ÍNDICE

 

204. ¿SON IGUALMENTE AGRESIVOS TODOS LOS TIPOS Y GÉNEROS DE AMEBAS?

 

De todos los protozoarios encontrados dentro del sistema gastrointestinal del organismo humano, solamente la entamoeba histolytica, giardia lamblia y balantidium coli son capaces de producir dolencias y transtornos importantes que pueden llegar a afectar la salud del huésped. El resto de protozoarios: entamoeba hartmani, endolimax nana, antamoeba coli, diantamoeba frágilis o la iodamoeba butschlii, pueden causar transtornos variables pero poco importantes para la vida humana.

 

 

Figura N° 19: Quiste y Trofozoito del Chilomastix Mesnili

 

De los Protozoarios, entre "Los Ciliados", el Balantidium Coli produce cuadros disentéricos poco importantes y pasajeros. Entre "Los Flagelados", como el Chilomastix Meslini, Enteromona Hominis y la Giardia Lambdia, solo esta última causa transtornos pasajeros con alguna frecuencia. De "Los Esporozoarios", la especie Isospora provoca transtornos gastrointestinales que suelen autolimitarse. (Figuras N° 19 y N° 20)

 

 

Figura N° 20: Quiste y Trofozoito de Enteromonas Hominis

 

 

De los protozoarios, el que causa mayores problemas de salud en todo el mundo es la entamoeba histolytica cuyas características tan especiales que incluso cambian de acuerdo a las cepas, pueden confundir a los más expertos. No es raro que cierto tipo de ellas sean inocuas en un organismo y agresivas en otro que le brinda facilidades para ello. Así se justifica el hecho de que existan portadores sanos que eliminan gran cantidad de quistes pero que no presentan enfermedad activa y otros que con cuadros disentéricos de diferente grado de evolución, eliminen trofozoitos y sean reservorios del parásito. La cantidad de amebas que parasita es importante puesto que a mayor cantidad mayor riesgo.

 

Sabemos que hay segmentos intestinales donde la ameba se localiza en forma más frecuente. La unión procto-rectosigmoidea, que es donde se deben obtener las muestras para estudios en fresco. Otra región de importancia es el ciego que por su distancia del ano, son más difíciles de obtener las muestras. Esta la razón por la que cuadros de apendicitis de origen amebiano o el ameboma sean complicaciones de difícil diagnóstico clínico, aunque su tratamiento no sea complicado. La presencia de la ameba en una región del marco colónico no descarta su presencia en otro lugar. Incluso se pueden presentar cuadros de proctocolitis amebianas y amebomas en el mismo paciente.

 

En la actualidad, ante un paciente con cuadros diarreicos acompañados de pujo y tenesmo rectal, que presenten sangre y moco en las heces, aunque viva en regiones donde las condiciones sanitarias sean óptimas, no debe dejar de investigarse la presencia de la entamoeba histolytica. Se comienza por la toma directa de muestras del colon, exámenes de heces y otros estudios diagnósticos según la sospecha clínica. Es de gran importancia que el Laboratorista que realiza un simple exámen de heces o estudia a la ameba por otros métodos, sepa diferenciar perfectamente el quiste del trofozoito de la ameba histolytica. También se deberá identificar la posible existencia de otras bacterias que pueden acompañar a esta parasitosis.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com