INTRODUCCIÓN

 

 

Cuando en el año 1975 me inicié junto al grupo perinatológico de la Universidad Libre de Berlín en la técnica de la ultrasonografía, dirigido por un pionero de la medicina perinatal Prof. Erich Saling, nunca imaginé el gran desarrollo que alcanzaría en la actualidad en el reconocimiento de la anatomía fetal.

 

En el año 1979, junto con el amigo, colega y Prof. Dr. Medardo Blum Narváez y con el apoyo de los directivos del Hospital Clínica Kennedy inauguramos la Unidad de Diagnóstico Prenatal con el único propósito de ofrecer un apoyo diagnóstico a los que practicamos la especialidad de gineco obstetricia.

 

En este recorrido de cerca de 20 años hemos adquirido experiencia en el manejo de la técnica y sin egoísmo la hemos trasmitido a los jóvenes colegas interesados en la especialidad, ya sea en nuestra Unidad o en los múltiples congresos o cursos talleres que se han dictado en varias regiones de mi país.

 

Además hemos participado en varios congresos internacionales y mundiales en donde hemos hecho conocer nuestras estadísticas en hallazgos de malformaciones fetales.

 

Desde hace algunos años he sido motivado por muchos colegas para escribir un libro de esta técnica, aplicada al reconocimiento de la anatomía fetal y con esfuerzo he tratado de hacerlo.

 

El propósito fundamental de ésta obra es para facilitar a los jóvenes colegas que se inician con esta técnica, reconocer la estructura cardiaca fetal y, para los que tienen experiencia como consulta.

 

No debemos olvidar al propulsor de este técnica que en el año 1958 asombró a la clase médica con las primeras imágenes del feto en el claustro materno, me refiero al Prof. Ian Donald de Glasgow, Escocia, al que tuve el privilegio de conocerle y siempre su imagen se recordará al utilizar esta técnica.

 

No es nuestro interés de que los obstetras se conviertan en cardiólogos perinatales, sino por el contrario, dado a que los obstetras en todos los rincones de mi país utilizan esta técnica para evaluar al feto, debemos tener los conocimientos básicos para reconocer lo normal de lo anormal, y así, tener la oportunidad de que los padres reciban todo el apoyo e información del especialista correspondiente a la anomalía diagnosticada.

 

Agradezco al Prof. Dr. Gian Carlo Di Renzo, colega de prestigio mundial, Jefe del Departamento de medicina perinatal de la Universidad de Perugia (Italia), secretario general de la Sociedad Europea de Medicina Perinatal y editor jefe de la revista Perinatal and Neonatal Medicine que se edita en Inglaterra, por su significativo prólogo a la obra.

                                                          

 

Roberto Cassís Martínez  

 

 

Autor: Dr. Roberto Cassís Martínez

E-mail: cassisma@porta.net   Página web: www.drrobertocassis.com

Guayaquil - Ecuador