ÍNDICE

 

101. ANTECEDENTES HISTÓRICOS

 

Redi, en 1684 escribió el primer libro sobre "Parasitología". Sin embargo en el Papiro de Eber 1600 años antes de JC., se describe a la "Tenia Saginata" que es un cestodo patógeno del hombre y para cuyo tratamiento se incluía la " infusión de corteza de granado”. Aristóteles en Grecia también se interesó por el estudio de los cestodos y Avicena describió varios parásitos con gran aproximación, comenzando inclusive a usar medicamentos antihelmínticos con éxito.

 

Es evidente que en todas las latitudes a través de la historia existía un marcado interés por las enfermedades que eran transmitidas en forma directa o a través de vectores. Estos vectores son organismos vivos que teniendo en su interior al parásito o a los huevos de este, son capaces de infectar a otro ser viviente. El mejor ejemplo lo constituyen las moscas comunes que transportan en sus patas microorganismos que al posarse luego sobre alimentos, los contaminan y son la causa de infección del huésped que los recibe.

 

En 1817, Golfuss utiliza por primera vez el término "Protozoa" y varios años más tarde Gross, en 1849, define a la Entoameba Gingivalis como parásito del organismo humano. En 1875 Lösch en su estudio "Desarrollo masivo de amebas en el instestino grueso", describe en forma precisa la Entamoeba Histolytica, protozoario que dentro de este género ha sido el responsable de la presentación de la enfermedad en millones de pacientes en todo el mundo. El descubrimiento realizado por el médico ruso Friedrich Lósch en un paciente que falleció a consecuencia de una disentería, fue el de aislar el trofozoito en las heces y en las lesiones ulcerosas que se presentaron en el colon del infortunado individuo.

 

Sin embargo solo después de los trabajos de Kartulis (1886), Hlava (1887) y Concilman (1991) se responsabiliza a la "Entamoeba Histolytica" como causante directa de la hoy llamada "proctocolitis amebiana" y se describe además al "absceso hepático amebiano" como la complicación mas grave de este padecimiento. Pero las amebas histolyticas capaces de provocar graves transtornos intestinales, son también las responsables directas de miles de muertes anuales en todo el mundo a causa de daños y complicaciones intestinales y extra intestinales.

 

Schaudin en 1903, denomina Entamoeba Histolytiva a este género de Protozoario, de la familia de la Endamoebidae, clase Sarcomastigophora, superclase Sarcodina, que se caracterizan además por el tipo de movimientos que realizan a través de pseudópodos que es su material protoplasmático locomotor.

 

Los protozoarios son el grupo de parásitos al que pertenecen las diferentes formas y tipos de amebas. Tienen la característica de ser microorganismos unicelulares, lo que equivale a decir que en una sola célula se realizan las funciones esenciales para la vida como son: el metabolismo y la reproducción. Lo curioso de estos parásitos es la facultad que tienen algunos de ellos (nos referimos a los protozoarios flagelados), de producir a partir de substancias inorgánicas del medio ambiente; elementos nutritivos que requieren para vivir. Son por tanto el tipo más primitivo y elemental de vida animal y una de las demostraciones de que la vida animal y vegetal pueden tener orígenes comunes. Los protozoarios tienen incluso un "ano celular" llamado también "citopigio", que se encarga de eliminar mediante expulsión, todos los restos de las substancias utilizadas para su alimentación.

 

No se debe menospreciar desde el punto de vista médico, el extraordinario poder para engullir de las amebas histolyticas. Pueden hacerlo durante todo el día, incluso entre ellas o con formas de animales mucho más grandes. Por eso su importancia en el origen de las enfermedades causadas por estos micro organismos vivientes, de estructura sencilla, que pueden en determinados casos ser causa de afecciones graves y aún mortales. La ameba no produce substancias tóxicas; lo que provoca es una lesión al comienzo microscópica y luego macroscópica en un segmento intestinal como el colon que esta cargado de bacterias. Estas además, pueden penetrar junto con el parásito y causar micro ulceraciones responsables de las colitis mixtas (amebiano­bacterianas) de diferente evolución según el daño causado y el huésped que lo padece.

 

Se conoce como Metazoarios a los microorganismos que a diferencia de los Protozoarios se caracterizan por ser organismos pluricelulares. Es decir que tanto en su estructura, constitución y formación, intervienen varias formas celulares especializadas en las diferentes funciones metabólicas y de reproducción.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com