ÍNDICE

 

110. SINTOMATOLOGÍA DEL ABSCESO HEPÁTICO AMEBIANO

 

Es la complicación mas frecuente de todas las presentaciones extra intestinales de la amebiasis. Se presenta con un cuadro clínico que puede ser de larga evolución puesto que el período de incubación varia de dos a seis meses desde la contaminación a la formación de la colección. Es de inicio sórdido puesto que al comienzo la sintomatología es inespecífica.

 

luego se presenta la enfermedad con molestias caracterizadas por dolor en la región intercostal derecha que se irradia al hombro del mismo lado, cintura y región dorsal. Adicionalmente el paciente presenta astenia, anorexia, fiebre y escalofríos que se van acentuando conforme pasan los días y avanza la infección, existe mal estado general, palidez y sudoración. Al examen físico se aprecia crecimiento hepático con dolor a la puño percusión. Se conoce como la triada de Fontana a la asociación caracterizada por: a) dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen, b) hepatomegalia y c) fiebre. Adicionalmente en estas circunstancias y ya con daño hepático manifiesto e inflamación de canalículos, se advierte ictericia. El dolor en el área hepática se irradia hacia el hombro derecho en localizaciones abscesales de este lado y al hombro y región subescápulo vertebral del lado izquierdo cuando este es el afectado. En forma frecuente puede existir tos, sudoración profusa y dolor torácico y en epigastrio. La sintomatología del absceso piógeno es parecida aunque en estos casos los signos como fiebre y mal estado general son más manifiestos. (Figura N° 4)

 

Figura N° 4: Absceso piogeno y Absceso hepático Amebiano

 

 

Con menor frecuencia el absceso hepático amebiano por ameba histolytica se localiza en el lóbulo izquierdo. En estos casos, si bien la sintomatología es la misma, el dolor se inicia generalmente en la parte alta del abdomen y se irradia hacia el lado izquierdo, "en cinturón". En abscesos de cualquier localización puede presentarse los mismos síntomas y signos de un proceso infeccioso, pero el inicio es dramático y si el estado general del paciente se deteriora bruscamente, hay que tratarlo con urgencia.

 

Es más frecuente su presentación única en el lóbulo derecho, región externo-superior, más en hombres que en mujeres y más en adultos que en niños. La mayoría de estos abscesos se presentan sin que exista en ese momento enfermedad intestinal activa de origen amebiano. Algunos pacientes recuerdan el antecedente de enfermedad intestinal importante y la mayoría no tienen el antecedente de colitis de origen amebiana puesto que seguramente fueron asintomáticas, poco importantes y con trastornos atribuidos a otras causas.

 

Un absceso hepático amebiano no diagnosticado y tratado a tiempo o que no tiene buena respuesta a la terapéutica instaurada, desarrolla lin síndrome de respuesta inflamatoria sistémica caracterizado por: anemia, transtornos hemodinámicos, insuficiencia renal, respiratoria y cardíaca, hemorragias gastrointestinales, encefalopatías y shock séptico. Esta grave reacción tiene su origen en la ampliación de la respuesta inmunitaria, cuando se detectan en la circulación complejos inmunes de origen amebiano y se produce la liberación de citoquinas a partir de macrófagos tisulares. Un aumento de esta citoquina que es la interleuquina-6 se observa en pacientes con localizaciones amebianas extraintestinales, en especial hepáticas.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com