logo_sociedad.jpg (4878 bytes)

 

Volumen 12, número 1-2, 2003

Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Información para los autores
  
INDICE
   
Revistas Anteriores
  
Envio de artículos
  
Enlaces a revistas médicas
  
Congreso virtual de neurología

 

EDITORIAL

La Neurología en América Latina

Dr. Arturo lo Famulari Buenos Aires, Argentina

 

Entre los días 22 y 27 de noviembre del año 2002 tuvo lugar, en la ciudad de San Juan de Puerto Rico, la décima versión del Curso en Español de la Academia Americana de Neurología, [1,2] al cual tuve oportunidad de asistir en mi carácter de delegado titular por Argentina. Como es habitual, durante el mismo se desarrolló un intenso programa científico, especialmente diseñado para neurólogos jóvenes, o para neurólogos sin manejo del idioma inglés, interesados en tomar contacto con el modo como se abordan las diferentes patologías del sistema nervioso en centros asistenciales universitarios de los Estados Unidos.

También como es habitual, se abordaron temas vinculados con las enfermedades neurológicas, pero desde una óptica diferente de la estrictamente científica. Y es particularmente en relación con esto último que quiero compartir con el lector algunos conceptos vertidos en cinco conferencias, a mi juicio, sumamente interesantes:

Una de estas conferencias estuvo dedicada a demostrar que la Telemedicina es ya una realidad entre nosotros y que, a más tardar en cinco años, desplegará ante nuestros ojos sus alas multicolores al mejor estilo de un "pavo real". Efectivamente, en virtud de los nuevos alcances de la tecnología, toda la información vinculada con la historia sanitaria de un individuo, desde antes de nacer hasta después de morir, los diferentes estudios complementarios por los que ha pasado, los diferentes medicamentos que ha ingerido a lo largo o corto de su vida, el perfil epidemiológico de todos aquellos lugares adonde ha residido, o viajado, cualquier anotación, incluso manuscrita que su médico pudo haber hecho en relación con él, todo... absolutamente todo, podrá encontrarse informatizado y accesible en cualquier punto del planeta a través de Internet.

Otra de las conferencias estuvo a cargo del Dr. Oscar Del Brutto, editor de la Revista Ecuatoriana de Neurología. El tema que abordó fue Publicaciones Científicas en Idioma Español. En ella, se hizo referencia a la discriminación de la que permanentemente es objeto la lengua española a la hora de comunicar conocimientos de carácter científico, no obstante el hecho de que la misma es utilizada actualmente por más de cuatrocientos millones de habitantes del globo terráqueo. Con el propósito de abonar tal afirmación se hizo referencia a un artículo publicado por Wayt Gibbs en la revista Scientific American titulado "Lost Scíence in the Third World" [3], en el cual se aconseja que aquellos investigadores que deseen que su trabajo científico pueda ser leído más allá de los confines de su propio país, deben publicarlo en una revista en inglés. En dicho artículo también se afirma que, los investigadores científicos que habitan los países en desarrollo, se encuentran atrapados por el círculo vicioso que representa el deseo que ellos tienen de publicar sus trabajos en revistas científicas importantes, por supuesto que escritas en inglés, siendo que los mismos no pueden tener otro destino que el olvido, ya que en esos países la ciencia no existe. De igual manera, el artículo cita palabras de Jerome P. Kassirer, editor del New England Journal of Medicine, quien afirma que los investigadores científicos del tercer mundo deberían optar por resolver primero los problemas de inmunización y desnutrición que tienen en sus respectivos países antes que preocuparse por la ciencia. Además, y como un modo de ejemplificar algunos aspectos parciales que seguramente intervienen a la hora de seleccionar trabajos para publicación en dichas revistas, el Dr. Del Brutto mencionó que desde el 11 de setiembre del año 2001 a la fecha, se publicaron más artículos sobre antrax que en cien años de trayectoria editorial.

