Reumatología

al Día

    

 
Página principal
  
Presentación
  
Equipo directivo y comité científico
  
Normas de publicación
  
INDICE
  
Revistas anteriores
  
Página de la sociedad
  

 

UTILIZACIÓN RACIONAL DEL CALCIO EN LA PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE OSTEOPOROSIS

Zurita Gavilanes Luis, Servicio de Reumatología Hospital Miguel H. Alcívar y Facultad de Medicina, Universidad de Guayaquil.

Correspondencia: Luis Zurita G

INREUMI. Coronel 2207 y Cañar. Of 10

Telef: 2445707 - 2445568

E-mail: luzurita@gye.satnet.net

 

Introducción

Sin lugar a dudas el conocimiento de la importancia del calcio en la prevención o diagnóstico de osteoporosis es ampliamente conocido por toda la población. Sin embargo, es llamativo que aún en la actualidad existan trabajos que con relación al calcio observen resultados tan variables que lleven a conclusiones totalmente opuestas, como el de Kanis (1), que indica que "Calcio como suplemento de la dieta no se justifica por la presente evidencia", a la de Nordin y Heaney (2) "El calcio en la dieta está justificado por la presente evidencia". La mayoría de veces, en situaciones extremas, la verdad tiene una posición intermedia. Es indudable que la deficiencia de calcio es  la mayor causa de pérdida ósea relacionada con la edad y es uno de muchos contribuyentes al riesgo de fractura. No es el más importante, pero si el más fácil de corregir (3).

Al ser la osteoporosis una enfermedad con origen multifactorial y no ser el calcio más importante en su patogénesis, es comprensible que estudios epidemiológicos tiendan a negar el papel del calcio en el tratamiento de la osteoporosis, por lo que se requieren de estudios controlados, a fin de valorar el real papel del calcio en el manejo de la osteoporosis.

Existen algunas frustraciones al interpretar estudios de calcio, los que requieren una explicación fisiológica.

a) En la fisiología del calcio las relaciones son siempre lineales; si alguien ingiere poco calcio, el porcentaje a aboserverse aumente; por el contrario, una gran ingesa de calcio hace que el porcentaje absorbido por el intestino disminuya, a fin de evitar situaciones de hipercalcemia. En contraposición a esto, los cambios en la masa ósea son no lineales y son lentos, tomando meses para que el remodelamiento se ajuste a la manipulación del calcio, por lo que resulta imposible valorar el papel real del calcio con relación a masa ósea de forma rápída, requiriendo de estudios con diesño y seguimiento adecuado para observarlos.

b) El calcio no es el más importane factor en la pérdida ósea, y estudios que no son meticulosamente dcontrolados en otras variables pueden fallar en las afirmaciones categóricas sobre la base de resultados de estudios epidemiológicos, como el de Kanis, no está en capacidad de negar el papel del calcio en la osteoporosis como lo han hecho. Con seguridad el mejor diseño para valorar el papel del calcio en osteoporosis son los ensayos controlados  placebo vs calcio, los que hay muy  pocos, o bien placebo vs f´ármaco activo (Alendronato o Risendronato), por ejemplo.

c) No existe un metodología adecuada que permita validar la ingesta de calcio en los alimentos, lo que puede  inducir sesgo en muchos estudios (4).

Pretendemos a continuación discutir algunos aspectos que son importantes a nuestro juicio para la utilización racional del calcio.

1.- Necesiades diarias de calcio

2.- Cómo cubrir las necesidades de calcio

3.- Cuándo administrar el calcio y qué preparado 

4.- Tiempo de tratamiento

 

¿Cuales son las necesidades diarias de calcio y por que?

Son aquellas que cubren la pérdida obligatoria de calcio, permiten un balance positivo que frene a la PTH y disminuya la reabsorción ósea, y permitan un crecimiento o mantenimiento de masa ósea.

Perdidas Obligatorias: Estudios de cinética de calcio no han permitido conocoer cuáles sonlas pérdidas obligatorias de calcio, es decir, aquellas que se pierden fisiológicamente cada día.

Perdida Intestinal: En individuos normales, la pérdida intestinal de calcio de jugos digestivos y descamación de células epiteliales es de aproximadamente 140 mg. diarios (5) aunque algo de esto es reabsorvido. Las pérdidas de calcio por la piel son de 60mg díarios.

