ÍNDICE

 

616. QUE LESIONES PRODUCIDAS POR AMEBAS HISTOLYTICAS DEBEN SER INTERVENIDAS QUIRÚRGICAMENTE

 

Hay lesiones o secuelas de las amebiasis intestinal o extraintestinal complicada que deben operarse en algún momento de su evolución:

 

a.      Colon tóxico amebiano

b.      Absceso hepático amebiano

c.      Apendicitis amebiana

d.      Ameboma colónico

e.      Lesiones dérmicas peri anales o de mucosa vaginal

 

a.      COLON TÓXICO AMEBIANO

 

Es de las afecciones que causan mayor mortalidad. Tiene un comienzo agudo de tratamiento relativamente sencillo, pero en ciertos casos puede evolucionar a la sepsis. Se presentan con mayor frecuencia en el colon derecho y aún con cirugía radical y apoyo multidisciplinario la mortalidad es del treinta por ciento. Porcentaje que puede ser mayor si toda la extensión del colon se encuentra comprometida o si existen infecciones bacterianas sobreañadidas.

 

Se deberá realizar cirugías radicales, limpieza y exploración minuciosa en todos los pacientes. Así las condiciones hemodinámicas sean buenas no recomendamos realizar anastomosis primarias, estas deben completarse cuando el proceso séptico se haya superado y el cuadro clínico mejorado.

 

Los pacientes presentan al comienzo diarreas con deterioro del estado general. Concomitantemente fiebre alta, mal estado general y signos de deshidratación hidroelectrolítica. Cuando la enfermedad se agrava existen signos de dilatación del colon, abdomen agudo, toxicidad y sepsis. En estas condiciones, aún realizando resecciones completas del colon y cobertura antibiótica amplia, la mortalidad es alta; especialmente en niños, pacientes desnutridos, diabéticos, alcohólicos, inmuno deprimidos, pacientes con SIDA y transplantados.

 

Se deben operar én forma urgente los pacientes con diagnóstico de colon tóxico amebiano o amebiasis invasora grave, en cuya evolución clínica se ha apreciado una enfermedad agresiva, que causa complicaciones tempranas en un paciente que se deteriora. Adicionalmente se deben operar pacientes que comienzan a complicarse o que tienen padecimientos refractarios y rebeldes al tratamiento médico y en los que existen alteraciones como el megacolon y signos de infección y sépsis.

 

b.         ABSCESO HEPÁTICO AMEBIANO

 

Es la complicación extra intestinal mas frecuente. El paciente se ve agudamente enfermo, pálido y decaido; sin embargo el pronóstico en cuanto a índices de mortalidad es menor en relación al colon tóxico amebiano.

 

Son colecciones localizadas, más frecuentes en el lóbulo hepático derecho. Las del lóbulo izquierdo son raras y más graves. La sintomatología tarda en aparecer y cuando se presenta, las colecciones son más grandes. Se tratan farmacológicamente con lo que se consigue mejoría en la casi totalidad de casos. Solo en tratamientos fallidos o evoluciones sórdidas se intenta drenar, procedimiento que también se realiza en abscesos grandes cuya ruptura parece inminente.

 

En la actualidad con cirugía laparoscópica se tiene otra alternativa quirúrgica. Esta técnica evita punciones a ciegas que pueden lacerar el hígado o causar otras complicaciones a nivel intestinal.

 

c.         APENDICITIS AMEBIANA

Que una apendicitis aguda sea de origen amebiano es poco común. Sin embargo se han reportado exámenes patológicos de la pieza en la que se observan formas jóvenes del parásito.

 

Es muy difícil mediante la clínica diferenciar la etiología de la apendicitis común o si se trata de una complicación amebiana. Esta patología puede presentarse sin antecedentes de cuadros intestinales previos; pueden existir colitis amebianas que se presentan junto con apendicitis que no son de este origen. En estas condiciones además del uso del metronidazol intravenoso se debe aumentar una cefalosporina de tercera o cuarta generación y un aminoglucósido que protegan de la posibilidad de una complicación adicional como el colon tóxico amebiano. Una alternativa válida es el Ertapenem Sódico.

 

d.         AMEBOMA COLÓNICO

 

Ya se ha mencionado que es prudente realizar un correcto diagnóstico del ameboma antes de plantearse la cirugía. Hemos visto que por exámenes de laboratorio, ecografías y tomografías se lo puede delimitar y mediante endoscopías recoger muestras para diagnóstico histopatológico.

 

En casos rebeldes al tratamiento farmacológico, ante el riesgo de perforaciones por esta causa, debe plantearse la posibilidad quirúrgica para resección. Esta debe hacerse sobre un colon preparado para realizar una anastomosis definitiva, pero en ocasiones se deberá dejar una colostomía temporal. La cobertura antibiótica triple es obligatoria en estos casos.

 

e.           LESIONES DÉRMICAS PERIANALES O DE MUCOSA VAGINAL

 

Son defectos que se producen luego de ulceraciones previamente tratadas que originaron cicatrices retráctiles. Ocasionalmente se restauran con tratamiento quirúrgico, plastias o injertos que mejoran la funcionabilidad del área o por defectos en la apertura anal, cicatrices perianales o en el caso de localizaciones vaginales con retracción de piel y mucosa que pueden ser causa de dispareunia y sinusorragia.

 

Son defectos poco comunes puesto que son ulceraciones que cicatricen bien por segunda intención. Las curaciones de estas lesiones, independientemente del tratamiento de base, las realizamos con alantoina de origen vegetal y con soluciones de povidona yodada.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com