La tercera conferencia a la que quiero referirme estuvo . a cargo del Dr. Gustavo Román y versó acerca del tópico Neurocisitcercosis. Además de repasar una serie de conceptos clínicos y epidemiológicos muy importantes, como que dicha patología es quizás la causa más frecuente de Epilepsia de comienzo tardío en el adulto, el Dr. Román enfatizó que la posibilidad de padecer neurocisticercosis no se encuentra limitada a personas que residen o han residido - o viajado- a regiones donde la misma es endémica, ni mucho menos a personas que tienen o han tenido el hábito de ingerir carne de cerdo; el simple contacto con personas infectadas puede resultar una fuente peligrosa de contagio. Trabajos publicados en prestigiosas revistas internacionales dan cuenta de algunas experiencias interesantes, como aquellas de familias judías, de frondosos recursos económicos, y residentes en la ciudad de Nueva York, que adquirieron la enfermedad por contacto con personal doméstico procedente de zonas endémicas; otras experiencias involucraron, en cambio, a personas provenientes del "primer mundo" que tomaron contacto con pacientes infectados, durante experiencias turísticas relacionadas con la práctica del turismo aventura [4,5]. Mencionó también el Dr. Gustavo Román, que el Grupo de Trabajo sobre Neurología Tropical de la Federación Mundial de Neurología, del cual es miembro, ha producido información suficiente como para que el problema de la cisticercosis merezca la máxima prioridad por parte de las autoridades sanitarias de cada país, sugiriendo la conveniencia de que la misma se convierta en una enfermedad internacional de denuncia obligatoria. Esta iniciativa ha sido elevada en su momento ante la Asamblea de Ministros de Salud (2002), quien dictaminó la inconveniencia de ello, teniendo en cuenta que una decisión semejante obligaría a adoptar idéntico procedimiento con otras patologías como el Cólera o la Meningitis por Meningococo, un hecho que terminaría generando "efectos no deseados" de diferente carácter que el sanitario. Sí recomendó, en cambio, la conveniencia de que se llevasen adelante iniciativas locales, cosa que sólo han cumplementado países como Estados Unidos, Méjico y Brasil (Estado de Ribeirao Preto) [6].

La cuarta conferencia estuvo a cargo del Dr. Vladimir Hachinski, quien abordó el tema La Neurología en la América Latina. Para referirse a este tema, el Dr.

Hachinski distinguió tres momentos de la historia: el pasado, caracterizado por importantes aportes al conocimiento universal que partieron desde este controvertido sector de la geografía mundial; en la oportunidad citó hitos académicos importantes como la formación .de la cátedra de enfermedades nerviosas José M. Ramos Mejía en Argentina (1887); la del Instituto de Neurología de Montevideo (1927); la de los Archivos de Neuropsiquiatría de San Pablo (1947); citó eventos académicos como fueron los Congresos Panamericanos .de Neurología en Lima, Perú (1927), en San Juan de Puerto Rico (1947) y mencionó al próximo a realizarse en Chile durante el corriente año 2003; asimismo tuvo palabras muy elogiosas para el Mundial de Neurología celebrado en Buenos Aires, Argentina durante 1997, y del cual él mismo fuera, como se sabe, frenético impulsor; por último, mencionó el aporte que en su oportunidad hicieron Brasil en relación con la Enfermedad de Chagas, Perú, Ecuador, Méjico y Colombia en relación con la Cisticercosis, Venezuela en relación con la Enfermedad de Huntington y Panamá en relación con enfermedades neurológicas por retrovirus. Para referirse al presente, opinó que el mismo estaba caracterizado por un clima absolutamente convulsionado, que lamentablemente configuraba un panorama de incertidumbre respecto de un futuro incierto pero que, al mismo tiempo, podía representar la oportunidad de concretar los cambios necesarios para un crecimiento por todos deseado. Con su frecuente y reconocida actitud de apoyo al mundo latinoamericano, el Dr. Hachinski exhortó a los habitantes de este suelo a que hiciesen propia la idea central contenida en una frase -atribuida por algunos a San Francisco de Asís y por otros a autor anónimo- que dice así: Dios mío: concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar aquellas cosas que sí puedo,
y sabiduría para reconocer la diferencia.

