Volumen 13, Número 3, 2004

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
    
Revistas Anteriores
  
Envío de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología
  
Sociedad Ecuatoriana de Neurología
 

Bypass Extra-intracraneal en isquemia recurrente de la Arteria Cerebral Media: Utilidad del Doppler Transcraneal y Angiografía por Resonancia magnética

Dr. Boris Zurita-Cueva, Dr. Fernando Ramírez-Salinas, Dr. Jaime Velásquez, Dra. Pilar Guerrero, Dr. Fidel Villamar.
Hospital de la Policía Nacional, Guayaquil-Ecuador.
_________________________________________________________________________________

Resumen: Diez pacientes que habían sufrido un infarto menor en territorio de la arteria cerebral media y posteriormente isquemia recurrente en el mismo territorio vascular, fueron revascularizados realizándose anastomosis entre la arteria temporal superficial y la arteria angular. En todos los pacientes se demostró progresión de su estenosis mediante doppler transcraneal y angiografía por resonancia magnética, a pesar de ser sometidos a terapia médica máxima. Nueve pacientes experimentaron cese de los síntomas luego de la intervención quirúrgica. Creemos que se trata de un subgrupo de pacientes con isquemia debida a fallo hemodinámico que pueden ser ayudados con el flujo adicional ofrecido por el by pass.

Summary: An extra-intracranial bypass was performed in ten patients with minor stroke and recurrent middle cerebral artery ischemia refractory to maximal medical therapy. Transcranial Doppler and Magnetic Resonance angiography demonstrated progression of middle cerebral artery stenosis. Outcome was good in all patients. This seleded subgroup of patients seems to obtain demonstrable benefit from bypass surgery
_________________________________________________________________________________


La anastomosis de la arteria temporal superficial (una de las ramas terminales de la arteria carótida externa) y la arteria angular (rama terminal de la arteria cerebral media), fue creada por Yasargil en el año 1967. Luego, en el año 1985 se publicó el resultado del estudio cooperativo internacional sobre esta cirugía, el cual mostró que el bypass no disminuía el riesgo de infarto cerebral en pacientes isquémicos. Así, el número de revascularizaciones a nivel cerebral disminuyó dramáticamente. Existen muchas deficiencias de este estudio publicadas en la literatura, sobre todo en lo que se refiere a los pacientes refractarios a la medicación y que presentan isquemia recurrente en el mismo territorio arterial. Más controversial aun, es la revascularización en un paciente que ha pasado un infarto cerebral. Con igual similitud a lo que pasa en la enfermedad isquémica cardiaca y periférica, un infarto no excluye al paciente de un riesgo mayor al ocluirse todo el territorio de la arteria intracraneal afecta por enfermedad aterotrombótica.
 
Lo que nosotros proponemos en este trabajo, es mostrar que el aporte de flujo sanguíneo adicional es suficiente para revertir la isquemia recurrente y salvar ese territorio que sufre oligohemia crónica, de un  infarto mayor o quizás de un infarto masivo de característica "maligna" (5).
 

Para determinar los posibles candidatos a la revascularización, nosotros presentamos seis casos consecutivos de infartos cerebrales menores secundarios a estenosis de arteria cerebral media con clínica de isquemia recurrente, a pesar de haber sido sometidos a tratamiento médico "máximo".

Pacientes y Métodos

Se realizaron diez revascularizaciones desde la arteria temporal superficial a la rama angular de la arteria cerebral media en diez pacientes consecutivos durante los últimos cuatro años. Todos los pacientes de la serie habían sufrido un infarto menor en territorio de la arteria cerebral media. En todos se descartó un factor embolígeno cardiaco o de tronco supraaórticos, realizando una evaluación clínica carmológica, doppler de troncos supraaórticos, eco cardíaco y electrocardiograma. Todos habían recibido tratamiento médico con antiagregantes plaquetarios, vasodilatadores cerebrales (nimodipina) y anticoagulantes, por lo menos en un año de seguimiento. Además, todos desarrollaron nuevos síntomas de isquemia cerebral en el mismo territorio de la arteria cerebral media antes afecta.

