medicos barra
 

MEDICOS ECUADOR - PORTAL DE SALUD ECUATORIANODOCTORES MEDICOS ECUADOR

 

Publicidad

 

BUSCADOR Médico ( médicos, artículos, consultas, noticias)

 

Publicidad

 
 

Artículos para médicos y pacientes

Prevalencia y Tendencia de Trastornos Mentales en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía

Dra. Araceli Trejo-Contreras1, Dra. Leora Velásquez-Pérez1

Publicidad

Resumen
Un trastorno mental es el resultado de un desequilibrio entre los aspectos biológicos y sociales que reflejan una alteración de las funciones cerebrales, lo cual interviene en la vida y productividad del individuo. En el presente estudio se estimó la prevalencia y tendencia de los trastornos mentales en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía de la ciudad de México. Se realizó un estudio transversal. La información se obtuvo de los expedientes clínicos de pacientes con internamiento de primera vez cuyo diagnóstico de egreso fue un trastorno mental, de acuerdo a la CIE-10, durante 1995 al 2004 y se identificaron diferentes variables epidemiológicas.

 

Se obtuvo un total de 1483 casos. El 56% fueron mujeres, predominó el grupo de 20-29 años de edad. En primer lugar se encontró la Esquizofrenia (22%), seguida del Episodio Depresivo (16.5%) y el Trastorno Afectivo Bipolar (8.6%). La prevalencia fue mayor durante el primer año (1995). En general se observó una tendencia al decremento de los trastornos mentales, sin embargo, no fue estadísticamente significativa.

 

Estudios previos han reportado que el número de enfermos con padecimientos neuropsiquiátricos, a nivel mundial, se incrementará considerablemente en los próximos años; además, tomando en consideración que la mayoría de estos pacientes recurren, en un inicio, a la medicina general o alternativa, es primordial que se detecten y canalicen oportunamente estos padecimientos a instituciones especializadas para su atención.

 

Palabras clave: Trastornos mentales, Prevalencia, Epidemiología, Tendencia.


Abstract
A mental disorder is the result of an imbalance between biological and social aspects that reflect an alteration of cerebral functions which intervene in the life and productiveness of each individual. In this study the prevalence and trend of mental disorders were estimated in the National Institute of Neurology and Neurosurgery in Mexico City. This was a transversal study. The information was obtained during 1995 to 2004 of clinical records of patients admitted by first time in the Institute with diagnosis of mental disorder according to ICD-10, and different epidemiological variables were identified.

 

One thousand four hundred eighty three cases were identified. 56% were woman. The more frequent group of age was 20-29 years. In first place was Schizophrenia (22%), followed by Depressive Episode (16.5%) and in third place Bipolar Affective Disorder (8.6%). The prevalence was higher in 1995. In general, a tendency to decrease of mental disorders was observed, although it was not statistically significant.

 

Previous reports affirm that the number or patients with neuropsychiatric disorders will increase around the world in next years. Because most patients are assisted in the beginning by general or alternative medicine, it is essential for cases to be promptly identified and be addressed to specialized institutions for their attention.

 

Key words: Mental disorders, Prevalence, Epidemiology, Trend.

 

 

 

Rev. Ecuat. Neurol. Vol. 15, No 2-3, 2007

 

________________________________________________________________________________

 

 

Introducción
Los trastornos mentales son clínicamente un síndrome conductual o psicológico que ocurre en un individuo y se asocian con el dolor o riesgo aumentado, de manera significativa, de sufrir la muerte, dolor, invalidez o una pérdida importante de libertad.1 Es el resultado de un desequilibrio entre los aspectos biológicos y sociales que reflejan una alteración de las funciones cerebrales, como la atención, memoria, pensamiento, estado de ánimo, sensopercepción, aprendizaje y conducta, los cuales intervienen en la vida y productividad del individuo.2 Tienen una edad temprana de aparición, con medianas estimadas de 15 años para los trastornos de ansiedad, 26 años para los trastornos del estado de ánimo y 21 años para los relacionados con el uso de sustancias3; sin embargo, están presentes en todas las etapas de la vida de hombres y mujeres, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.4

