ÍNDICE

 

102. DESCRIPCIÓN BIOLÓGICA DE LAS AMEBAS

 

"Los Protozoarios" tienen la forma de vida animal más primitiva que se conoce. Su constitución biológica así lo demuestra, su forma así lo identifica y su manera de vida lo justifica. Sabemos que existen protozoarios (entre ellos las amebas) que presentan variaciones morfológicas de acuerdo al sitio en que se encuentren. Hay algunas que tienen una pared celular mas gruesa que las hace resistentes en forma de quistes a temperaturas muy bajas. Sin embargo estas mismas formas, cuando se encuentran en el huésped, son capaces de acelerar su metabolismo y multiplicarse en forma impresionante, con los daños que esto representa para el organismo que las aloja.

 

Estos microorganismos se adaptan a variaciones del pH desde valores de 3 hasta 9, sin que sea causa para que se destruyan. Esto, junto a su gran adaptabilidad al agua y al hecho de vivir en diferentes huéspedes y climas, justifican el porqué estas formas de vida primitiva se han mantenido a través de los siglos a pesar del desarrollo tecnológico para identificarlas precozmente y al avance farmacológico para combatirlas. No hemos podido exterminar las amebas porque su desarrollo esta vinculado a condiciones sanitarias deficitarias y esto en el mundo moderno aún persiste. No obstante los pacientes que sufren de una amebiasis disponen en la actualidad de gran cantidad de productos farmacéuticos de utilidad indiscutible, pero no es menos cierto que a pesar de ello, si se continúan ingiriendo agua o alimentos contaminados con quistes o trofozoitos de amebas histolyticas, se desarrollará nuevamente la enfermedad pues el padecerla una vez no produce inmunidad.

 

Sólo los climas extremadamente secos no son propicios para que las amebas se desarrollen con facilidad, lo que no descarta que en lugares con estas temperaturas existan amebas. Las hay en menos cantidad y sus habitantes pueden parasitarse, no sólo por la ingesta de agua contaminada, sino también por el consumo de verduras o frutas en lugares donde existen gran cantidad de moscas.

 

Estos protozoarios se desarrollan en forma óptima en los lugares de clima templado o cálido, con gran humedad y oxigenación suficiente, en pH neutros y no polarizados a los extremos. Su forma de reproducción igualmente sencilla, asexual y por división binaria, solo nos explica que el núcleo en condiciones normales da origen a nuevos microorganismos que se subdividen entre sí . El núcleo de la célula original se divide por mitosis, lo que asegura que; cada célula hija tiene las mismas características y configuración genética que su progenitora.

 

La entamoeba histolytica tiene varios ciclos en su desarrollo, el pre quiste, el quiste, los metaquistes y los trofozoitos. Las tres primeras formas son inmóviles y no representan peligro de invasión a la mucosa colónica. El trofozoito en cambio es muy móvil y es la forma invasiva de la ameba, la que produce daño tisular y la que de encontrarse en las heces o en ulceraciones de los segmentos inferiores del intestino grueso, supone actividad amebiana y amebiasis.

 

En 1925 Brumpt dividía dos especies de amebas que morfológicamente no eran diferenciables. Las llamó E. dispar, a la de acción luminal que no causaba enfermedad y E. dysenteriae con capacidad invasora y por ende patógena. En la actualidad existen los suficientes argumentos biológicos, genéticos, epidemiológicos y clínicos para reconsiderar lo que antes se creía: que la entamoeba histolytica era una sola unidad biológica. Se ha demostrado que esta tiene dos especies diferentes, la entamoeba histolytica con poder de penetración, agresiva y patógena y la entamoeba dispar que es no patógena. Esta diferenciación tiene importancia epidemiológica puesto que no todos las personas que portan la ameba desarrollan la enfermedad, simplemente es porque de un diez por ciento de infectados, solo un uno por ciento desarrolla la enfermedad y la gran mayoría de portadores de la ameba se encuentran infectados por entamoeba dispar.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com