 
A todos se les realizó resonancia magnética nuclear de cerebro en secuencias T1, T2 Y Flaír, angiografía cerebral por resonancia magnética (Resonador Phillips de 1 tesla).

 

La severidad de la estenosis fue clasificada de normal a ligera cuando existía una disminución de la luz menor a 50%, moderada de 50-70% y severa o ausente cuando existía una disminución del 75% o una imagen en vacío.

  
Además, a todos los pacientes se les realizó doppler transcraneal pre y postoperatorio (DWL MultiDop de 2 MHZ), para tener una idea del flujo en la arteria cerebral media afecta y de su circulación colateral. Los hallazgos del doppler transcraneal se los clasificó así: 1) Oclusión total de la arteria cerebral media: cuando no se observó señal en la arteria afecta mientras se presentaba en la arteria cerebral anterior y en la cerebral posterior del mismo lado. 2) Estenosis ligera, de 80-120 cm/segundo. 3) Estenosis moderada, entre 120-140 cm /segundo. 4 ) estenosis severa, con velocidades mayores a 140 cm / segundo (1, 3, 8, 9,16,17,19,26,28,35).

  
La asimetría de flujo entre las dos arterias cerebrales medias se observaba cuando el flujo entre las dos arterias tenía una diferencia de 30% y se considera una arteria cerebral normal cuando la diferencia entre las velocidades es menor a 30%. Después de la cirugía, los resultados fueron valorados a seis meses y al año mediante la escala de actividad de la vida diaria de Rankin modificada (26).

 

Fig. 1: Imagen de angiografía por resonancia magnética en la cual se observa una estenosis mayor al 50% en el segmento M1 de la arteria cerebral media izquierda.

 

 

Fig. 2 .. Doppler transcraneal muestra aumento de la velocidad de flujo en la arteria cerebral media izquierda (imagen derecha) con respecto ala arteria cerebral media derecha (figura de la izquierda).


Técnica quirúrgica

Con el paciente en decúbito supino y con la cabeza girada 90 grados aliado contrario de la craneotomía, se realiza una incisión oblicua que nace de la región preauricular junto al trago y se curva hacia arriba a la región parietal superior. Se diseca delicadamente, bajo microscopio quirúrgico, la arteria temporal superficial de abajo hacia arriba exponiendo al final las dos ramas de la misma. Luego se incide longitudinalmente el músculo temporal, se colocan retractores autoestáticos y se realiza una craneotomía de cuatro centímetros de diámetro con drill pneumático (Midas Rex) centrada en el Punto de Chater (a seis centímetros del conducto auditivo externo). Este punto coincide con la salida de la arteria angular de la cisura de Silvio. Luego se incide la duramadre en cruz, y la microanastomosis se realiza con prolene 9-10 ceros en forma término-lateral.
 
Resultados

Nueve pacientes experimentaron el cese de los síntomas isquémicos preoperatorios. Los resultados fueron catalogados como buenos en estos pacientes, ya que a pesar de no experimentar más síntomas isquémicos, quedaron con ligera o moderada hemiparesis y/o trastorno del lenguaje por el evento isquemico original. Todos los pacientes son independientes, seis pacientes quedaron con una incapacidad leve (grado 2) y tres con síntomas leves (grado 1) que no interfieren con las actividades normales del paciente. Un paciente realizó episodio isquémico transitorio tres meses después del by pass, en este paciente no se sintió pulso en la región preauricular posoperatorioamente y la angiografía postoperatoria revelaba un bajo flujo del by pass. No se presentaron complicaciones relativas al tratamiento quirúrgico.

 

Fig.3: Angiografía cerebral posoperaporia de carótida externa e interna izquierda que muestra permeabilidad de la anastomosis entre la arteria temporal superficial (STA) y la rama angular de la arteria cerebral media izquierda (CM) .