 

Se ha reportado que los trastornos mentales constituyen uno de los mayores problemas de salud en todo el mundo. En 1998 los trastornos mentales constituyeron el 11.5% de la morbilidad mundial,4 en el continente americano se estima que 400 millones de personas sufren actualmente trastornos psiquiátricos, lo que equivale al 28% del total de las discapacidades5; en México, se estima una prevalencia del 20% al 25%.3, 6, 7

 

Respecto al conocimiento de las funciones del sistema nervioso central y de sus estructuras, se tienen progresos, pero hasta el momento no existe ningún marcador objetivo del trastorno mental.8

 

La frecuencia y los tipos de trastornos mentales pueden variar de un país a otro, así como en los distintos grupos de edad. Es difícil hacer comparaciones de las prevalencias de estos padecimientos por los diferentes instrumentos de evaluación; sin embargo, algunos sistemas de clasificación diagnósticos como la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)9 y el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-IV),10 e instrumentos como la Entrevista Internacional Diagnóstica Compuesta (CIDI),11 han hecho posible congregar estimaciones de la prevalencia nacional en diferentes países.12

 

Las ideas sobre las causas de los trastornos mentales variaron notablemente en los últimos 100 años y ha predominado la idea de que las exposiciones al ambiente influyen en el individuo para que estos trastornos se presenten, por ejemplo, la edad, raza, género, pérdida materna, estilo paternal, eventos de vida adversos, desempleo, migración y experiencias extremas.12

 

Un avance significativo sobre la influencia de los factores genéticos para la presencia de trastornos mentales han sido los estudios epidemiológicos de Kendler y colaboradores,13-15 quienes estudiaron una serie grande de gemelos adultos, donde mostraron cómo los factores genéticos actúan recíprocamente con las exposiciones medioambientales; es decir, la herencia no es un factor causal, sino que también existe un control genético de exposición al ambiente en el que participan varios genes y cada uno tiene un efecto pequeño, y la sensibilidad del individuo dependerá del estrés del medio ambiente. Por otra parte, se contempla que el proyecto del genoma humano permitirá identificar polimorfismos genéticos con vulnerabilidad o resistencia a los trastornos mentales.12

 

Actualmente en nuestro país existen trastornos neuropsiquiátricos que ocupan el quinto lugar como índice de muerte y discapacidad; dentro de los diez principales figuran las enfermedades neuropsiquiátricas, como la esquizofrenia, depresión, obsesión, compulsión y alcoholismo. Además, se ha reportado que el índice de enfermos con padecimientos neuropsiquiátricos se incrementará debido a aspectos como la pobreza, violencia, consumo de drogas y el envejecimiento de la población, entre otros.6

 

En México se cuenta con estimaciones sobre la prevalencia de trastornos mentales, tanto en población general como en pacientes hospitalizados, incluso oncológicos; sin embargo, no hay estudios de pacientes que acudan a una institución neurológica por presentar un posible padecimiento neurológico y cuyo diagnóstico definitivo sea un trastorno mental. En el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN), la mayoría de los padecimientos que se atienden son neurológicos, sin embargo, cuenta con una unidad de Psiquiatría. Por tal motivo el presente estudio tuvo como objetivo estimar la prevalencia y tendencia de los principales trastornos mentales que se atienden en esta institución, durante un período de diez años.

 

Tabla 1: Características demográficas de los pacientes con
trastornos mentales atendidos en el INNN durante 1995-2004.

*Salario mínimo mensual vigente al año de ingreso al INNN.

 

 

Tabla 2: Frecuencia de los 10 principales trastornos mentales
en ambos géneros durante el período de 1995-2004.

