Nódulo mamario

Autor:  Dr. Jorge Jiménez Barahona

Cualquier bulto, nódulo o dureza a nivel de la Glándula mamaria debe ser motivo de alerta y visita al especialista. El aparecimiento de un nódulo en la mama preocupa a la paciente y su pensamiento se enfoca a creer que este se trata de algo maligno, sin embargo es necesario mencionar que alrededor del 75 y 80% de los nódulos en el seno son benignos especialmente en mujeres jóvenes. A mayor edad mayor riesgo que un nódulo mamario sea un cáncer.

El objetivo de estudiar un nódulo de mama es el poder descartar un cáncer, para lo cual en la gran mayoría de los casos se necesita de una confirmación por histología a través de una biopsia. De los nódulos de mama que son biopsiados aproximadamente un 20% son de estirpe maligno.

Los nódulos de mama pueden ser benignos o malignos. A continuación describimos los más frecuentes.

FIBROADENOMAS.

Son tumores benignos de consistencia dura, de bordes bien definidos y muy móviles. Generalmente son palpables cuando estos miden más de 1 cm de diámetro, pueden alcanzar tamaños de hasta 5 cm pudiendo deformar la glándula. Son más frecuentes en mujeres jóvenes, rara vez ocasionan dolor. Su causa es desconocida. La paciente puede notar su presencia durante el autoexamen mamario o pueden ser detectados por el facultativo a través del examen clínico.  Se puede demostrar su presencia en un estudio ecográfico el mismo que se realiza a cualquier edad. En la ecografía el médico podrá definir las características del nódulo y de esta forma poder orientar su diagnóstico a esta patología. En mujeres mayores a 40 años es fundamental la realización de una mamografía bilateral. Es necesario realizar PAAF (Punción aspirativa con ajuga fina) en ciertos casos para determinar la citología

El tratamiento es quirúrgico a través de una biopsia exeresis del nódulo para confirmación anatomopatológico. En mujeres jóvenes y con nódulos pequeños menores a 1 cm y con características de benignidad se puede optar por observación.

FIBROADENOMA EXTIRPADO

MACROQUISTES.

Son lesiones benignas de contenido líquido (quiste). Pueden presentarse a cualquier edad, siendo más frecuentes entre los 35 y 45 años de edad. Pueden ser múltiples (más de uno). Su tamaño puede alcanzar los 3 a 5 cm de diámetro, generalmente son palpables cuando son mayores a 2 cm. Son más blandos que los fibroadenomas, menos móviles y pueden acompañarse de dolor. Se diagnostican a través de una ecografía donde se confirma el contenido líquido de la lesión. Siempre es necesario realizar una mamografía en mujeres mayores a 40 años. Cuando los quistes son palpables es decir mayores a 2 cm y ocasionan dolor, el tratamiento es la punción aspirativa de la lesión donde se obtendrá una muestra de líquido amarillo o verdoso. En ciertos casos en especial cuando la muestra sea sanguinolenta se deberá realizar un estudio citológico. Todo quiste complejo o mixto debe ser puncionado y enviarse su muestra para estudio.

 

ECOGRAFIA DE SENO: PRESENCIA DE QUISTE

MASTOPATIA FIBROQUISTICA.

Es una condición benigna. Se presenta frecuentemente entre los 35 y 45 años de edad. El cuadro clínico se manifiesta por la presencia de dolor de los senos (mastalgia) especialmente de tipo cíclico (antes de la menstruación). En algunos casos puede acompañarse de secreción amarillo-verdosa por el pezón. La paciente puede notar a la palpación como un endurecimiento del tejido. Su causa es desconocida sin embargo se cree que este trastorno está relacionado con factor hormonal. El diagnóstico se confirma con una ecografía de mamas.

El tratamiento es clínico cuyo objetivo es el control de las molestias que presenta la paciente. Esta enfermedad amerita control y vigilancia del especialista.

 

CANCER DE MAMA.

Es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer a nivel mundial. Su presentación aumenta progresivamente con la edad de la mujer. Su causa no está totalmente definida, pero hablamos de factores de riesgo relacionados para el aparecimiento de esta enfermedad. Estos factores son: antecedentes familiares de cáncer de mama, nuliparidad (no tener hijos), inicio de la menstruación a edad temprana antes de los 12 años, menopausia tardía pasado los 50 años, sobrepeso y obesidad, sedentarismo y uso de hormonas en especial en la etapa de la menopausia entre otros.

El nódulo mamario maligno es de consistencia dura, irregular es decir los bordes no son definidos, es poco móvil y no presenta dolor.

Para el diagnóstico la mamografía es el examen que nos permite definir las características de un nódulo sospechoso de cáncer como son: nódulos densos de bordes irregulares, forma estrellada, microcalcificaciones entre otras. Importante mencionar que a través de este examen se puede detectar nódulos que no son palpables, es decir nódulos menores a 1 cm de diámetro y de esta forma realizar un diagnóstico precoz lo que conllevaría a un mejor pronóstico.

 

MAMOGRAFIA: NODULO SOLIDO ALTAMENTE SOSPECHOSO DE MALIGNIDAD

En la evaluación de un nódulo de mama se determinara si la lesión es benigna o maligna y esta consistirá en la valoración médica por un especialista, el mismo que evaluará a la paciente a través de la historia clínica y el examen físico correspondiente donde determinará las características de la lesión, solicitará exámenes complementarios como son la ecografía del seno y la mamografía. En los casos que amerite se practicara un PAAF (Punción Aspirativa con aguja fina) del nódulo, este es un procedimiento fácil de realizar, prácticamente indoloro.

 

PUNCION ASPIRATIVA NODULO MAMA

En los casos de nódulos sólidos y luego de la punción con el correspondiente reporte de citología y en los casos que ameriten el paso siguiente es obtener el diagnóstico definitivo a través de una biopsia. Esta puede ser excisional (retirar todo el nódulo) o incisional (retirar un fragmento de la lesión), la decisión de qué tipo de biopsia se debería practicar lo decide el especialista a través de su evaluación. 

 

BIOPSIA DE NÓDULO DE MAMA SOSPECHOSO DE MALIGNIDAD

 

Por lo antes mencionado se puede recomendar:

Ø  A partir de los 18 años la mujer deberá examinar en forma periódica sus senos a través del autoexamen.

Ø  Consultar inmediatamente con el especialista si presenta molestias como dolor, secreción a través del pezón, hundimientos o retracciones de la piel o si usted se palpo algún bulto o deformación.

Ø  La mamografía es un examen fundamental que toda mujer debe realizarse a partir de los 40 años. Si existen factores de riesgo como es el antecedente familiar este examen se puede solicitar a partir de los 35 años.

Ø  Recuerde que la detección oportuna de un CANCER es fundamental para el pronóstico de la paciente.

Ø  Por último no espere a que se palpe un nódulo mamario para solicitar una mamografía, en el momento en que un nódulo ya es palpable podemos afirmar que la enfermedad ya ha avanzado. El objetivo de la mamografía es poder detectar lesiones no palpables que permitan diagnosticar un cáncer en etapa temprana.

 

Recuerde el cáncer es curable si se diagnóstica a tiempo”

 

 

 

nada

 

 

 

Usted es el visitante No

Hit Counter