Caso ilustrativo
Se trata de un paciente de 63 años de edad, diestro, que realizó un infarto frontal pequeño en territorio de arteria cerebral media izquierda, que resultó en hemiparesia derecha y afasia de expresión. La angioresonancia y doppler transcraneal demostraron una estenosis significativa de la arteria cerebral media izquierda, con pobre circulación colateral. El paciente experimentó mejoría significativa con fisiatría y terapia del lenguaje. Seis meses después, presentó eventos isquémicos transitorios a pesar de terapia anticoagulante y antiagregantes plaquetarios. El doppler transcraneal revelaba una disminución de flujo de la arteria cerebral media izquierda mayor al control. El paciente fue sometido a un bypass extra-intracraneal, mejorando sus déficits neurológicos previos y no ha vuelto a presentar nuevos síntomas isquémicos.

Discusión

1. Historia Natural de la estenosis de arteria cerebral media
El conocimiento de la historia natural de la oclusión de la arteria cerebral media, es cada vez más importante en vista de la aparición de nuevos métodos terapéuticos, tanto médicos como quirúrgicos. El pronóstico general de la oclusión de la arteria cerebral media es malo; el 80% de los pacientes son incapaces de regresar a su estilo de vida previo. La mortalidad general es de 13.8% según Yoshimoto, siendo la mayoría causada por émbolos (60%); estos pacientes fallecen principalmente por la trasformación de un infarto isquémico a hemorrágico (2, 4, 9, 31, 32, 33, 34, 38), El infarto de cerebral media de tipo maligno tiene una mortalidad del 80% y se produce en el 10% de los infartos cerebrales. La mayoría de estos, se debe a embolia de origen cardiogénico, oclusión de la arteria carótida o a disección de la misma (31).

 
La arteria cerebral media, es un sitio común de lesiones obstructivas o intracraneales. Esta arteria ha sido llamada la "arteria del embolismo", ya que es aquí donde generalmente se localizan los émbolos provenientes del corazón y troncos supraaórticos. Sin embargo, existen otras patologías que pueden obstruirla, como ateromas focales con trombosis asociada y embolización, espasmo reactivo, vasculítis, disección subintimal (32).

 
La diferenciación del origen de la obstrucción y su historia natural puede ser extremadamente difícil de dilucidar con estudios angiográficos (2).

 
En lo que respecta a las oclusiones debidas a enfermedad aterotrombótica diremos que las lesiones son muy dinámicas, de modo que en la mayoría de las trombosis de la arteria cerebral media, esta permanece anormal, progresa hasta una oclusión completa de un 32-61 %, Y regresa a su calibre normal en un 29% (34). La progresión de la enfermedad oclusiva de la arteria cerebral media está asociada a nuevos episodios isquémicos (4). Bogouslavsky menciona que las estenosis de la arteria cerebral media que progresan, presentan ataques isquémicos transitorios en un 34 % e infartos en un 38.5%. Un dato importante de mencionar es que Arenillas et al, encuentran un 32.2% de infartos mayores en esta clase de pacientes.
 
2. La selección del paciente
En nuestra opinión y de otros autores, las lesiones oclusivas de la arteria cerebral media deberían ser tratadas farmacológicamente, y el tratamiento quirúrgico reservado a los pacientes con síntomas recurrentes a pesar de tratamiento médico, en que los exámenes neuroradiológicos muestran un aumento de la estenosis. Este abordaje evita cirugías innecesarias en pacientes con lesiones que se resuelven espontáneamente como las disecciones subintimales, las cuales ocurren con frecuencia.
Existen dos exámenes que demuestran el grado de oclusión arterial, la falta de circulación colateral y el metabolismo cerebral en pacientes con perfusión deficitaria (I"misery Perfusion") estos son: la angiografía digital y la tomografía de emisión de positrones. La primera es un método cruento no exento de complicaciones como hematomas en el sitio de la punción y trombosis de la arteria femoral.