 

 

Materiales y métodos de estudio
Se realizó un estudio transversal. Se recolectó información de las hojas de egreso hospitalario, de los expedientes clínicos de pacientes con internamiento de primera vez con algún diagnóstico de egreso de trastorno mental durante 1995 al 2004, las cuales fueron llenadas por médicos residentes bajo la supervisión y firma de aceptación del médico psiquiatra adscrito y del subdirector del área. Los diagnósticos se clasificaron de acuerdo a la CIE-10 y se realizaron por médicos adscritos y residentes de la especialidad de Psiquiatría, quienes se apoyaron, además de la clínica, en los criterios del DSM- V.

 

Se obtuvieron frecuencias de las diferentes variables epidemiológicas, como género, edad, estado civil, escolaridad, nivel socioeconómico y lugar de residencia.

 

Se analizó el comportamiento y la tendencia de presentación de los trastornos mentales con el empleo del paquete estadístico SPSS versión 10.0.

 

Para el cálculo de la prevalencia se empleó como denominador el total de egresos atendidos en el instituto para cada año durante el período de estudio.

 

La tendencia de presentación durante el período de estudio se calculó con el coeficiente de correlación de Spearman, se consideró como estadísticamente significativo todo valor con una p<0.05.

 

 

Resultados
Se obtuvo un total de 1483 casos de pacientes con trastornos mentales. El 56% fueron del género femenino el grupo de edad que predominó fue de 20 a 29 años, la distribución de las variables demográficas se observa en la tabla 1. Respecto al tiempo transcurrido para recibir atención, más del 50% acudió a recibir atención médica antes de los 2 años de haber iniciado con su padecimiento, el 24% acudió entre los 2 y 5 años y el resto (21%) acudió después de 5 años. La mediana fue de 18 meses, con una moda de 12 y un rango de 1 mes y 19 años.

 

Dentro de los diez principales trastornos psiquiátricos se encontró en primer lugar la esquizofrenia: 325 (22%), seguido del episodio depresivo: 246 (16.5%) y en tercer sitio el trastorno afectivo bipolar (TAB): 128 (8.6%). El resto de los padecimientos se puede observar en la tabla 2.

 

Al analizar la presentación por género, se observó que en las mujeres el primer lugar lo ocupó el episodio depresivo, mientras que en los hombres en primer lugar destacó la esquizofrenia. En segundo lugar, en el género femenino, se encontró la esquizofrenia y en el masculino el episodio depresivo. En ambos géneros el TAB ocupó el tercer sitio (tabla 3).

 

La prevalencia general de trastornos mentales fue mayor en el año 1995 (1%). Durante el período de 10 años se observó una tendencia a la disminución de los trastornos mentales en ambos géneros, sin embargo, no fue estadísticamente significativa (tabla 4).

 

Al analizar la frecuencia de presentación por mes durante el período de 1995-2004 de los cinco principales trastornos mentales, se observó que la esquizofrenia se presentó con mayor frecuencia en el mes de julio, el episodio depresivo en diciembre y el TAB en marzo; los trastornos específicos de la personalidad y los trastornos mentales por lesión y disfunción cerebral se observan en la tabla 5.

 

 

Conclusiones
La mayoría de los pacientes en este estudio fueron del género femenino. Estos resultados son semejantes a los reportados en un estudio realizado en Cuba, en pacientes atendidos en un centro de salud, donde la prevalencia de trastornos mentales fue mayor en este género16; asimismo es comparable con el estudio realizado por Samuels y colaboradores2 en Estados Unidos, donde se observó que más de la mitad de sujetos con trastornos de la personalidad eran mujeres.

 

Tabla 3: 10 principales trastornos mentales atendidos en
el INNN por género durante 1995-2004.

