ÍNDICE

 

505. PRUEBAS INMUNOLÓGICAS EN LA AMEBIASIS

 

Este tipo de pruebas tienen validez tanto para el diagnóstico de la amebiasis intestinal como para el de una amebiasis extraintestinal. No son de uso rutinario. Si se detecta más rápido a la ameba por métodos más sencillos y menos costosos, éste tipo de exámenes se indican sólo para confirmar un diagnóstico de amebiasis o en caso de querer evaluar un proceso invasivo y la forma como este progresa o mejora y así confirmar la desaparición total de actividad amebiana después del tratamiento, en estas condiciones son útiles.

 

Las pruebas de reacción inmunitaria, se realizan básicamente mediante la evaluación de la reacción que provoca el suero de una persona presuntamente enferma frente a un antígeno amebiano puro. Recordemos que éste sólo se consigue cuando se puede aislar definitivamente a la bacteria que puede acompañar una invasión amebiana. De esta manera se consigue un antígeno amebiano o axénico. Se debe valorar de acuerdo a cada paciente puesto que los que habitan en zonas endémicas mantendrán titulaciones altas consecuentes a infecciones asintomáticas o sintomáticas previas. Los que no habitan en estas condiciones, si presentan titulaciones serológicas altas, con seguridad presentan una amebiasis.

 

Estos exámenes no visualizan directamente al protozoario ni en su forma de trofozoito ni en su forma quística. Cuando es positiva la reacción inmunitaria serológica demuestra la presencia en el organismo humano de actividad amebiana, la que puede estar localizada en forma más común en el segmento intestinal o en alguna localización extraintestinal. Sólo el médico puede relacionar correctamente los síntomas y signos clínicos, ayudado con el resultado de estos estudios indirectos previo a iniciar tratamientos.

 

Si encontramos una reacción antígeno-anticuerpo negativa significará que no existe actividad amebiana. Así lo demuestran el noventa por ciento de las personas que sin amebiasis tampoco muestran positividad en estas pruebas. Siempre es necesario relacionar el cuadro clínico con los resultados de exámenes que se obtienen.

 

Las pruebas inmuno lógicas aún después de tratamientos antiamebianos correctos tardan en hacerse negativas y cuando esto sucede; se considera que el paciente se encuentra curado.

 

Las principales pruebas que se realizan dentro de este grupo son:

 

1.      Hemaglutinación indirecta

2.      Fijación del complemento

3.      Precipitina de difusión en gel de Agar o inmunodifusión en Agar

4.      Aglutinación del Latex

5.      Inmunoabsorción de tipo enzimático (Reacción de Elissa)

6.      Contrainmunoelectroforesis

7.      Inmunofluorescencia indirecta

8.             Inmunoensayo fluorescente ("X" Fiax) con microscopía ultravioleta

 

Cabe preguntar, si todas estas pruebas se pueden alterar cuando se presenta una colitis de otra causa diferente a la amebiasis. La respuesta es no. El diagnóstico inmunológico es importante porque demuestra la actividad del agente causal, pero una prueba positiva no significa que exista una enfermedad grave. La correcta interpretación clínica correlacionada con los exámenes que confirman el diagnóstico dan la pauta de una respuesta farmacéutica adecuada.

 

Las pruebas de Hemaglutinación Indirecta y la de Fijación del Complemento son útiles para demostrar actividad amebiana intestinal y más útiles aún para demostrar actividad amebiana a nivel hepático. La primera tarda en negativizarse; la segunda lo hace más rápidamente tras el tratamiento adecuado. Las pruebas con mayor grado de sensibilidad

son: hemaglutinación indirecta y la inmunoabsorción de tipo enzimático (Elissa)

 

La prueba de Precipitina de difusión en gel de Agar es muy laboriosa y sus resultados se consiguen a las cuarenta y ocho horas. La prueba de Doble difusión de Agar, menos utilizada, es simple y detecta la presencia de precipitinas que tienen utilidad diagnóstica en amebiasis. En casos agudos donde el tratamiento es urgente, no tienen utilidad práctica.

 

Las pruebas de Aglutinación del Latex, tiene una duración de unos treinta minutos y es positiva en el cien por cien de los casos de pacientes con abscesos hepáticos amebianos. Además, es una prueba que se utiliza para confirmar la actividad amebiana en cuadros intestinales.