 
El segundo método es muy costoso y solo se encuentra en centros especializados (16,30). Nosotros proponemos otras alternativas muy útiles, como son: la resonancia magnética cerebral, que tiene una especificidad de 100% para evaluar cambios parenquimatosos y es de mucha importancia para diagnosticar infartos de carácter hemodinámico o infartos en territorios frontera (33), la angiografía por resonancia magnética, que tiene una resolución de 85 % en el diagnóstico de enfermedad isquémica cerebrovascular, no es un método invasivo, 0% de mortalidad y el doppler transcraneal (1,3). La combinación de los dos métodos nos da un buen panorama para diagnosticar una lesión en la arteria cerebral media y correlacionarla con un flujo crítico en una determinada región (8, 9, 21).

3. El procedimiento:
En 1969, Yasargil publica su experiencia preliminar con nueve pacientes sometidos a by pass de la arteria temporal superficial a la cerebral media (37). Eran pacientes con lesiones arteriales intracraneales e infarto cerebral establecido que fueron revascularizados 15 días después del evento. Sorpresivamente, estos pacientes mostraban una recuperación clínica que se relacionaba directamente con el procedimiento quirúrgico.

 
El motivo de esta mejoría, se explicaba porque existía tejido cerebral no funcional con flujo marginal aun viable, que podía beneficiarse de la cirugía (22).
El flujo sanguíneo normal de un hemisferio cerebral, es de 50ml/100g/min; cuando este flujo disminuye entre 16- 20ml/100g/min, se produce fallo eléctrico o in activación sináptica, pero se mantiene la integridad celular (10). Sin embargo, cuando el flujo baja entre 10-15ml/100g/min, la integridad celular se pierde por fallo de la bomba Na/K (5, 29).

 
El by pass a la arteria angular puede llevar aproximadamente 20-60 mi de sangre /100g/min; este flujo podría ser probablemente suficiente para prevenir el desarrollo de muerte celular y mejorar la perfusión de las áreas isquémicas hipoperfundidas por fallo hemodinámico, evitando de este modo el terrible --fenómeno de hiperperfusión y sangrado como complicación frecuente de los by pases de alto flujo  (100ml/seg) con vena safena (19, .24).
 

A pesar de que la cantidad de sangre ofrecida por la temporal superficial, puede no ser suficiente para restaurar la función normal de un cerebro isquémico, esta puede serlo para mantener la integridad celular hasta que el resto de la circulación cerebral se organice para reperfundir el área isquémica (6,7,11,12,13,14, 15,16,18,19,20,22,24,27,36.).

4. Historia del estudio Cooperativo:
En el año 1985 se publicaron los resultados del estudio cooperativo multicéntrico acerca de la utilidad del bypass extra-intracraneal en reducir el riesgo de infarto cerebral. La conclusión de este estudio fue que el procedimiento no daba ningún beneficio sobre la aspirina en prevenir futuros eventos isquémicos.

 
Pero se han identificado varios errores en el estudio. Existieron errores metodológicos, como por ejemplo, no se realizó a doble ciego, ya que los neurólogos y la institución participante identificaban y seguían al paciente. Esta persona no era imparcial para impartir tal o cual tratamiento.

 
Errores en la randomización del tratamiento; existieron pacientes que tuvieron infartos antes de ser operados, que entraron al estudio nueve días después de la randomización. Esto prácticamente elimina la diferencia en la morbilidad temprana entre los dos grupos, ya que este fue uno de los factores en contra de la operación en este estudio.

 
Existieron errores en la selección de los pacientes; el
Dr. TM. Sundt encontró 2572 pacientes en 57 centros que se operaron fuera del protocolo de estudio. Dentro de los pacientes que entraron al estudio, habían pacientes asintomáticos con oclusión de la arteria carótida; actualmente, estos pacientes no son considerados quirúrgicos.

 
Además, se tomaron registros de pacientes con oclusión de carótida con placas ulceradas, que son fuente embolígena distal, y que no son candidatos al by-pass sino a endarterectomía y stumpectomía.