 

Con respecto a la edad, la mayoría fueron adultos jóvenes entre 20 y 29 años, edades consideradas con mayor riesgo de sufrir los trastornos mentales en la edad adulta.17 La escolaridad de los sujetos, en su mayoría, fue de nivel medio y medio superior. Este hecho podría estar relacionado con el nivel socioeconómico, ya que el ingreso mensual en la mayoría de los pacientes era bajo, es decir, de menos de uno a dos salarios mínimos mensuales ($1404.00 - $2808.00), lo que representa al grupo menos favorecido desde el punto de vista económico. El salario mínimo representa el ingreso que debería de garantizar un nivel de vida digno a un trabajador y su familia, sin embargo, en nuestro país desde los años 80 se ha observado un deterioro salarial.18 Se ha reportado que la pobreza repercute directamente en la salud mental del individuo, debido a que las personas pobres están expuestas, en mayor grado, a adversidades ambientales que producen altos niveles de estrés y de angustia psicológica,19 por lo que se considera que este grupo tiene mayor probabilidad de sufrir cualquiera de esas enfermedades, así como por tener menor accesibilidad a recibir atención médica.20

 

Estudios realizados en mujeres de edad media han mostrado que el nivel socioeconómico bajo se relaciona con síntomas depresivos.21 Uno de los aspectos que repercuten sobre la pobreza es la baja escolaridad y el desempleo. En el año 2004 en nuestro país la tasa más alta de desempleo se registró en la ciudad de México con 5.2%,22 lo cual se ha incrementado; este aspecto es importante para el desarrollo de trastornos mentales, puesto que se ha reportado que el desempleo puede estar asociado con un estado de salud mental deficiente.23 En relación al lugar de residencia, la mayoría de los sujetos provenían del Distrito Federal y Estado de México, lo cual puede deberse a que el acceso a esta institución para los residentes en estas áreas es más factible, en comparación con la población que reside en provincia.

 

Respecto al tiempo transcurrido desde que el paciente inició con el padecimiento y acudió a recibir atención médica, se pudo observar que los pacientes no acudieron al INNN inmediatamente, ya que la mayoría acudió antes de los 2 años. Este retraso en recibir atención en una institución de tercer nivel, puede estar relacionado con que una gran proporción de personas con trastornos mentales no reciben tratamiento especializado, debido a que, con mayor frecuencia, recurren al médico general o a la medicina alternativa y sólo una minoría solicita la ayuda de un profesional de la salud mental.24, 5

 

Tabla 4: Prevalencia de trastornos mentales por género durante 1995-2004.

 

N° de Trastornos mentales
Total de egresos en el año
Prevalencia=
r*=Coeficiente de correlación de Spearman.

 

Al analizar la frecuencia de los principales trastornos mentales en ambos géneros, en los primeros lugares destacaron la esquizofrenia, el episodio depresivo y el TAB. Estos resultados difieren de los reportados en la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica (ENEP)7 en México, donde los trastornos más frecuentes fueron los de ansiedad (14.3%), seguidos por los trastornos de uso de sustancias (9.2%) y los trastornos afectivos (9.1%). Cabe señalar que estas diferencias pueden radicar en que la ENEP se realizó en la población general, y nuestro estudio fue en población que acudió a una institución de tercer nivel de atención por sospecha de un padecimiento de tipo neurológico, donde se realiza un estudio más preciso. Además, en nuestra población no se detectaron trastornos de uso de sustancias, no porque no sean frecuentes en México, sino porque los individuos con este tipo de adicciones, por lo general, acuden a centros especializados con este problema para su desintoxicación y rehabilitación.

 

Al comparar los principales padecimientos de este estudio, con la prevalencia de trastornos mentales en América Latina y el Caribe,17 podemos observar que en ambos se presentó en los primeros lugares la esquizofrenia, la cual en nuestro estudio ocupó el primer lugar y en América Latina y el Caribe tuvo una prevalencia de 1%. Por otra parte, en nuestro estudio, en segundo lugar, se encontró el episodio depresivo seguido del TAB, mientras que en América Latina y el Caribe fue la depresión mayor con una prevalencia de 4.9%; el TAB se presentó con una prevalencia menor de 0.8%.