 

Entre las pruebas de detección indirecta de amebiasis, la Contrainmunoelectroforesis es rápida y específica para detectar precipitinas. Se considera positiva cuando observamos bandas de precipitado entre el antígeno y el suero del enfermo. Se realiza en gel de agar con un equipo de electroforesis. La Hemaglutinación Indirecta, es sensible, variable y sencilla, detecta anticuerpos después de la curación de la enfermedad; su especificidad es buena y útil para estudiar actividad amebiana.

 

El método Elisa o análisis inmunoenzimático es una prueba colorimétrica inmunoabsorbente; se realiza por procedimientos automáticos, permite analizar muchas muestras en corto tiempo y detecta básicamente la presencia de antígenos de entamoeba histolytica en las heces.

 

En caso de sospecha de amebiasis son de mayor utilidad las otras formas de diagnóstico directo más específicas. Sin embargo, la elevación de valores o la positividad de los mismos en pruebas de reacción indirecta, a más de confirmar el diagnóstico, sirven como método pronóstico pues los resultados se negativizan si el tratamiento ha sido efectivo. Si los títulos de determinación indirecta se mantienen altos en pacientes cuyo cuadro clínico patológico ha desaparecido, la actividad amebiana aún persiste en ausencia de enfermedad.

Se ha observado que la Hemaglutinación Indirecta es la que primero comienza a normalizarse cuando una afección amebiana se ha resuelto. La Contrainmunoelectroforesis puede mantener valores discretamente elevados varios meses después de que los abscesos amebianos hayan sido tratados y curados.

 

Como se ha venido mencionando, la ameba histolytica actúa y ataca en forma distinta y en diferentes condiciones epidemiológicas. Para evaluar cuando se hace más o menos patógena o su grado de virulencia, se realizan este tipo de pruebas que tienen un gran valor pronóstico. Mediante ellas se demuestra actividad parasitaria, persistencia o no de su agresividad y también su evolución retrospectiva. Encontrar titulaciones bajas confirman que los tratamientos han sido los correctos y que el pronóstico es bueno.

 

Estos anticuerpos ocasionalmente pueden encontrarse con titulaciones altas hasta dos meses después que el paciente haya sido tratado por ejempló de un absceso hepático amebiano. Cuando hablamos de pruebas de Contrainmunoelectroforesis que detectan anticuerpos IgG, que, persisten durante más tiempo que los anticuerpos IgM determinados por Hemaglutinación Indirecta. No debemos sorprendernos que en estos casos los pacientes recuperados mantengan titulaciones bajas de Hemaglutinación Indirecta y persistan elevadas las titulaciones de Contrainmunoelectroforesis por más tiempo. Ello es debido a que el anticuerpo anti amebiano se localiza en la Inmunoglobulina G y por tanto es muy simple y rápida su identificación en el suero sanguíneo.

 

Nos podemos cuestionar el porqué si existen pacientes que presentan una amebiasis invasora comprobada, sin embargo no presenten titulaciones altas de anticuerpos antiamebianos. Más aún, que personas completamente sanas y sin evidencia de lesiones amebianas pudiesen presentar titulaciones altas de anticuerpos antiamebianos. Es posible que esto ocurra y es la excepción que confirma la regla. Titulaciones positivas en pacientes sin enfermedad aparente, pueden deberse a amebiasis anterior superada. La presencia de una enfermedad amebiana evidente cursa definitivamente con titulaciones altas puesto que la actividad del parásito existe y esto es detectable.

 

Las técnicas de Anticuerpos Fluorescentes, de ser positivas confirmaran que la actividad de los trofozoitos amebianos esta desarrollándose dentro de los tejidos. Diluciones sobre 1:128 son significativas en el diagnóstico y evaluación del absceso hepático amebiano. La prueba de Enzymeba depende de la inmunoabsorción de la cisteína proteica histolysina de las heces; detecta en forma indirecta infección por E. Histolytica al identificar esta enzima por medio de reacciones de coloración.

 

Aunque el absceso hepático amebiano es la complicación extraintestinal más frecuente, no debemos olvidar que pueden existir abscesos pleuropulmonares, renales, esplénicos y cerebrales, en los cuales muchas veces no es posible demostrar en forma directa la presencia de la ameba histolytica como lo logra un examen de heces. No obstante, mediante estudios ecográficos, tomográficos o resonancia magnética, se puede localizar la colección y las pruebas inmunológicas en este caso determinan la actividad de la ameba que se esta desarrollando en el organismo humano.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com