La quinta y última conferencia a la que quiero referirme estuvo a cargo del profesor Betanzos-Palacios, Director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, la cual llevó como título El idioma español como instrumento de trabajo en medicina y como medio de comunicación diaria. Transcribiré, casi textualmente, principales pasajes de -la misma, con la sugerencia al lector de que, además, intente una lectura "entrelineas" ... La invasión de anglicismos, facilitado por la rapidez de las comunicaciones que inhiben a los mecanismos de defensa naturales de una lengua, está llevando a nuestro idioma común a un estado de deformación en sumisión.

... Un artículo científico escrito en otro idioma distinto del inglés es considerado inferior.

... El no haber nacido con el inglés como lengua materna, es considerado el mayor lastre para un científico de la Medicina.

... Si por un lado la producción de nueva
información enriquece y amplía el conocimiento y el saber, por el otro, con el torrente de voces inglesas que arrastra, va cambiando el rostro e identidad de nuestra lengua común. Somos más proclives a pensar en lo que el nuevo conocimiento suma, que en lo que resta.

... La repetición de anglicismos innecesarios es una
costumbre muy frecuente en políticos de poder, técnicos, medios de comunicación prestigiosos, intelectuales respetados, todos ellos, modelos a imitar; pero aquello que se imita va en contra de nuestra identidad y, por lo tanto, de nuestros intereses.

... El torrente diario de anglicismos asfixia la esencia misma de nuestra lengua común, y la deja sin espacio y tiempo para el recurso del rechazo.

... La terminología científica y técnica en inglés impone con su insistencia una forma de dominio lingüístico en los lugares adonde llega.

... No se puede ni se debe modificar, así como así,
lo mucho que una lengua arrastra: historia, pensamiento, formas de ser, de vivir, hasta de morir, entrelazando a seres humanos y sus antepasados con un hilo de tiempo e historia que poseen en común.

Para terminar, algunas reflexiones personales, entre muchas otras que seguramente también podrán hacerse, que deseo someter a la consideración de ustedes:

1) El planeta Tierra es como un "barco" en el que navegamos todos, los de un lado y los del otro, los que hablamos una lengua u otra. Las asimetrías no impiden que, más tarde o más temprano, una "cubierta" pueda terminar infectando a "la otra" con independencia de las barreras reales o virtuales que se pretendan levantar, de un lado o del otro.

2) No es descabellado pensar que las empresas que en un lugar del planeta se animan a desarrollar el proyecto de la Telemedicina, pertenecen a la misma "estirpe" que aquellas que, en otros lugares del mismo planeta, y con el argumento de la urgente necesidad de reducir los costos operativos, se atreven a privar a médicos y a pacientes del logro que, en su momento significó, por ejemplo, la historia clínica única institucional. Es por eso mismo que resulta por lo menos discutible el calificar como reaccionarios a quienes sostienen que un progreso que no es para todos no es progreso, y que ciertas formas de progreso, en realidad, conducen a un retroceso.

3) El subdesarrollo no es una estación en el camino hacia el desarrollo. Tampoco es, solamente, la posibilidad de disponer de recursos económicos; hay quienes disponen de ellos y permanecen en el atraso, dilapidándolos u orientándolos inadecuadamente; hay quienes sin ellos alcanzan el progreso. En todo caso, el subdesarrollo se parece más a una actitud mental, a una postura asumida frente a la vida, a un modo de insertarse en ella. Puede ser también la aceptación pasiva de un destino asignado. Una vocación. Un modo de sentir. Un modo de pensar. Eso sí, la posibilidad de permanecer en él, o de superarlo, no depende de nadie más que de uno. No es adulto echar la culpa a terceros por los propios fracasos.

4) Si pudiésemos consensuar, entre todos, que las cosas son efectivamente de este modo, es posible que los latinoamericanos podamos encontramos más cerca del ambicionado "despegue". En ese caso, una iniciativa interesante puede ser asumir alguna forma de "herejía"; para ello, deberíamos empezar, tal vez, por contradecir a San Francisco de Asís -o al autor anónimo- cuando nos exhorta a aceptar aquello que no podemos modificar.