 

Es de recalcar que, en ambos estudios, los trastornos mentales incluidos son diferentes: los estudios realizados en América Latina y el Caribe son epidemiológicos de tipo comunitario. Sin embargo, consideramos que, pese a que nuestra población sea de pacientes hospitalizados, la prevalencia de trastornos mentales puede compararse en México, así como en América Latina y el Caribe, donde la esquizofrenia, el episodio depresivo y el TAB se encuentran dentro de los diez trastornos mentales más frecuentes y que constituyen un problema de salud pública.25-28

 

No obstante, de que en la literatura se reporta que el índice de enfermos con padecimientos neuropsiquiátricos se incrementará debido a diversos factores en la sociedad, 6 en este estudio, observamos que durante el período 1995-2004, los trastornos mentales tuvieron una tendencia hacia la disminución, sin embargo, no fue estadísticamente significativa, por lo que no se puede decir que estén disminuyendo. Por otro lado, no hay que olvidar que esta es sólo una institución del país donde acuden con más frecuencia a recibir atención pacientes con enfermedades neurológicas que psiquiátricas. Sin embargo, es una cifra considerable.

 

Además de la discapacidad que causan los trastornos mentales y el impacto psicosocial y económico, tanto para los enfermos, familiares y la sociedad; cerca de una tercera parte de todas las ausencias por enfermedad en el trabajo se atribuyen a trastornos mentales comunes, los cuales influyen sobre la productividad en el medio laboral.28, 4

 

Es muy probable que los trastornos mentales vayan en aumento. Sin embargo, el registro puede estar subestimado debido a que el primer lugar de atención es la medicina general, donde estos diagnósticos no se realizan de manera adecuada y la atención es menor e insuficiente.27 La poca prioridad que se da generalmente a la salud mental se debe a la centralización de los servicios de salud mental, por la deficiente organización y financiación de los servicios, y por el estigma asociado a las enfermedades mentales que a menudo ocasiona que los enfermos no busquen tratamiento.29

 

Se calcula que a nivel mundial en 1990, 114 millones de personas sufrían un trastorno mental, mientras que en 2010 las cifras pueden aumentar a 176 millones,4 en nuestro país, los trastornos mentales ya forman parte del panorama epidemiológico de México y seguirán incrementando su presencia como causa de enfermedad, discapacidad y muerte; por lo que el manejo epidemiológico de estos problemas se hace inminente.5 A nivel mundial, con demasiada frecuencia no se reconoce la importancia real de la salud mental, a pesar de las consecuencias devastadoras de los trastornos mentales, por lo que la OMS reporta que se necesitan urgentemente nuevas estrategias e iniciativas para hacer frente a los retos actuales y mejorar la atención de los problemas mentales.4 Es primordial en nuestro país identificar los casos de pacientes con trastornos mentales y que se canalicen a instituciones especializadas para mejorar la atención, la calidad de vida de los pacientes, de sus familiares y de la sociedad.

 

 

 

Tabla 5: Tendencia de presentación de los 5 trastornos mentales más frecuentes atendidos en el INNN durante 1995-2004.

 

 

Bibliografía
1. Narrow WE, Rae DS, Robins LN, Regier DA. Revised prevalence estimates of mental disorders in the United States: using a clinical significance criterion to reconcile 2 surveys’ estimates. Arch Gen Psychiatry 2002;59:115-123.

 

2. Samuels J, Eaton WW, Bienvenu III OJ, Brown CH, Costa PT, et al. Prevalence and correlates of personality disorders in a community sample. Br J Psych 2002,180:536-542.

 

3. Consorcio Internacional de la OMS en epidemiología psiquiátrica. Comparación transnacional de la prevalencia de los trastornos mentales y los factores con ellos correlacionados. Boletín de la Organización Mundial de la Salud 2000;78:413-426.

 

4. Organización Panamericana De La Salud, Organización Mundial de la Salud. 128a Sesión del Comité Ejecutivo. Washington, D. C., junio 2001.

 

5. Berenzon S, Juárez F. Mental Health Services to poor patients with affective disorders in México City. Rev Saúde Pública 2004;39:619-626.

 

6. Frenk J, Lozano R, González MA: Economía y salud. Propuesta para el avance del sistema de salud en México. Fundación Mexicana para la Salud, México,1999.