 

Por último, no entraron al estudio pacientes con lesiones arteriales que tenían falla hemodinámica y que no respondían a tratamiento médico máximo, lo que demuestra que el by-pass no está justificado como tratamiento ante el primer signo de isquemia cerebraL Este estudio debe tomarse como el inicio de una nueva era de un abordaje racional individual y meditado ante una patología tan compleja como es la isquemia cerebral (6).
 

Comentario

La historia natural de la estenosis cerebral media producida por aterotrombósis nos muestra que la mayoría de lesiones progresan incluso después de producir un evento isquémico menor. Esta progresión de la estenosis puede ser monitorizada con exactitud mediante angiografía por resonancia magnética y doppler transcraneal (1).

 
El tratamiento de primera línea es médico, mediante antiplaquetarios, vasodilatadores y anticoagulantes, los cuales han demostrado su eficacia en la prevención de nuevos accidentes isquémicos. Si esto falla, el paciente continuaría realizando ataques isquémicos correspondientes a la arteria anteriormente afecta, explicados por fallo hemodinámico, que produciría un área de oligohémia crónica la cual es susceptible al mínimo cambio en presión arterial o disminución del diámetro de la arteria aferente.

 
Nosotros creemos que estos pacientes son candidatos a revascularización desde la arteria temporal superficial a una rama distal de la arteria cerebral media, si la angiografía por resonancia nos indica una progresión de la estenosis, sobre todo si es mayor del 50% del diámetro normal de la arteria y si el Doppler transcraneal indica un aumento de la velocidad promedio de flujo de la arteria cerebral media afecta, sobre todo si es mayor a 120cm/seg (12). Es un procedimiento con gran margen de seguridad que dará un flujo suficiente para revertir ataques isquémicos posteriores, llevando los requerimientos energéticos suficientes a esa área de oligohémia crónica y evitando un infarto completo o evento isquémico mayor en el territorio de la cerebral media (25, 27).Podemos decir esto, ya que los resultados fueron evidentes luego del procedimiento quirúrgico en nuestros pacientes.

A pesar de que el estudio cooperativo falló en demostrar el beneficio del by pass en la prevención del infarto cerebral, nosotros seguimos realizando esta operación en pacientes seleccionados. Los resultados son satisfactorios en pacientes con enfermedad oclusiva aterosclerótica intracraneal con lesiones isquémicas menores y eventos isquémicos recurrentes a pesar de aplicar terapia médica máxima (11, 15, 23). Parece razonable considerar un nuevo estudio cooperativo que considere este subgrupo de pacientes con infarto menor e isquemia recurrente por fallo hemodinámico y refractarios a toda terapia médica (13,18,36).

