ÍNDICE

 

118. CUALES SON LAS PRINCIPALES FUNCIONES DEL INTESTINO GRUESO

 

Siendo el intestino grueso el sitio donde se asientan y desarrollan las amebas y desde donde pueden emigrar a otros órganos de la economía humana, es vital que conozcamos qué funciones cumple dentro del organismo para comprender las perturbaciones orgánicas que tiene un paciente afectado con alguna patología de localización colónica.

 

Antes se creía que el colon derecho actuaba específicamente en la absorción de agua y que deshidrataba las heces y que el colon izquierdo, recto y ano eran los simples transportadores y expulsadores de las mismas. Estos conceptos en la actualidad han cambiado. El colon es mucho más que eso. El mecanismo de la defecación y la fisiología ano rectal han sido larga y eficientemente estudiados por el profesor Shafik; ahora por ejemplo, comprendemos mejor el porqué se pueden eliminar solamente gases, o hacerlo junto con las heces que se localizan en la ampolla rectal y en una coordinación perfecta de la musculatura esfinterianan interna y externa. El colon tiene una actividad motora y movimientos de mezcla, peristálticos y de traslado rápido según las circunstancias. La actividad mioeléctrica del colon se simplifica en dos tipos de señales eléctricas: a) las ondas lentas que dan lugar al tránsito lento y b) las de tránsito rápido también llamadas de control o actividad de respuesta eléctrica.

 

Cuando decimos que el intestino grueso contribuye a mantener el equilibrio hidrbelectrolftico dentro del organismo, nos basamos en que en él se reabsorbe agua en toda su extensión (más en los segmentos iniciales) además se reabsorbe sodio, cloruros y ácidos grasos de cadena corta. El colon interviene en la formación y excreción de ciertos metales como: plomo, bismuto, mercurio, calcio, plata y otros elementos como la urea y amoníaco en pequeñas cantidades . La secreción de dosis importantes de potasio y bicarbonato se realizan en este segmento en acciones de sinergismo con la actividad bacteriana normal. El contenido intestinal estará formado por : gases, secreciones digestivas, agua, electrolitos, moco, células de descamación, bacterias y nutrientes.

 

En lo que guarda relación al transporte de agua y electrolitos el intestino grueso recibe diariamente unos 2.500 ml. de quimo de los cuales absorbe hasta dejar unos 200 a 400 ml. de líquido. Aproximadamente 1 meq de sodio y de cloruros se pierde con las heces, es decir que el intestino grueso absorbe agua, sodio y cloruros a la vez que segrega potasio y bicarbonato. Se ha comprobado además que puede reabsorber hasta cinco litros de agua diariamente y hasta 1000 Meq de sodio y cloruros que en el organismo humano se efectua básicamente en el colon ascendente y transverso. El flujo neto del ion sodio a la luz intestinal y al exterior es normalizado por las concentraciones del ion intraluminal, intracelular y finalmente por la aldosterona y los glucocorticoides que son finalmente los que aumentan la permeabilidad de la membrana apical, estimulando además la secreción activa y pasiva del ion potasio.

 

Diariamente, en condiciones normales, llegan al colon cerca de dos litros de material líquido, unos 400 gramos de quimo intestinal y se eliminan por las heces aproximadamente unos 200 ml. de agua. Esto demuestra que la absorción de agua se cumple a cabalidad en este segmento intestinal. Pero la materia fecal como tal tiene un 70% de agua y unos 5 gr. de nitrógeno , alcanzando un peso de unos 70 a 150 gramos. El peso de las heces desecadas esta entre los 20 a 30 gramos y en ellas en forma importante tenemos la presencia de restos bacterianos, su presencia es normal en el organismo y son eliminados junto con la materia fecal.

 

Otras substancias que se absorben en el colon son: nitrógeno y amoníaco formado en base a la urea que se elimina junto con las heces, o que se absorbe para ser metabolizado y eliminado por la orina. En pacientes cirróticos en los cuales se alteran las funciones hepáticas, la metabolización del amoníaco no se realiza correctamente y suelen existir alteraciones y perturbaciones mentales por esta causa.

 

Diariamente ingerimos unos dos litros de líquidos, mas uno de saliva, uno o dos litros de jugos gástricos, 500 ml. de bilis, 500 a 800m1 de secreciones pacreáticas y 2 a 3 litros de secreción intestinal. No todo este contenido llega al colon, pero de lo que llega, una gran cantidad se reabsorbe en este segmento intestinal.

 

Los procesos normales de fermentación para que se forme el bolo fecal se realizan por la transformación de los hidratos de carbono a través de la acción bacteriana. Los gases que se eliminan por el ano son producto del aire que se deglute en forma normal con las comidas, sumados al que se produce en los procesos de fermentación que en muchos individuos son más manifiestos que en otros. La disfunción bacteriana con la celulosa produce gases llamados "flatos" que contienen: bióxido de carbono, hidrógeno, metano, nitrógeno y oxígeno. Eliminar mayor o menor cantidad de gases no es un proceso patológico. Solo si además de su eliminación excesiva se suma una digestión alterada y diarrea permanente o intermitente tienen valor patológico. El olor desagradable de las heces, es el resultado de la putrefacción que se produce ante la acción de ciertos aminoácidos que se mezclan con productos de descomposición bacteriana y sulfuro de hidrógeno.

 

El intestino grueso no es un segmento productor de enzimas ni hormonas que sirvan para la digestión; es una zona de transporte, de reabsorción de agua y eliminación de desechos. En la luz del colon se alojan bacterias como: escherichia coli, lactobacilos, clostridium welchü y enterobacter entre los más frecuentes. Estas bacterias además intervienen directamente en la degradación de los azúcares hasta transformarlos en un clorhidrato aprovechable para el organismo. Por este mecanismo una parte de la síntesis de la vitamina K también se realiza en el intestino grueso. Los niños al nacer y hasta que completen su flora bacteriana suelen tener déficit de vitamina K en forma transitoria, esta se corrige cuando el organismo ya tiene las bacterias necesarias para la digestión y su síntesis se realiza normalmente.

 

Los diferentes segmentos colónicos, ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, sigma, recto y ampolla rectal, producen una importante cantidad de moco que es muy alcalino con un pH de 8,4 de promedio. Este elemento además de tener un valor enzimático, sirve como lubricante de las paredes intestinales favoreciendo así el paso de las heces hasta su expulsión. En la región anorectal se encuentran adicionalmente otras glándulas que se ubican en las Criptas de Morgagni las cuales también producen moco; importantísimo lubricante anal que favorece la expulsión de las heces.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com