 

7. Medina-Mora ME, Borges G, Lara MC, Benjet C, Blanco JJ, et al. Prevalencia de trastornos mentales y uso de servicios: Resultados de la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México. Salud Mental 2003;26:1-14.

 

8. Borges G, Medina-Mora ME, López-Moreno S. El papel de la epidemiología en la investigación de los trastornos mentales. Salud Pública Méx 2004;46:451-463.

 

9. World Health Organization. Mental and behavioral disorders, diagnostic criteria for research: International classification of diseases, injuries and causes of death, 10th. Revision. Ginebra, Suiza:WHO;1990.

 

10. American Psychiatric Association: Diagnostic and statistical manual of mental disorders. Fourth edition. Washington, DC. Am Psych Ass, 1994.

 

11. Robins LN, Wing J, Wittchen HU, Helzer JE, Babor TF, et al. The composite International Diagnostic Interview: an epidemiologic instrument suitable for use in conjuntion with different diagnostic systems and in different cultures. Arch Gen Psychiatry 1988;45:1069- 1077.

 

12. Henderson S. Epidemiology of Mental Disorders: The Current Agenda 2000;22:24-28.

 

13. Kendler KS, Kessler RC, Walters EE, Maclean C, Neale MC, et al. Stressful life events, genetic liability, and onset of an episode of major depression in women. Am J Psychiatry 1995;152:833-842.

 

14. Kendler KS. Genetic epidemiology in psychiatry: taking both genes and environment seriously. Arch Gen Psychiatry 1995;52:895-899.

 

15. Kendler KS. Adversity, stress and psychopatology: a psychiatric genetic perspective. Int J Methods Psychiatr Res 1995;5:163-170.

 

16. Rodríguez MO, Apolinaire PJ, Alonso AI. Prevalencia de alteraciones de la salud mental y factores de riesgo relevantes. Rev Cubana Med Gen Integr;2003,19:0-0.

 

17. Kohn R, Levav I, Caldas de Almeida JM, Vicente B, Andrade L, et al. Los trastornos mentales en América Latina y el Caribe: asunto prioritario para la salud pública. Rev Panam Salud Pública 2005;18:229-40.

 

 

19. Organización Mundial de la Salud. 54ª Asamblea Mundial de la Salud, Mesas redondas ministeriales, 2001.

 

20. Organización Mundial de la Salud: Los trastornos mentales afectan a una de cada cuatro personas, Comunicado de prensa: Informe sobre la salud en el mundo, 2001.

 

21. Bromberger JT, Harlow S, Avis N, Kravitz HM, Cordal A. Racial/Ethnic Differences in the Prevalence of Depressive Symptoms Among Middle-Aged Women: The Study of Women’s Health Across The Nation (SWAN). Am J Public Health 2004;94:1378-1385.

 

22. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Aumenta el desempleo. México 2004.

 

23. Artazcoz L, Benach J, Borrel C, Cortés I. Unemployment and Mental Health: Understanding the Interactions Among Gender, Family Roles, and Social Class. Am J Public Health 2004; 94:82-88.

 

24. Medina –Mora ME, Berenzon S, López LE, Solís L, Caballero MA, et al. El uso de los servicios de salud por los pacientes con trastornos mentales: resultados de una encuesta en una población de escasos recursos. Salud Mental 1997;20:32-38.

 

25. Agudelo D, Carretero-Dios H, Blanco PA, Pitti C, Spielberger C. Evaluación del componente afectivo de la depresión: análisis factorial del ST/DEP revisado. Salud Mental 2005;28:32-41,.

 

26. Bauer M, Pfennig A. Epidemiology of Bipolar Disorders. Epilepsia 2005;46:8S-13S.

 

27. Gater R. de Almeida B, Sousa E, Barrientos G, Caraveo J, Chandrasheka CR, et al. The pathways to the psychiatric care. a cross-cultural study. Psychol Med 1991;21:761-774.

 

28. Knapp M, Mangalore R, Simon J. The Global Costs of Schizophrenia. Schizophrenia Bulletin 2004;30:279- 293.

 

29. Garfinkel PE, Goldbloom DS. Mental Health getting beyond stigma and categories. Bulletin of the World Health Organization 2000;78:503-505.