REFERENCIAS

1. Aaslid R, Huber P, Nomes H. Evaluation of cerebrovascular spasm by transcranial doppler ultrasound. JNeurosurg. 60:37-41,1984.
2. Akins PT, Pilgram TK, Cross OT, Moran C. Natural history of stenosis from atherosclerosis by serial angiography. Stroke 29 :433-438,1998.
3. Akopov S, Whitman GT . Hemodinamic studies in early ischemic stroke: serial transcranial doppler and magnetic resonance angiography evaluarían. Stroke 2002 33(5) : 1274-9.
4. Arenillas JF, Molina CA, Montaner J, Abilleira S, Gonzalo- Sanchez M,Alvarez-Sabin J. Progression and clinical recurrence of symptomatic Middle cerebral artery .
5. Astrup J, Siesjo BK,Symon L. Thresholes in cerebral ischemia: The ischemicpenumbra. Stroke L. Thresholes in cerebral ischemia: The ischemicpenumbra. Stroke 1981; 12: 723- 25.
6. Awad lA, spetzler RF. Extra-intracranial bypass surgery: lA, spetzler RF. Extra-intracranial bypass surgery: A critical analysis in light of the international cooperativa study. Neurosurg 1986; 19: 655-664.
7. Awad 1, Furlan AJ, Littke JR. Changas in intracranial stenotic lesions after extracranial- intracranial bypass surgery. J Neurosurg 1, Furlan AJ, Littke JR. Changas in intracranial stenotic lesions after extracranial- intracranial bypass surgery. J Neurosurg 1984; 60: 771-776.
8. Bang aY, Cho JH, Joo IS, Kim DI, HuhK. Transcranial dopler findings in middle cerebral arterial occlusive disease in relation to degree of stenosis and presence of concomitant stenoses. JClin Ultrasound. 2003(3); 142-51.
9. Baracchini C, Manara R, Ermani M, Meneghetti G. The quest for early predictors of stroke evolution. Can TCO be a guiding Light ? Stroke 2000; 31: 29-42.
10. Castillo J,Alvarez-Sabin J, Oavalos A., Diez-Tejedor E, Lizasoain 1,. Martinez-Vila E, Viavancos J., Zarranz J. Revisión de consenso.Neuroprotección farmacológica en la isquemia cerebral:Es todavía una opción terapéutica? Neurología 2003;18 Lizasoain 1,. Martinez-Vila E, Viavancos J., Zarranz J. Revisión de consenso.Neuroprotección farmacológica en la isquemia cerebral:Es todavía una opción terapéutica? Neurología 2003;18 (7): 368-384.
11. Col/ice M, Arena O, Felice F. Bypass surgery in patients with intracranial stenotic lesions. Postoperative morbidity and angiographic findings. J Neurosurg 1985; 62: 532- 538
12. Dar AL Indications for surgical intervention in middle cerebral artery obstruction. J Neurosurg for surgical intervention in middle cerebral artery obstruction. J Neurosurg 1984; 296-304.
13. Goto Y, YonekawaY, Handa H H , Taki W, Kobayashi W, Kobayashi A. fFol/ow-up results after STA-MCA anastomosis in cases of
middle cerebral artery stenosis. No Shinkei Geka 1987 ;
15 (5): 531-4.
14. Iwama T, Hashimoto N, Takagi Y, Tsukahara T, Hayashida K. Predictability T, Hashimoto N, Takagi Y, Tsukahara T, Hayashida K. Predictability of extracranial/lntracraneal Bypass function : A retrospectiva study of patients with occlusive cerebrovascular disease.Neurosurg 1997; 40: 53-60.
15. Jaksche H,Scheffler P, Loew F, Papavero L. Indications for extra-intracranial Bypass surgery. New orientarían after the Toronto Bypass Study basad onangiographic and non- invasive ultrasound fIow-measurements. Acta neurochir (Wien) L. Indications for extra-intracranial Bypass surgery. New orientarían after the Toronto Bypass Study basad onangiographic and non- invasive ultrasound fIow-measurements. Acta neurochir (Wien) 1988; 95: 34-39.
16. Kobayashi H, Hayashi M, Kawano H, Handa Y, Kaburo M , Maeda H,lshii Y. Evaluation H,lshii Y. Evaluation of extracranial-intracraniál bypass surgery using ladina 123 iodoamhetamirie single- proton emission computad tomography. Surg Neuro11991; 35: 436-40. .
