos. 1. Disminuir la morbilidad y mortalidad por enfermedades cerebrovaculares 2. Disminuir la letalidad 3. Incrementar el diagnostico de los ATI. 4 Disminuir el índice de secuelas y las complicaciones 5. Perfeccionar la Red Hospitalaria en la atención al enfermo con ictus. Pacientes y métodos. Es una investigación aplicada con una intervención comunitaria a toda la población de la Provincia de Santiago de Cuba (1 millón habitantes) en el período de 1994-2003. Se organizó equipo de trabajo multidisciplinario y multicéntrico, ejecutándose acciones de prevención, atención médica y rehabilitación en todo el territorio. Se creó un programa de atención de enfermería diferenciado, dirigido a evitar complicaciones. Se ejecutaron cursos de capacitación a médicos, enfermeras, cuidadores y pacientes. se creó un sistema de vigilancia' en salud y base de datos que permitieron cuantificar los resultados. Resultados. Se logró reducción significativa de la letalidad, índice de secuelas y complicaciones en los pacientes con enfermedades cerebrovaculares, considerándose de trascendental las acciones de seguimiento de los ATI que generaron reducción de los infartos establecidos. Conclusiones. La aplicación de este proyecto generó cambios favorables en los principales indicadores epidemiológicos relacionados con las enfermedades cerebrovasculares en la provincia.

 

Trombosis de Senos Durales y Venas Cerebrales

J. H. Gutiérrez Ronquillo, J. A. Treto Rosales, R. Espinosa Gonzalez, R. Andrade Machado, lo Crespo Rodriguez.
Servicio de Neurología. Hospital Universitario Provincial Arnaldo Milián. Santa Clara. Villaclara. Cuba.

Introducción. La trombosis de las venas y senos venosos constituye una entidad poco frecuente. Fue descrita en adultos por Garcin y Pestel, 1947. Es potencialmente grave, cursa con gran hipertensión intracraneal y puede lIevar a la muerte o producir graves secuelas neurológicas. Los síntomas y signos/fundamentales de esta entidad y los pilares fundamentales en el diagnostico (clínico, imagenológico y patológico). El tratamiento etiológico es fundamental para lograr un mejor pronostico. Objetivos. Nuestro objetivo en este. trabajo es el diagnostico y el pronostico de esta entidad. Casos clínicos. Se presentaron 5 pacientes, de ellos 4 son mujeres, con cuadro neurológico de déficit focal y cefalea, con grave hipertensión intracraneal, de evolución sub aguda, y el 60% tuvieron convulsiones. Los estudios imagenológicos eran compatibles con trombosis de los senos o venas cerebrales. En dos de los pacientes, el diagnostico fue corroborado por la necropsia. El factor de riesgo mas frecuente fue el puerperio, presente en 4 pacientes. Los pacientes recibieron terapia sintomática. Dos de ellos fallecieron y el resto evoluciono satisfactoriamente. Conclusiones. El puerperio es el factor de riesgo mas frecuente en la trombosis de renos y venas tributarias. La cefalea, la focalización neurológica y la afectación de la conciencia son los principales síntomas y signos. El coma, el infarto hemorrágico y las convulsiones tienen un mal pronostico y una evolución desfavorable.



Repercusión de los" Cuidados Intensivos  en la Supervivencia de Pacientes con ECV.

A. J. Asencío Guerraa, Y. S. Rodríguez Garcíab, O. Pérez Escalonac

a Jefe de servicio de Neurología. Hospital General Universitario "Julio Trigo". Ciudad de La Habana. bEstudiante de 3er año de medicina. Facultad de Medicina "Julio Trigo". Ciudad de La Habana. cUCI. Hospital General Docente "Mayarí". Mayarí, Holguín.

Introducción. La Enfermedad Cerebrovascular (ECV), continua siendo una de las principales causas de muertes en la actualidad, la falta de tratamiento farmacológico específico contribuyó a fomentar una actitud nihilista, sin embargo se ha demostrado que prevenir y tratar precozmente las complicaciones, mejora la evolución clínica, sobretodo si los pacientes son atendidos de forma especializada en unidades de Ictus. Objetivos. Determinar el impacto de nuestra Unidad de Ictus en nuestros pacientes con ECV. Pacientes y métodos. Se realizó un estudio descriptivo, transversal donde nuestro universo de trabajo lo constituyó la totalidad de los pacientes egresados por ECV en el Hospital General Docente "Mártires de Mayarí" durante los 5 primeros meses de los años 2002 y 2003, estos últimos fueron egresados de la UCI que ya existía. Resultados. Se logró una ostensible disminución de la mortalidad en los primeros cinco meses del 2003 Hubo también una disminución de la letalidad por ECV en nuestro centro la cual bajó de 35.5 en el 2002 a 15.6 en el 2003 Las principales causas de muerte de nuestros pacientes con ECV fueron el Edema Cerebral y la Bronconeumonía bacteriana, esta última disminuyó considerablemente en el 2003 con la apertura de la Unidad de Ictus en la UCI. Conclusiones. La disminución considerable de la mortalidad por ECV en el periodo analizado se debe a la existencia de un personal entrenado y los recursos necesarios para la atención al grave.

Comportamiento Clínico Epidemiológico de la Muerte Cerebral

L. A. Molina-Martín

Neurología. Hospital Clínico Quirúrgico. Holguín.

Introducción. Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo de pacientes con el diagnóstico de Muerte cerebral registrados en el territorio Oriente Norte de Cuba para conocer el comportamiento clínico epidemiológico de la muerte cerebral entre los años 2002 -2003. El universo fue de 70 pacientes ingresados en Unidades de cuidados intensivos de las provincias Holguín, Granma y las Tunas. Objetivos. conocer el comportamiento clínico epidemiológico de la muerte cerebral durante los años 2002 -2003. Pacientes y métodos. El universo de 70 pacientes ingresados en Unidades de cuidados intensivos de provincias Holguín, Granma y las Tunas. Resultados. Las edades más afectadas en el grupo de 40-51 años con 21 casos para un 30%. El sexo masculino con 44 casos para un 62.8 %. La hipertensión arterial representó el antecedente más frecuentemente encontrado con 48 casos para un 68.5 ;%. La hemorragia intraparenquimatosa fue la más frecuentemente recogida con 27 casos para 38.5 %, siguiéndole traumas craneoencefálicos con 23 para un 32.8 %. Al comparar el intervalo entre evaluaciones del 2002 y 2003 se evidenció disminución del tiempo con una diferencia significativa 2.11774 (p 0.0000). El 27.1 % de los diagnósticos estuvo confirmados por pruebas auxiliares. Conclusiones. Se concluyó que los factores de riesgos vasculares fueron los más frecuentemente reportados, las enfermedades cerebrovasculares y los traumas craneoencefálicos representaron las causas más frecuente que llevó al paciente al coma. El uso de pruebas auxiliares (doppler transcraneal y electroencefalografía) disminuyeron las horas y número de evaluaciones.

   
  

Editora: Dra.  Rocío Santibáñez

Dirección: Clínica Kennedy, Sección Gamma, Oficina 102.

CONTÁCTENOS

Guayaquil, Ecuador

  

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com