El corazón del feto

 

Generalidades

Anomalías del sistema cardiovascular se presentan con una incidencia del 1% en nacidos vivos (8,9) y suelen encontrarse entre un rango del 2 al 9% en mortinatos sometidos a estudios de autopsia.

En la génesis de los defectos cardiacos (10) interactúan probablemente varios factores para producirlos, unos, de origen genético y otros ambientales.

Recientes avances en biología molecular señalan que el inicio de la duración de la expresión del gene que tiene que ver con la transcripción y desarrollo del corazón nos van a facilitar a una mejor comprensión de los factores del proceso normal ó anormal del desarrollo del corazón (11).

Debemos como obstetras recordar y tener presente los factores que incrementan el riesgo de defectos cardiacos (12,13,14); por lo tanto nos preguntamos:

 

A qué grupo de gestantes debemos evaluar con

mayor acuciosidad el corazón fetal?

A todas aquellas gestantes que presentan antecedentes previos de enfermedades cardiacas (15) o contactos con agentes farmacológicos o infecciosos que pueden afectar el desarrollo normal del corazón, especialmente, en el período crítico de formación del corazón que está entre la tercera a sexta semena después de la concepción.

Y así tenemos:

Hijo previo con defecto cardiaco: posibilidad de 2-5%.

Dos hijos previos con defectos cardiacos: posibilidad del 10%.

Progenitor (madre) con defecto cardiaco: posibilidad del 5 al 17%.

Progenitor (padre) con defecto cardiaco: posibilidad del 9%.

Gestante con enfermedad del tejido conectivo: bloqueo cardiaco fetal.

Gestante diabética (16).

Fenilcetonuria

Gestante con rubéola

Teratógenos: hidantoínas, carbamazepina, ácido valproico, trimetadiona, ácido isoretinoico, alcohol y litio.

En todos aquellos casos en los que realizando un estudio ecográfico a la gestante nos encontramos:

Feto con hidropesía fetal no autoinmune.

Arritmia cardiaca fetal.

Anomalías extracardiacas: onfalocele, hernia diafragmática.

Polihidramnios

Retardo del crecimiento intrauterino. (17,18,19).

Es necesario tener presente que la mayoría de las veces los defectos cardiacos congénitos son espontáneos sin la presencia de factores de riesgo citados, por lo tanto, todo feto requerirá una evaluación de su corazón, (20,21,22).

 

A qué edad gestacional  observamos con más

facilidad al corazón fetal?

El corazón fetal es observado con claridad y facilidad ya a partir de las 18 semanas de gestación. Hay varias publicaciones en la literatura de hallazgo de anomalías cardiacas diagnosticadas antes de las 18 semanas con el uso del transductor endovaginal pero en la práctica diaria es aconsejable hacer el estudio ya a partir de las 18 semanas de gestación (23) Fotos No. 4, 5, 6, 7, 8 y 9.

    

Foto 4. Tórax fetal con dorso posterior en un corte trnsversal. Observa las cuatro cavidades del corazón fetal.

 

    

Foto 5. Tórax fetal dorso posterior derecho (corte trnsversal) con la utilización del flujo a color se hace notorio el flujo sanguíneo de las cuatro cavidades cardíacas.

 

    

Foto 6. Tórax de un feto de 18 semanas de gestación, dorso izquierdo en el que apreciamos con rigidez las cuatro cavidades y el septum interventricular.

 

    

Foto 7. Tórax de un feto de 18 semanas de dorso posterior derecho en el que visualizamos las cuatro cámaras del corazón y las válvulas auriculoventriculares cerradas.

 

    

Foto 8. Tórax de un feto de 19 semanas. Observa las cuatro cavidades y la comunicación entre las aurículas (agujero oval). Feto dorso derecho.
 

    

Foto 9. Corte y transversal de un tórax fetal de dorso izquierdo, se visualizan las cuatro cámaras, el agujero oval y las válvulas auriculoventriculares abiertas.

 

 

Técnica a utilizar, referencias anatómicas y  cortes sonográficos que

nos ayudan en una buena  orientación de la evaluación

del corazón fetal.

