ÍNDICE

 

411. CUALES SON LAS PRINCIPALES DIARREAS CAUSADAS POR INTOXICACIÓN ALIMENTARIA....?

 

Muchos gérmenes que causan diarreas u otras alteraciones orgánicas son ingeridos por el paciente que luego presenta una intoxicación alimentaria de diferente evolución, nos referimos específicamente a :

 

a)  Intoxicación por Clostridium Botulinum

b)  Intoxicación por Bacilo Cereus

c)  Intoxicación por Estafilococo Aureus

 

 

411.a. INTOXICACIÓN POR CLOSTRIDIUM BOTULINUM

 

Es la infección conocida como Botulismo, enfermedad grave, de comienzo brusco que en algunos pacientes puede ser mortal y en otros puede ser mejor tolerado .

 

El Clorstridium Botulinum es un bacilo gram positivo anaerobio que puede ser ingerido en carnes, pescados u otros alimentos. Una vez en el organismo produce una toxina muy dañina que en algunos pacientes provoca sintomatología en pocas horas. En otros se produce a los dos o tres días y en algunos hasta dos semanas mas tarde. Este bacilo tiene varias cepas patógenas: (A-B-C-D-E-F) y tienen como característica principal la formación de verdaderas esporas cuando están en la etapa de invasión tisular. Ello puede dar lugar a confundirse con invasiones micóticas de aspecto parecido.

 

Los bacilos de las cepas (C-D) afectan sobretodo al ganado y las aves pero al ser ingeridos por el hombre, este también pueden afectarse. Las de los tipos (A-B-E) son las que contaminan al organismo humano con más frecuencia. La cepa (E) por su gran adaptabilidad a medios acuosos, contamina peces y crustáceos. De esta manera también pueden ingresar al organismo humano. La cepa (F) es poco común y casi no da lugar a enfermedad en el hombre.

 

Las toxinas de este bacilo producen en el paciente cuadros de diarreas de escasa cantidad y ocasionalmente pueden cursar con estreñimiento pasajero. La sintomatología adicional esta integrada por náuseas, vómitos y trastornos neuromusculares como desmayos, mareos, debilidad muscular generalizada, visión borrosa, diplopía y fotofobia. En casos graves se presenta disfagia, dificultad respiratoria e insuficiencia renal. Las alteraciones musculares que cursan con disminución o ausencia de los reflejos osteo musculares superficiales y profundos se presentan con sensibilidad normal a nivel de piel. Este hecho no debe hacer abrigar falsas esperanzas.

 

El Clostridium Botulinum no sólo puede causar enfermedad por ingestión; sino también por contaminación de una herida. Los exámenes de laboratorio habituales no muestran alteraciones. El electrocardiograma puede demostrar una taquicardia poco importante. Solo la identificación y aislamiento del bacilo en la materia fecal, sangre o jugo gástrico, permite un diagnóstico adecuado. Otros exámenes como la electromiografía muestra fibrilaciones musculares y constituyen datos indirectos que se presentan cuando el daño orgánico ya esta hecho. La precocidad diagnóstica aumenta las posibilidades de recuperación del paciente. La clínica sigue siendo importante en el conocimiento de la enfermedad

 

Para el tratamiento se debe ingresar al paciente en una unidad de cuidados intensivos donde será sometido a respiración mecánica todo el tiempo que sea necesario.

 

La administración de antitoxinas polivalentes en forma inmediata y luego dos frascos dos horas mas tarde y dos más; cuatro horas después, nos permiten obtener resultados alentadores. Medicamentos complementarios como el uso de la Guanidina 50 mg., por kilogramo de peso es útil; así como el uso de Catárticos en caso de íleo paralítico, exceptuando el Sulfato de Magnesio y los Citratos.

 

 

411. b. INTOXICACIÓN POR BACILO CEREUS

 

Es una intoxicación que produce un cuadro diarreico poco importante que suele durar un solo día. Este bacilo produce básicamente dos toxinas. Una, al igual que la de la Escherichia Coli, provoca transtornos intestinales caracterizados por dolor abdominal tipo cólico o retortijón que se acompañan de eliminación de heces fétidas en moderada cantidad. La otra toxina es parecida a la elaborada por el Estafilococo en cuyo caso son frecuentes las náuseas que llegan al vómito y malestar general con sudoraciones profusas. Sin embargo son cuadros pasajeros que se autolimitan.

 

Cuando el Bacilo Cereus provoca una intoxicación alimentaria, en las que se encuentran las dos toxinas, el cuadro clínico es mas agudo. Se pueden presentar náuseas, vómitos, diarreas de moderada cantidad, malestar general y sudoraciones que no duran mucho tiempo. Estos trastornos se superan con cuidados generales y medidas que evitan la deshidratación.

El diagnóstico se basa en la identificación directa del bacilo en los alimentos que creemos han sido la causa de la contaminación. Si el bacilo resistió la ebullición puede haber varios miembros de la familia que se contaminaron, sin embargo la intoxicación no suele ser grave.

 

El tratamiento se encamina a mantener al paciente en reposo intestinal, recuperar los líquidos perdidos para luego continuar con la ingesta de alimentos blandos y frutas frescas de fácil digestió . No es necesario el uso de antibióticos que mas bien pueden alterar la flora intestinal normal.

 

 

411. c. INTOXICACIÓN POR ESTAFILOCOCO AUREUS

 

Es una de las intoxicaciones mas comunes. La ingesta del Estafilococo Aureus provoca en pocas horas la aparición de náuseas que llegan al vómito y deposiciones diarreicas con dolor abdominal tipo cólico o retortijón de intensidad variable.

 

Este tipo de estafilococos pueden alojarse en la leche, yogurt, carnes, embutidos y productos de pastelería. Por ello es frecuente que se afecten varias personas tras ingerir el alimento contaminado. La toxina que origina este estafilococo produce una inflamación a nivel de la mucosa intestinal que genera más moco y por tanto el tránsito intestinal se ve acelerado. Sus toxinas no afectan el sistema nervioso ni las transmisiones neuro musculares. No obstante se han descrito alteraciones nerviosas menores, temblores, debilidad muscular y decaimiento.

 

El cultivo de los alimentos sospechosos confirma el diagnóstico. El tratamiento es sencillo, bastará con reponer los líquidos, mantener al paciente en reposo intestinal mientras dure el cuadro agudo y tratar de manera sintomática las complicaciones menores que se vayan presentando para conseguir superar la crisis.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com