Autor:

REVISTA ECUATORIANA DE NEUROLOGÍA

E-mail: rsv@gye.satnet.net
 
 

Visite mi página web:

www.neurologiaecuador.com

NOTA: Bajo ninguna circunstancia la información publicada en medicosecuador.com trata de reemplazar la consulta médica o los consejos dados por un especialista. La información publicada en medicosecuador.com sólo trata de orientar a todos nuestros visitantes. 

medicosecuador.com no se hace responsable por ninguna decisión en relación a su salud que usted tome después de leer la información publicada en nuestro sitio web o de la opinión que dan los médicos, empresas, sociedades y revistas afiliados a nuestro website. Si desea visitar a un especialista le recomendamos ver nuestro listado de médicos afiliados

 

   

Escríbanos: Clic aquí (Formulario Automático)
Telefax : (5934)  

-  
 

Guayaquil Ecuador

Copyright © 2000 - 2008
Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización escrita.

nada
 

nada

GUIA DE  MÉDICOS  EN ECUADOR

Escoja la especialidad y escríbales:

Alergólogos

Alergólogos en Guayaquil

Alergólogos en Quito

Alergólogos pediatras

Anestesiólogos

Anestesiólogos en Guayaquil

Anestesiólogos en Quito

Cardiólogos

Cirujanos bariátricos

Cirujanos bariátricos en Cuenca

Cirujanos bariátricos  Guayaquil

Cirujanos bariátricos en Quito

Cirujanos Oncólogos

Cirujanos digestivos

Cirujanos digestivos Guayaquil

Cirujanos digestivos en Quito

Cirujanos Generales

Cirujanos Generales Guayaquil

Cirujanos Oncólogos Guayaquil

Cirujanos Generales Quito

Cirujanos laparoscópicos

Cirujanos pediatras

Cirujanos plásticos

cirujanos plásticos en Babahoyo

cirujanos plásticos en Cuenca

cirujanos plásticos Guayaquil

cirujanos plásticos en Ibarra

cirujanos plásticos Quito

cirujanos plásticos Riobamba

cirujano plásticos Samborondón

Cirujanos vasculares

Clínicos - Medicina Interna

Coloproctólogos

Dermatólogos

Dermatólogos en Guayaquil

Dermatólogos en Machala

Endocrinólogos

Flebólogos

Gastroenterólogos

Gastroenterólogos en Guayaquil

Gastroenterólogos en Quito

Geriatras

Ginecólogos

Ginecólogos en Guayaquil

Ginecólogos en Machala

Ginecólogos en Portoviejo

Ginecólogos en Samborondón

Ginecólogos en Quito

Ginecólogos Colposcopistas

Ginecólogos infanto juveniles

Ginecólogos Fertilidad

Ginecólogos Fertilidad Guayaquil

Ginecólogos Fertilidad Samborondón

Ginecólogos - Laparoscopía

Ginecólogos - Mastólogos

Hematólogos

Hepatólogos

Intensivistas

Mastólogos

Nefrólogos

Nefrólogos Guayaquil

Nefrólogos Quito

Neumólogos

Neumólogos en Guayaquil

Neumólogos en Quito

Neurólogos

Neurólogos en Guayaquil

Neurólogos en Machala

Neurocirujanos

Nutricionistas

Oftalmólogos

Oftalmólogos en Cuenca

Oftalmólogos en Guayaquil

Oftalmólogos en Quito

Oncólogos clínicos

Otorrinolaringólogos

Otorrinolaringólogos Guayaquil

Otorrinolaringólogos Quito

Patólogos

Pediatras

Proctólogos Guayaquil

Psiquiatras

Reumatólogos en Guayaquil

Traumatólogos

Traumatólogos Guayaquil

Traumatólogos Quito

Urólogos

Urólogos en Guayaquil

Urólogos en Cuenca

nada
nada
nada
 
nada
nada
nada

Publicidad

 
nada