ÍNDICE

 

410. CUALES SON LAS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LAS DIARREAS POR CÓLERA..?

 

El cólera es una enfermedad infecciosa causada por un microorganismo gram negativo llamado vibrion cholerae que tiene forma de coma. La región flagelar lo hace muy móvil. El cuerpo posee un antígeno somático (0) y otro en la región flagelar (H). Se ha mencionado otro antígeno (01) con mayores características de toxicidad A las formas menos graves que no causan enfermedad se las conoce como (no-01). Se encuentra en ciertas regiones con carácter endémico y en otras se presenta en forma de epidemias. En ambos casos se trata de una entidad aguda y grave.

 

Al igual que en la amebiasis el bacilo puede infectar el agua y de esta manera afectar a grandes grupos poblacionales. Los vibriones que producen el antígeno (01) pueden ser clásicos o tor y cada uno de ellos puede ser de la clase Inaba, Hikojima, y Ogawa. Esta clasificación tienen importancia en epidemias o pandemias y sirven para diferenciar las cepas responsable de la patología y así poder combatirlas sin que se produzcan resistencias cruzadas.

 

Desde que una persona se infecta con alimentos, generalmente pescados o frutos de mar mal cocidos o más aún, ingeridos crudos y que contengan el vibrion cholerae, hasta que se presentan los primeros síntomas pueden pasar de cuatro horas a siete días. La sintomatología puede presentarse en forma brusca o bien de forma paulatina. Frecuentemente comienza con un dolor abdominal leve de tipo cólico, en ocasiones con retortijones, aumento del peristaltismo y ruidos intestinales acompañados de deposiciones líquidas abundantes que no se asocian con pujo ni tenesmo rectal y fiebre que no siempre se manifiesta en los primeros estadíos.

 

El cuadro clínico del cólera puede ser variable. Cuando es de comienzo rápido pueden presentarse náuseas, vómitos, dolor abdominal intenso y eliminación de heces líquidas de color blanquecino-grisáceo (como suero de arroz) que causan gran pérdida de líquidos y electrolitos. El paciente se encuentra sediento, decaido, hipoglicémico y presenta calambres musculares; en estadíos más avanzados encontramos además taquicardias, arritmias, acidosis metabólica, insuficiencia renal, hipotensión arterial, shock y hasta la muerte si el paciente no es oportuna y correctamente tratado.

 

El diagnóstico sea clínico o confirmado por el laboratorio, debe realizarse lo más pronto a fin de iniciar de inmediato el tratamiento y aislar al paciente para que no contamine a otras personas. En el laboratorio y en campo obscuro la muestra de las heces es observada directamente al microscopio. Generalmente se identifica al bacilo y esto puede ser suficiente como diagnóstico. Se deben realizar cultivos y también estudios inmunológicos (biaba, Hikojima, Ogawa) que utilizan anticuerpos específicos para cada uno de ellos. Estas pruebas, más otras serológicas de titulación de anticuerpos que se elevan de forma manifiesta a dos semanas de haber comenzado el proceso, son válidos como argumentos epidemiológicos. Las titulaciones altas de anticuerpos se mantienen aproximadamente dos meses. Tienen valor retrospectivo y sirven para estudiar epidemias o pandemias y vigilar las que pueden producirse y presentarse.

 

El tratamiento debe ser inmediato. Hay que reponer rápidamente agua y electrolitos, administrar antibióticos de amplio espectro como la tetraciclina, doxicilina, furasolidina, eritromicina, cloranfenicol o sulfamidas, todos ellos activos frente al vibrion cholerae.

El cólera se mantiene con carácter endémico en algunas regiones del mundo y en otras se presentan en forma de epidemias. En el primer caso las personas que habitan en esas áreas desarrollan cierta resistencia al bacilo, en especial cuando han superado un primer ataque del vibrion cholerae. Algunos pacientes mantienen al bacilo dentro de su vesícula biliar y se constituyen en peligrosos portadores y transmisores de la enfermedad.

 

La prevención es fundamental. Actualmente no existe ninguna vacuna que produzca inmunidad para este tipo de bacterias. El tratamiento inmediato, el aislamiento del enfermo y la correcta eliminación de excretas salvará la vida de muchas persona y evitará epidemias, que se convierten en pandemias cuando grandes grupos poblacionales enferman.

 

Dirección: Hospital Clínica Kennedy Alborada. Calle Crotos y Av. Rodolfo Baquerizo. Torre Norte. Oficina # 210. 

Teléfono: (593-4) 223 9371  Celular: 099 774 261 (Movistar) / 094 012 161 (Porta)

Guayaquil - Ecuador

  Copyright © Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción parcial o total si autorización.

Diseño y marketing por www.medicosecuador.com