MEDICOS ECUADOR - PORTAL DE SALUD ECUATORIANO

 

Publicidad

 

 
 
 
 

Qué es un nódulo tiroideo y cómo se debe tratar?

Autor: 

La tiroides es una glándula que se localiza en la región anterior del cuello que se apoya en la tráquea, tiene forma de lazo, con dos lóbulos derecho e izquierdo unidos por el istmo. Esta glándula cumple una función importante al producir las hormonas tiroideas las mismas que intervienen en la regulación del metabolismo basal.

Los nódulos tiroideos son bultos o tumores que aparecen en la glándula tiroides, pueden presentarse como lesiones palpables o visibles a simple vista o ser diagnosticados por ecografía, es decir no palpables o no visibles. Estos pueden ser únicos o múltiples (Bocio Multinodular).

La causa es desconocida. Puede asociarse con exposición a radiación,  deficiencia de Yodo o se puede relacionar con un componente genético. Los nódulos tiroideos son frecuentes, alrededor del 10% de la población lo presentan. En la gran mayoría de los casos es una alteración de tipo benigno, pero de un 7 a 15% de los nódulos pueden ser cáncer.

Se presentan a cualquier edad, predomina el sexo femenino con mayor frecuencia entre los 30 y 40 años de edad. Importante mencionar si el nódulo se presenta en niños y adolescentes esta lesión puede tener un comportamiento más agresivo.

En la gran mayoría de los casos es asintomático es decir que el paciente no presenta síntomas. Cuando el nódulo es de gran tamaño puede ser detectado a simple vista y ocasionar síntomas como dificultad para tragar o respirar y puede observarse alteración de la voz (disfonía), este ultimo signo se observa con mayor frecuencia en la presencia de cáncer.

En todo paciente que presenta nódulo tiroideo es indispensable realizar una adecuada historia clínica y un exámen físico completo. Siempre se debe complementar el estudio con una ecografía de la glándula tiroides para evaluar tamaño y las características del nódulo. La presencia de malignidad en el nódulo es independiente del tamaño de la lesión, las características de malignidad vistas en una ecografía son: nódulos irregulares hipoecogénicos, presencia de microcalcificaciones, aumento de la vascularización en la parte central más que en la periferia del nódulo. En todos los casos se debe solicitar exámenes de laboratorio para evidenciar funcionalidad de la glándula, estos son TSH, T3 y T4 o T4 libre a fin de descartar hipo o hipertiroidismo.

Luego del estudio ecográfico y de laboratorio, se debe complementar con citología por punción aspiración (PAAF). Las indicaciones para estudio citológico incluyen todo nódulo sólido mayor a 1 cm, o en nódulos menores a 1 cm con signos ecográficos sugestivos de malignidad. La punción puede ser guiada por palpación directa en nódulos palpables o eco dirigida en lesiones pequeñas no palpables. El médico patólogo responderá el estudio como: Benigno (60%), maligno (5-20%), sospechoso (10-15%) o muestra inadecuada (10%). En caso de muestras insuficientes o inadecuadas se deberá repetir la punción cuatro semanas después.

El tratamiento de los nódulos tiroideos  dependerá de los hallazgos ecográficos y del reporte de la citología (PAAF). Se debe evitar los sobretratamientos o cirugías innecesarias o dejar de operar lesiones potencialmente malignas. La cirugía es la piedra angular en el tratamiento de los nódulos con citología positiva o sospechosa de malignidad, así como también en los nódulos de gran tamaño con punción negativa.

Cirugía (Tiroidectomía Total por cáncer de tiroides)

Los nódulos menores de 1 cm  y sin signos ecográficos de malignidad deben ser sometidos a controles periódicos a fin de poder detectar crecimiento de la lesión o cambios ecográficos que obliguen a cambiar la conducta de observación.

El manejo del nódulo tiroideo debe ser multidisciplinario, es importante contar con profesionales en la especialidad de endocrinología, cirujano oncólogo, ecografistas y citopatólogos de experiencia.

 

nada

 

 

 

Usted es el visitante No

Hit Counter