ÍNDICE

 

613. NORMAS DE TRATAMIENTO PARA LAS LESIONES MUCO CUTÁNEAS POR AMEBAS HISTOLYTICAS

 

Son los pacientes pediátricos, ancianos, psiquiátricos, diabéticos e inmunodeprimidos, los que con mayor frecuencia presentan en la piel lesiones amebianas por extensión a consecuencia de proctitis amebianas.

 

Existen otros mecanismos de siembra en las relaciones sexuales. En estos casos se almacenan los trofozoitos en el pene y luego son sembrados directamente en la cervix donde existe moco y las condiciones para que el protozoario crezca y se reproduzca. Relaciones heterosexuales con personas en cuyo cervix se encuentra la forma joven del parásito, se puede contaminar con la mucosa rectal. Como quiera que se produzca el contagio las lesiones tienen características muy particulares. Son dolorosas pues afectan zonas donde las terminaciones nerviosas son múltiples. Son de crecimiento rápido y de aspecto mamelonado con bordes irregulares que incluso dan la apariencia de tumoraciones malignas localizadas a este nivel.

 

El tratamiento se hace con derivados Imidazólicos (Metronidazol, Tinidazol, Secnidazol u Ornidazol) es decir fármacos que tienen acción en todos los tejidos de la economía humana. Se deben usar al comienzo en forma parenteral. Preferimos el metronidazol junto con derivados emetínicos en especial cuando los cuadros intestinales son muy graves. Después de superar la etapa aguda, continuamos con medicación antiamebiana por vía oral.

 

Las lesiones dérmicas y de la mucosa anal se tratan con antiamebianos de acción sistémica. Se deben efectuar curas tópicas diarias con una combinación de povidona yodada y alantoina de origen vegetal. No debe descartarse la posibilidad de realizar pequeñas intervenciones quirúrgicas para remover tejidos necrosados o resecar cicatrices que pudieron quedar tras el proceso de cierre por segunda intención. Adicionalmente se pueden realizar plastias o injertos en zonas donde la ameba ha provocado lesiones extensas y profundas.

 

Existen lesiones de origen amebiano que se presentan en otras regiones del organismo. Son raras y generalmente secundarias a siembras accidentales luego de rascados de la región peri anal. También se han encontrado lesiones de tipo ulceroso en cara, cuello, párpados y mucosa de carrillos de mejillas.

 

Las lesiones dérmicas generalmente ulceradas localizadas en la piel del cuadrante superior del abdomen o región intercostal derecha, son secundarias a abscesos hepáticos amebianos abiertos a pared. Se trata de una complicación grave que debe recibir tratamiento sistémico, resección de tejidos necróticos y curas diarias con povidona yodada y alantoina de origen vegetal.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com