La pérdida urinaria de calcio es variable y esto no se justifica totalmente por la ingesta. En estudios cinéticos la absorción de calcio explica el 46% de la variabilidad  urinaria del mismo (6). Los riñones son capaces de mantener  el calcio en situaciones extremsa, por ejemplo, en una mala absorción intestinal la pérdida urinaria de calcio puede permanecer tan baja como 7 mg. en 24 horas. Es muy difícil poder cuantificar la magnitud de la pérdida obligatoria de calcio urinario.

De cualquier forma, la mayoría de estudios indica que las pérdidas obligatorias de calcio son alrededor de 250 mg. diarios en un adulto sano, esto aumenta con la edad, menopausia o enfermedad.

Para cubrir las pérdidas obligatorias se requiere un aporte de calcio tal que permita mantener un balance positivo de calcio que inhiba la secreción de PTH, a fin de evitar el efecto de aumento de resorción ósea de esta hormona. 

Muchos estudios han mantenido los efectos del calcio sobre la PTH y vitamina D, y la mayoría de ellos muestra un efecto inhibitorio. En población añosa sana, después de 6 meses de tratamiento con 1.2 g de calcio diario, los niveles de PTH caen de 41 a 35 pg/ml y la 1,25 dihidroxivitamina D de 38 a 30 pg/ml.(7)

 

     Los efectos de la PTH en el hueso son también modulados por los estrógenos. En la menopausia el hueso es más sensible a los efectos resortivos de la PTH(8), requiriéndose una cantidad mayor de suplemento de calcio en esta etapa para frenar el efecto de la PTH. Esto pude ser mediado por interleuquinas, especialmente interleuquina 6 que aumenta la resorción.

Tabla 1. Requerimientos de calcio en diferentes etapas de la vida

2.- Cómo cubrir las necesidades de calcio?

     Si conocemos que las necesidades de calcio son como máximo 1500 mg., esto podemos cubrirlo con la dieta o con preparados de calcio. Aunque es difícil determinar la ingesta de calcio en alimentos no lácteos, se considera que en una dieta baja en calcio éste se encuentra entre 250 y 400 mg., por lo que en la práctica debemos conseguir un suplemento adicional de 1000 mg. de calcio, que lo podemos conseguir generalmente con alimentos lácteos, ej:

3 vasos de leche o yogurt (900 mg.) y una porción de queso diario cubren de sobra las necesidades de calcio. Lamentablemente menos de 15% de nuestra población cubre estas necesidades a partir de alimentos.

     Existen alimentos ricos en calcio, como bróccoli y espinacas, pero esta última tiene un contenido cálcico con baja absorción y biodisponibilidad, por lo que en la práctica de poco mos sirve este alto contenido de calcio. Sin lugar a dudas, el calcio de mayor absorción y biodisponibilidad está en alimentos lácteos (yogurt más que leche o queso) y son los que deberíamos insistir  que consuman nuestros pacientes para cubrir las necesidades diarias de calcio.

Una campaña negativa sin fundamentos científicos ha recibido el consumo de café con relación a osteoporosis. Hasling y col. demostraron (9) que 1000 mg. de café diario incrementa el calcio urinario en solo 64 mg. por lo que el consumo habitual de 3-4 tazas diarias no debería ser prohibido.

Cuando una persona no ingiere con los alimentos el calcio requerido, éste debe venir de los diferentes preparados.

 

¿Qué preparado utilizar?

     Existen diferentes sales de calcio; carbonato, fosfato y citrato son las más conocidas, y existe difernte absorción y biodisponibilidad entre ellas.

Carbonato de calcio: Esta es la sal más utilizada, 2 tabletas de cualquier preparado estándar cubren 1000 mg. de calcio diario que se necesita. Cuando se utiliza carbonato de calcio deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

a) El carbonato debe utilizarse únicamente luego de los alimentos, porque se consigue de esta forma una mejor absorción. Esto ocurre porque se requiere de ácido gástrico para su absorción. Una costumbre errada que hemos observado es la administración de calcio entre comidas, lo que es un error.

b) El calcio altera la absorción de Fe. Por lo que es recomendable que con la principal comida (mediodía) no se administre calcio, a fin de evitar este problema.

c) No deben ingerirse dosis superiores a 500 mg. de calcio elemental por toma porque el calcio tiene un umbral de absorción y estas megadosis no consiguen un mejor efecto, por lo que no necesariamente deben utilizarse 2 tomas (luego de desayuno y cena).

d) Se debe tener la precaución de que pacientes de más de 70 años de edad tienen con frecuencia aclorhidria y el carbonato no podría absorverse aun administrándose luego de los alimentos, por lo que de preferencia se debería utilizar citrato de calcio en este grupo de edad.

e) No debe administrarse carbonato de calcio en pacientes con litiasis renal.

