ÍNDICE

 

413. CUALES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE LA SALMONELLOSIS

 

Se trata de una enfermedad bacteriana que cursa con períodos en los cuales existen diarreas mas o menos graves, que alternan con estreñimiento e incluso con deposiciones normales. Usualmente se presentan en forma de epidemias o de afectación a varios miembros de una misma familia que ingirieron alimentos contaminados.

Las complicaciones de la enfermedad son diversas, su forma de presentación según el bacilo que la causa tiene diferencias. Básicamente nos referimos a la Fiebre Tifoidea y las Fiebres Paratíficas.

 

 

413.a. FIEBRE TIFOIDEA

 

La Salmonella Typhi, produce una infección muy común en regiones y áreas donde las condiciones de salubridad no son adecuadas El contagio se realiza por la diseminación del bacilo que ha sido eliminado por las heces; contamina aguas no tratadas que luego sirven de riego para productos como verduras y hortalizas de consumo humano. En ocaciones las aguas contaminadas son directamente ingeridas por las personas. En el transporte de estos microorganismos son importantes las moscas comunes que asentándose en desechos orgánicos eliminados en sitios incorrectos, transportan en sus patas a las bacterias hacia los alimentos o aguas de consumo humano.

 

Cuando estos microorganismos ingresan en el paciente se alojan en la mucosa del intestino delgado y producen micro perforaciones que alcanzan el torrente circulatorio. De esta forma se inicia la enfermedad aunque en esta etapa no existan síntomas que llamen la atención del paciente. Más tarde el organismo trata de defenderse y el sistema retículoendotelial atrapa a los gérmenes que sin embargo se siguen reproduciendo. La bacteremia da lugar a síntomas y signos como: cefaleas, ascenso térmico, malestar general, falta de apetito, escalofríos, náuseas, vómitos y diarreas que alternan con períodos de estreñimiento. Dependerá del número de bacilos para que la enfermedad se inicie y sea más o menos grave. En este proceso tiene gran importancia el estado nutricional e inmunológico del paciente.

 

Desde que se produce el contagio hasta que aparecen los primeros síntomas puede pasar una semana, a dos o tres meses. Si el paciente proviene de una zona donde la infraestructura sanitaria no es adecuada y dos meses más tarde se presentan este tipo de síntomas, es necesario que el profesional de la salud se encuentre familiarizado con la sintomatología y pueda "sospechar" la enfermedad y "orientar" el diagnóstico y tratamiento.

 

En esta enfermedad existen algunos signos clínicos importantes. Si bien la temperatura se encuentra aumentada, el pulso se encuentra normal, la fiebre que al comienzo se eleva, luego se mantiene y termina cediendo o bajando. El hígado y el bazo están aumentados de tamaño y en cuadros mas graves pueden existir perforaciones del intestino delgado que requieren intervención quirúrgica de urgencia.

 

Las lesiones que pueden existir a nivel hepático, meninges, riñones, huesos y hasta en el pericardio, son actualmente muy raras. Lo que se observa con mas frecuencia son cuadros de hemorragia digestiva poco importantes que se asocian con lesiones de las Placas de Peyer del intestino delgado.

 

La vacuna contra la Salmonellosis tan usada en épocas de epidemias, brinda una protección poco importante y de ninguna manera proporciona inmunidad absoluta Las diferentes cepas del germen son uno de los limites para que la vacuna no sea efectiva. Los exámenes de laboratorio que se deben realizar ante la sospecha de una fiebre tifoidea son:

 

1.- Analítica sanguínea o hiometría hemática completa, que en los primeros estadios de la enfermedad mostrará una disminución de glóbulos blancos. Sus niveles se elevan cuando existan complicaciones como: hemorragias digestivas o perforaciones intestinales.

 

2.- Los cultivos positivos de la Salmonella Typhi, es la mejor comprobación que la enfermedad se encuentra presente. En un primer período se puede cultivar en sangre y más tarde en casos especiales, en heces, orina o médula ósea. Se dice y con razón que cuando los cultivos de sangre se hacen paulatinamente negativos, los cultivos de heces y orina se hacen cada vez más positivos. Esto tiene importancia práctica puesto que hasta un mes después de que el individuo se encuentre asintomático y aparentemente curado, puede seguir siendo fuente de contagio para otras personas y por lo tanto debe permanecer en aislamiento digestivo hasta que todos los cultivos se negativicen.

 

3.- La inmunofluorescencia indirecta, es una prueba altamente fiable. Las reacciones de aglutinación o pruebas de Vidal son muy usadas y determinan titulaciones del antígeno somático (0) y flagelar (H) presente en estos micro organismos. Deben interpretarse correctamente; titulaciones de 1/160 o más del antígeno (0) acompañado de titulaciones también altas de antígeno (H) y sobre todo la presencia de un cuadro clínico característico, son altamente sugestivas de que la enfermedad esta presente.

 

El tratamiento ideal continúa siendo el cloranfenicol a dosis de dos a tres gramos diarios en pacientes adultos y por un tiempo entre dos a tres semanas. La alternativa es la ampicilina a 50 mg. por Kg. de peso y por día durante cuatro semanas, debiéndo combinarse con sulfamidas durante las dos primeras semanas.

 

 

413. b. FIEBRE PARATÍFICA

 

Las fiebres paratíficas son menos graves y son producidas por tres serotipos de Salmonella.

 

1.- Salmonella Paratyphi A

2.- Salmonella Shottmueller o Paratyphi B

3.- Salmonella Hirschfeldil o Paratyphi C

 

Es una enfermedad que se presenta en forma endémica en lugares donde no existe una buena infraestructura sanitaria, no son tratadas las aguas servidas y e] agua para consumo humano es incorrectamente potabilizada.

 

Desde que la persona se infecta con el microorganismo hasta que se inicien los primeros síntomas, pueden pasar de dos a catorce días. Durante todo este tiempo el germen ha sido capaz de sobrevivir, crecer, multiplicarse y causar daño orgánico que se traduce en enfermedad.

 

El proceso patológico al igual que en la tifoidea, se hace por la ingesta de cualquiera de las tres cepas mencionadas. Estas, al ser ingeridas penetran en la mucosa del intestino delgado y alcanzan los micro vasos y la circulación general. Cuando la infección se ha producido, la sintomatología se caracteriza por malestar general, fiebre, náuseas que llegan al vómito y diarreas con presencia de sangre que pueden alternar con períodos de estreñimiento. Son frecuentes las cefaleas pulsatiles, dolores articulares en miembros inferiores y signos parecidos a los de la meningitis, osteomielitis, pericarditis y artritis.

 

Los cuadros clínicos producidos por Salmonellas de los tipos A-B-C, son en general menos graves que los que produce la Salmonella Typhi. En las fiebres paratíficas no suelen existir hemorragias y las perforaciones intestinales son raras.

 

Los exámenes de laboratorio se inician con la biometría hemática que reportará un número normal o inferior de glóbulos blancos, a pesar de la fiebre y el proceso infeccioso existente. La comprobación se realiza mediante cultivos que además tienen importancia epidemiológica. El tipo A es generalmente de comienzo menos brusco y los tipo B-C son de presentación violenta como si se tratase de intoxicaciones causadas por Clostridiums.

 

El tratamiento se efectúa en base a la administración de cloranfenicol, se tiene como opción terapéutica la combinación de ampicilinas y sulfamidas que generalmente consiguen un rápido alivio de la sintomatología. El paciente aparentemente curado continúa siendo fuente de contagio durante algunos días más. El aislamiento digestivo se debe cumplir al menos por un mes.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com