 

Es importante al estar realizando el estudio ecográfico conocer la situación, posición y presentación del feto, para con ello se nos facilite la ubicación de la columna vertebral del feto y por lo tanto la proyección del corazón. Figura No. 9 y 10.

Figura 9. Proyección del área cardiaca de fetos de situación longitudinal dorso derecho e izquierdo y de presentación cefálica.

 

Figura 10. Proyección del área cardiaca en fetos de situación longitudinal de dorso derecho e izquierdo y de presentación podalica.

El corte sonográfico más utilizado es el transversal del tórax fetal (24,25,26,27) donde se observa la proyección tetracameral del corazón (28,28) y con ello podemos reconocer con precisión su anatomía. Fotos No. 10, 11, 12, 13.

    

Foto 10. Tórax de dorso posterior derecho. Reconocemos con facilidad la proyección tetracameral. Septum interventricular, agujero oval, aorta torácica y el cuerpo vertebral.

 

    

Foto 11. Corte trnsversal de un tórax fetal de dorso a la derecha y de presentación podalica. Observa la aorta torácica a la izquierda de cuerpo vertebral. Se define claramente la proyección tetracameral.

 

    

Foto 12. Corazón fetal en un feto de dorso posterior izquierda que con la ayuda del flujo a color nos permite observar la proyección tetracameral, la integridad del septum interventricular y la comunicación interauricular a través del agujero oval.
 

    

Foto 13. Feto de dorso posterior derecho y presentación cefálico en la que visualizamos con nitidez la proyección tetracameral.

Un corte a lo largo del eje longitudinal del cuerpo fetal tanto a la derecha como a la izquierda nos permitirá reconocer la entrada y salida de los grandes vasos (30) cava y aorta. Foto No. 14, 15.

Foto 14 y 15. Salida y entrada de los grandes vasos. Corte a lo largo del eje longitudinal del feto.

 

Cuando describamos sobre cada uno de los elementos anatómicos del sistema cardiovascular  daremos explicaciones adicionales sobre el corte utilizado para facilitar su comprensión.

Una vez visualizado el corazón fetal, a la izquierda del tórax, colocamos el transductor por debajo del diafragma del feto y visualizamos el estómago del mismo lado que hemos ubicado al corazón y además encontramos la aorta y vena cava inferior a la izquierda y derecha del cuerpo vertebral respectivamente. Fotos No. 16,17.

Foto 16 y 17. Observe el corazón fetal proyectado a la izquierda. Al realizar corte transversal por debajo del diafragma visualizamos el estómago del lado izquierdo.

 

 

Qué factores nos dificultan una buena observación

del corazón fetal?

 

Indudablemente no en todos los estudios ecográficos que realizamos para la evaluación de la anatomía fetal logramos obtener una definida y clara visualización de la anatomía cardiaca por cuanto existen factores que dificultan una buena observación, como son:

Presencia de un oligohidramnios marcado. Foto No. 18

Posición fetal de dorso anterior. Foto No. 19

Gestante obesa. Foto No. 20

Edad gestacional por debajo del ideal. Foto No. 21

Edad gestacional avanzada en que sus estructuras óseas (costillas) se encuentran calcificadas e impiden una clara visualización. Foto No. 22

Mala resolución del equipo utilizado.

Poca habilidad del operador.

Foto 18. Tórax fetal de dorso izquierdo con marcado oligohidramnios lo que nos dificulta la visualización del área cardiaca. Es evidente que el líquido amniótico actúa como una ventana acústica. En algunas ocasiones es necesario realizar amnioinfusión para reconocer anomalías en el feto.

 

    

Foto 19. Feto de dorso anterior en la que la sombra acústica que se proyecta del cuerpo vertebral no permite una correcta visualización del corazón fetal.
 

    

Foto 20. Gestante obesa con feto de 18 semanas en la que dificulta la visualización del área cárdica.
 

    

Foto 21. Feto del 14 semanas de gestación en la que no es posible visualizar con nitidez el área cardiaca.
 

    

Foto 22. Corte transversal del tórax fetal, en el que se observan con nitidez sombras acústicas que se proyectan de las costillas por encontrarse calcificadas.

 

Autor: Roberto Cassís Martínez

E-mail: cassisma@porta.net   Página web: www.drrobertocassis.com

Guayaquil - Ecuador