ÍNDICE

 

105. TOMA DE LA MUESTRA DE HECES PARA LA REALIZACIÓN DE EXÁMENES COPROLÓGICO Y COPROPARASITARIO

 

Cuando se solicita un exámen de heces se debe exigir al laboratorista la realización del estudio coprológico y coproparasitario. En el primer caso es de interés el análisis de todos los elementos observados, la presencia o no de almidones, restos vegetales o fibras, esto nos permite evaluar los procesos de digestión. El exámen coproparasitario no solo sirve para investigar si el paciente tiene quistes o trofozoitos de amebas histolyticas sino también para observar si existen otros parásitos. En el organismo humano se presentan básicamente: 1) protozoarios, 2) helmintos.

 

Los protozoarios, (grupo al que pertenece la ameba) y la endolimax nana, incluyen flagelados como las tricomonas, ciliados como el balantidium coli, esporozoarios entre los que tenemos a las eimirias, coccidias y sarcocistis. Los helmintos en cambio se subdividen en pantelmintos que pueden ser trematodos y nematelmintos que son los áscaris, oxiuros, tricocéfalos y uncinarias.

 

Una de las reglas de oro en el tratamiento médico de la parasitosis es comenzar eliminando a las formas más grandes. Así, si el informe del examen coproparasitario identifica por ejemplo: áscaris, tricocéfalos y amebas, se tratará a los dos primeros con la misma droga y luego se continuará con el tratamiento antiamebiano.

 

Recoger y procesar correctamente las muestras de heces es muy importante. Inicialmente se deben realizar al menos tres exámenes coprológicos y coproparasitarios. Si en el primer examen se constata la presencia de parásitos no deben dejar de hacerse los otros. Hay que tener presente que de la muestra que se reciba en el laboratorio, solo se toma una más pequeña con un palillo para hacer el frotis en la placa. Podría suceder que en esa toma no existan huevos de parásitos, lo que no quiere decir que el paciente no se encuentre parasitado. Las muestras deben ser procesadas y examinadas en el menor tiempo posible puesto que, la ameba es sensible a los cambios de temperatura y una vez que se encuentra en el exterior se deseca fácilmente y dura poco tiempo en contacto con el medio ambiente. La misma consideración sirve para las muestras congeladas, en las que la ameba también se deseca.

 

Las muestras que se toman de la mucosa del colon con aplicadores deben ser llevadas inmediatamente al laboratorio. Allí tras la aplicación de una gota de solución salina isotónica estéril, se observa "directamente" al microscopio. El diagnóstico en niños necesariamente debe ser rápido a fin de evitar complicaciones como: perforación intestinal y deshidratación. Las muestras de heces recogidas directamente del pañal no son adecuadas puesto que, la ameba al entrar en contacto con el algodón puede desecarse. En niños siempre será mejor tomar muestras directamente de la mucosa de la ampolla rectal.

 

Los productos que se utilizan para teñir las muestras de heces previamente al exámen microscópico son: hematoxilina férrica de Haidenheim, azul de metileno amortiguado, solución tricómicra de Gomori, eosina o yodo; a pesar que este último puede causar la destrucción de la ameba.

 

Antes de la toma de muestras no es conveniente que se ingieran laxantes irritativos; tampoco es prudente utilizar fijadores conservantes que producen lisis o destrucción de las formas jóvenes o trofozoitos que son precisamente los que buscamos. Los cultivos de heces se hacen en varios medios; se puede utilizar el Tetrationato y si esta prueba resulta positiva, es necesario ratificar con siembras en cultivos con material de Mackouconkey.

 

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com