Citrato de calcio.- Es el calcio de mejor absorción y biodisponibilidad que existe; en la literatura norteamericana se indica que también es el más caro, loq ue no ocurre en nuestro país, en el que un tratamiento cuesta el equivalente al de una sal de carbonato. Las ventajas del citrato son las siguientes:

a) Mejor absorción y biodisponibilidad, con lo que se consigue un mejor efecto antirresortivo, lo que no ocurre con otras sales.

b) Puede administrarse con o sin alimentos sin que se afecte su absorción, lo que resulta en una enorme ventaja al poder utilizarlo en cualquier momento del día.

c) Puede utilizarse en presencia de litiasis renal.

¿Cuánto tiempo y desde cuándo utilizar calcio?

El calcio es necesario durante toda la vida del individuo; los suplementos de calcio deben cubrirse de acuerdo a la etapa de vida del individuo y cubre una función diferente. Antes de los 30 años es necesario para lograr una buena masa ósea, luego de esta edad su importancia estriba en mantener este pico de masa ósea que se logró previamente. Luego de la menopausia las necesidades de calcio aumentan por el aumento de la resorción ósea ante la falta de estrógenos, y el calcio es importante aunque no logra reemplazar al estrógeno que es el factor más importante en esta etapa de la vida de la mujer. En la tercera edad es importante para disminuir  el ciclo de pérdida ósea relacionada con la edad.

     Cuando existe una osteoporosis, el calcio (si no existe contraindicación) acompaña a cualquier fármaco activo (Estrógeno, Alendronato, Risedronato) en el tratamiento de esta enfermedad, y en pacientes añoso, en algunas circunstancias, puede ser el único tratamiento asociado a vitamina D.

Cuando por algún motivo el tratamiento con fármaco activo ha sido suspendido, el calcio debe ser mantenido, por lo que el tratamiento con calcio dura el resto de la vida del individuo.

Es importante mencionar que el calcio no reemplaza a ningún fármaco activo cuando éste es necesario, así por ej. en una osteoporosis postmenopáusica el calcio puede acompañar al estrógeno, pero si éste no puede ser utilizado, debe ser reemplazado por un bisfosfonato o calcitonina, y no continuar únicamente con calcio.

Cuando se utiliza Vitaminas D 3 activa en el tratamiento de osteoporosis (Alfacalcidiol o Calcitriol) no debe utilizarse calcio porque produce hipercalciuria y puede ocasionarse cálculos o nefropatía.

Conclusiones

     La mayoría de estudios brinda al calcio un papel importante en la prevención de la pérdida ósea o en el tratamiento de osteoporosis. El calcio no es el único ni el más importante factor en la patogénesis de la osteoporosis, pero es el más fácil de corregir. La administración de calcio debe predominantemente de los alimentos lácteos. Debe tenerse en cuenta el preparado de calcio que se administra para dar las indicaciones precisas al paciente, y éste debe mantenerse siempre, solo o acompañado al tratamiento de osteoporosis.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Kanis JA, Passmore R. Calcium supplementation of the diet. Br Med J 1989; 298:137-40

  2. Nordin BEC, Heaney RP. Calcium supplementation of the diet: justified by present evidence. Br Med J 1990; 300:1056-60

  3. Parfitt AM, Dietary risk factors for age related bone loss and fractures. Lancet 1983; 2:1181-1185

  4. Cummings SR, Block G, McHenry K, Baron RB. Evaluation of two food frecuency methods of measuring dietary calcium intake. Am J Epidemiol 1987; 126:796-802

  5. Charles p, Jensen FT, Mosekilde L, Hansen HH. Calcium metabolism evaluated by 47 Ca kinetics: estimation of dermal calcium loss. Clin Sci 1983; 65:415-422

  6. Heaney RP, Recker RR, Saville PD. Calcium balance and calcium requirements in middle aged women. Am J Clin Nutr 1977; 30:1603-1611

  7. Kochesberger G, Westlund R, Lyles KW. The metabolic effects of calcium supplementation in the elderly. J AM Geriatr Soc 1991:39:192-196

  8. Cossman F. Shen V, Xie F, Seibel M, Rattclife A, Lindsay R. Estrogen protection against bone resorbing effects of PTH infusion. Assessment by use of biochemical markers. Ann Intern Med 1993; 118:337-343

  9. Mosekilde L. Calcium metabolism in postmenopausal osteoporosis is determined by dietary calcium and coffe intake. J Nutr 1992; 122: 1119-1126 

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com