5) Para intentar modificar aquello que creíamos que no se podía cambiar, posiblemente será perentorio también que dejemos de cometer siempre, sistemáticamente, los mismos errores. -Creo que fue Albert Einstein quien dijo que el gran error consiste en
hacer siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes- Un buen proyecto común para los latinoamericanos podría ser el demostrar que podemos resolver nuestros urgencias y, al mismo tiempo, hacer ciencia. Después de todo, cierta incoherencia en el modo de asignar prioridades a los problemas pendientes de resolución no es, precisamente, una originalidad autóctona. En este sentido sugiero visitar algunas de las páginas web que comentan los informes de la FAO (Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas) en relación con la situación del hambre en el mundo, un problema que resulta imposible de ser abordado sin el compromiso de la colaboración internacional, especialmente de los países con mayor grado de desarrollo [7,8]. Otro buen proyecto podría ser la creación de un "ámbito" para el encuentro de la Neurología Latinoamericana, donde la convocatoria para la superación y la resolución de los problemas comunes supere a la convocatoria por la oportunidad de satisfacer ambiciones personales, generalmente inconducentes y "secuestradoras" de la energía y el talento.

6) Otro desafío podría ser el aceptar que una cosa es aprender del otro, y otra muy distinta es renunciar a la propia esencia. No hay información o conocimiento que pueda ayudamos a crecer, si éste se adquiere en detrimento de la propia identidad; renunciar a la singularidad puede ser "pan para hoy, hambre para mañana" Dicho de otra manera: necesitamos aprender de otros isin la menor duda! Pero para poder hacerlo con más y mejor provecho, será necesario también, aprender a separar "la paja del trigo" y a dejar de "tragamos cualquier sapo" con esa actitud característica que generalmente muestran aquellos que se resignan a/permanecer eternamente en deuda con el despliegue posible de sus potencialidades. El Doctor Roberto E.P. Sica, profesor titular de Neurología de la Universidad Nacional de Buenos Aires, expresó con claridad muchas de estas ideas hace ya más de una I década. (9)

7) El compromiso principal debe ser ante nosotros mismos pero, sobretodo, ante las generaciones futuras. No hacerlo implica arriesgarse a que ellas puedan decir alguna vez de nosotros que hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez. (10)

REFERENCIAS
1.  Revista de Neurología: X Curso en Español de la AAN. 2003: Vol. 36 (Separata).
2.  www.prous.com
3.  Gibbs W, Lost Science in the Third World. Scientific American; 1995; 273: 92-99.
4.  Schantz PM, Moore AC, Muñoz JL, Hartman BJ, Schaefer JA, Aron AM, Persaud D, Sarti E, Wilson M, Flisser A. Neurocysticercosis in an Orthodox Jewish community in New York City. N Engl J Med
1992 Sep 3;327(10):692-5
5.  Moore AC, Lutwick LI, Schantz PM, Pilcher JB, Wilson M, Hightower A W, Chapnick EK, Abter El, Grossman JR, Fried JA, et al. Seroprevalence of cysticercosis in an Orthodox Jewish community. Am J Trop Med Hyg 1995
Nov;53(5):439-42
6.  Román G, Sotelo J, Del Brutto O, Flisser A, Dumas M, Wadia N, Botero D, Cruz M, Garcia H, de Bittencourt PR, Trelles L, Arriagada C, Lorenzana P, Nash TE, Spina-Franca A.A proposal todeclare neurocysticercosis an international reportable disease.
Bull World Health Organ 2000;78(3):399-406
7.  news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/ newsid _2329000/2329909. stm
8.  news.bbc.co.uk/hi/spanish/news/ newsid_1601000/1601345.stm
9.  Sica REP, El subdesarrollo en la Neurología Argentina.
Revista Neurológica Argentina 1991; Vol. 16-Núm.2: 67-68
10.   Proclama insurreccional de la Junta Tuitiva en la ciudad de La Paz, 16 de julio de 1809. Citada en el epígrafe de: Galeano E, Las venas abiertas de América Latina.
11.  torial Catálogos SRL. Edición Octubre del 2002. Edi

 

        

   Haga click Aquí o en el logo para volver a medicosecuador.com

        

   HAGA CLICK AQUI PARA VOLVER A medicosecuador.com