17. Lam GS, Chan YL, Liu JY, Wong KS. Optimal values KS. Optimal values of fIow velocity on transcranial doppler in grading middle cerebral artery stenosis in comparison with magnetic resonance angiography. J Neuroimaging 2002; velocity on transcranial doppler in grading middle cerebral artery stenosis in comparison with magnetic resonance angiography. J Neuroimaging 2002; 12 (3) : 213-8.
18. Laurent JP, LawnerPM, O'Connor M. Reversal of intracerebral steal by STA-MCA Anastomosis. J Neurosurg 1982;57:629-632.
19. Little J, Yamamoto L, Feindel W. Meyer E, Hodge C. Superficial temporal artery to middle cerebral artery anastomosis. Intraoperatíve evaluatíon by f/uorescein angiography and xenon-133 clearance. J Neurosurg 1979; 50 ; 560-569.
20. Loftus C, Sí/vidi J, Bernstein B, Hítchon PW, Kosier BS. Effects of preexisting bypass on rCBF and SSEP's following acure stroke in dogs. J Neurosurg 1987; 67: 421- 427.
21. Lyrer PA, Engelter S, Radú W. Steck AJ. Cerebral infarcts relatad to isolated middle cerebral artery stenosis. Stroke 1997; 28 (5) 1022-27.
22. Meyer FB, Piepgras DG, Sundt TM and YanaghiaraT. Emergency embolectomy for acure occlusion of the middle cerebral artery. J Neurosurg 1985; 62: 639-647.
23. Nussbaum E, Erickson D. Extracranial-intracranial Bypass for ischemic Cerebrovascular Disease Refragtory to Maximal Therapy. Neurosurg 2000; 46: 37-43.
24. Onesti sr, Solomon RA, Quest DO. Cerebral
Revascularization : A review. Neurosurg 1989: 25: 618- 629.
25. Powers WJ, Gruibb RL, and Raichle ME. Clínical results of extracranial -intracranial bypass surgery in patíents with hemodynamic cerebrovascular disease. J Neurosurg 1989; 70 :61-67.
26. Razumovsky A Y, Gillard JH, Bryan RN, Hanley DF, Openheimer SM. TCD, MRA and MRI in acure cerebral ischemia. ActaNeurol Scand 1999; 99(1): 65-76.
27. Reichman OH: Neurosurgical microsurgical anastomosis for cerebral ischemia . Five years experience. In Scheinberg P P e: Cerebral Vascular Diseases. Tenth Princeton Conference. New York, Raven Press, 1976,pp 311-330.
28. Rorick MB, Nichols FT, Adams RJ. Transcranial doppler correlatíon with angiography in detectíon of intracranial stenosis. Stroke 1994. ;25 (10) 1931-4.
29. Siesjo. Cerebral circulatíon and metabolísm. JNeurosurg 1984; 60.. 883-908.
30. Suwanwela NC, Phanthumchinda K, SuwanwelaN. Transcranialdopler sonography and CT angiography in patíents wíth atherothrombotic middle cerebral artery stroke. Am J Neuroradiol 2002; 23 (8) 1352-5.
31. Toole JF. Middle cerebral artery stenosis -a neglected problem? Surg Neuro11987; 27:44-6
32. Veda S, Fujitsu K ,nomori S, Kuwabara T T . Thrombotic
Occlusion of the middle cerebral artery. Stroke 1992;.23:
1761-1766.
33. Wang K Min . Park K, Kim YS, Park K, Kim JK, Park SP, Suh CK. Atherothombotic middle cerebral artery territory infarction. Topographic diversity with common occurrence of concomitant small cortical and subcortical infarcts. Stroke 2000; 31: 2055-2061.
34. Wong KS, Li H, Lam WM, Chan YL, Kay R. Progression of Middle Cerebral artery Occlusive Disease and lis relationship With Further vascular Events After Stroke. Stroke 2002; 33: 532
35. Wong KS, Lam WW, Liang E. Huang YN. Chan YL, Kay R. Variabílíty of magneJic resonance angiography and computad tomography angiography in grading middle cerebral artery stenosis. Stoke 1996; 27 (6) .. 1084-7.
36. Yamane K,Nishida M, Hatayama T, Yamanaka C, Toyota A, Hiramatsu K, Ishino S, Okada Y. Hemodynamic effects of ST A-MCA anastomosis on patíents with occlusion of the main cerebral artery main cerebral artery . No Shinkey Geka 2001 2001 29(4): 307- 13.
37. Yasargil MG, Krayembuhl H, Jacobson JH. Microsurgical arterial reconstruction. Surgery 1970 ;67.. 221-233.
38. Yoshimoto T, Ogawa A, Seki H, Kogure T, Susuki J.
Clínical course of acure middle cerebral artery occlusion.
JNeurosurg 1986; 65: 326-330.

 

 

   
  

Editora: Dra.  Rocío Santibáñez

Dirección: Clínica Kennedy, Sección Gamma, Oficina 102.

CONTÁCTENOS

Guayaquil, Ecuador

  

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com