ÍNDICE

 

511. VALOR DE LA ENDOSCOPÍAS DIGESTIVA BAJA EN LA AMEBIASIS

 

La amebiasis intestinal es una enfermedad que se está diseminando por todos los países del mundo, independiente incluso de los servicios de salud que posean. Esto se debe en gran medida a la migración que ha originado que esta enfermedad y otras que antes eran exclusivas de zonas tropicales o sub tropicales, hoy se encuentren en todas las regiones.

 

El hecho de que existan profesionales de la salud que no están habituados a tratar estas enfermedades aumenta el problema. Si la enfermedad progresa, produce transtornos que hubieran podido evitarse con diagnósticos más oportunos. Como señalaba Gorbach "el viaje expande la mente y suelta los intestinos".

 

De forma práctica, cuando se examina a una persona sospechosa de padecer amebiasis se deben realizar exámenes coproparasitarios. Es mejor el estudio de la ameba en fresco en muestras tomadas directamente del intestino por rectosigmoideoscopías o colonoscopías. Estas comienzan con un enrrojecimiento de la mucosa, luego inflamación y más tarde se circunscriben, laceran y ulceran, adoptando las características típicas con bordes prominentes, fondo ulceroso de color amarillo grisáceo, rodeados generalmente de gran cantidad de moco. Cuando se cronifican crecen tanto en extensión como en profundidad y se expanden a otras regiones vecinas del intestino grueso. En esta evolución se pueden apreciarse diversos grados de hemorragias originadas en zonas ulceradas que suelen alternar con otras de aspecto normal.

 

 

 

 

Figura N°36: Visualización endoscópica de una colitis amebiana

 

 

Los estudios endoscópicos sean anoscopías, rectosigmoideoscopías o colonoscopías, deberán evitarse si el diagnóstico es evidentes y se sospecha una severa inflamación intestinal. Las maniobras bruscas pueden desencadenar laceraciones o incluso perforación intestinal. Debemos saber que incluso la mucosa aparentemente normal que se encuentra entre las ulceraciones es de tipo granulomatoso y sangra con facilidad.

 

 

Figura N° 37: Lesiones amebianas en boton de camisa y de aspecto granulomatoso.
Cortesía del Dr. Miguel Realpe López. Servicio de Gastroenterología del Hospital Naval de
Guayaquil

 

 

Como la mayoría de las lesiones amebianas se localizan en los segmentos intestinales bajos, la inspección anal, el tacto rectal, la anoscopía y la rectosigmoideoscopía en condiciones habituales, no deben dejar de realizarse. Considerando que no siempre existen lesiones amebianas de localización baja, la colonoscopia se practicará siempre que se pueda. Muchas veces estos exámenes se hacen en forma conjunta con el enema opaco.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com