Autor: Dr. Rafael Andrade-Alegre, FACS,FCCP

Sección de Cirugía Torácica

Hospital Santo Tomás

E-mail: toravasc@cwpanama.net

Panamá, República de Panamá

 

TRAUMA CARDIACO PENETRANTE

TORACOTOMIA DE RESUCITACION

 

El tratamiento del trauma cardíaco penetrante ha evolucionado con el correr de los años. Los cambios significativos en la sobrevida se deben a un transporte más rápido y a  un diagnóstico y tratamiento agresivo.

 

La presentación clínica de los pacientes con trauma cardíaco penetrante depende de 2 consecuencias de la herida: taponamiento cardíaco o sangrado masivo. Alrededor del 60 al 80% de los pacientes con heridas cardíacas fallecen antes de llegar al hospital (1,2). De los pacientes que llegan con vida la mayoría están inestables y son operados rápidamente. Un porcentaje importante se beneficiarán de toracotomía de resucitación. Dentro de las indicaciones de toracotomías de resucitación, son casualmente las heridas cardíacas las que tienen mejor sobrevida.  Alrededor de un 20% pueden estar “estables” (3,4). Es en este grupo que el diagnóstico es más difícil, pues en los pacientes inestables el paciente requiere de cirugía urgente. 

 

Además de la sospecha clínica,  son de gran ayuda, particularmente en los pacientes estables, el ecocardiograma (5) y la ventana pericárdica (6,7).

 

Para el tratamiento existen 2 abordajes principales: la toracotomía anterior izquierda y la esternotomía.  La toracotomía es la más rápida por lo que es la incisión de elección en los pacientes inestables o en extremis (8). Para mejorar la exposición se puede dividir  transversalmente el esternón e incluso realizar una toracotomía bilateral (clamshell).  

 

Para reparar las heridas se han desarrollado una serie de maniobras.  Lo primero es abrir el pericardio ampliamente y colocar el dedo sobre la herida sangrante. Las suturas se colocan con puntos en U y pueden reforzarse con parches de teflón. Se pueden usar pinzas vasculares para el control de las heridas atriales o se puede colocar una sonda foley para cohibir el sangrado momentáneamente (9). Incluso puede usarse grapas  para el cierre temporal de la herida (10).

 

Los índices de trauma son de gran ayuda para establecer la probabilidad de vida y poder comparar los resultados de los diferentes centros con esta patología (11,12,13,14).  Una vez optimizado el transporte y el tratamiento nos queda dirigir la atención hacia la prevención de estas desvastadoras heridas para lo que se requiere de recursos para educación, mejorar el nivel económico de la población y llevar a cabo un mejor control de las armas.

 

Bibliografía

1.- Ivatury R, Rohman M.  The injured heart. Surg Clin North Am 1989;69:93-110.

2.- Mattox K, Beall A, Jordan G, De Bakey M. Cardiorraphy in the emergency center. J Thorac Cardiovasc Surg 1974;68:886-895.

3.- Brewster S, Thirlby R, Zinder W. Subxiphoid pericardial window and penetrating cardiac trauma. Arch Surg 1988;123:937-941.

4.- Andrade-Alegre R, Moreno A, Ruíz-Valdés L. Trauma cardíaco penetrante. Rev Med Pan 1995;20-38-44.

5.- Rozicki G, Feliciano D, Ochsner M, et al. The role of ultrasound in patients with possible penetrating cardiac wounds: a prospective multicenter study. J Trauma 1999; 46:543-552.

6.- Andrade-Alegre R, Mon L. Subxiphoid pericardial window in the diagnosis of penetrating cardiac trauma.  Ann Thorac Surg 1994;58:1139-1141.

7.- Morales C, Salinas C, Henao C, et al: Thoracoscopic pericardial window and penetrating cardiac trauma. J Trauma 1997;42:273-275.

8.- Mitchell M, Muakkassa F, Poole G, et al. Surgical approach of choice for penetrating cardiac wounds. J Trauma 1993;34:17-20.

9.- Wilson S, Au F. In extremis use of foley catheter in cardiac stab wound. J Trauma 1986;26:400-402.

10.- Shamoun J, Barraza K, Jurkovich G, Salley R. In extremis use of staples for cardiorraphy in penetrating cardiac trauma: case report. J Trauma 1989;29:1589-1591.

11.- Ivatury R, Nallatambi M, Stahl W, et al. Penetrating cardiac trauma. Quantifying the severity of anatomic and physiologic injury. Ann Surg 1987;205:61-66.

12.- Buckman R, Badellino M, Mauro L, et al. Penetrating cardiac wounds: Prospective study of factors influencing initial resuscitation. J Trauma 1993;34:717-727.

13.- Asensio J, Murray J, Demetriades D, et al. Penetrating cardiac injuries: A prospective study of variables predicting outcomes. J Am Coll Surg 1998;186:24-34.

14.- Andrade-Alegre R. Trauma cardíaco penetrante. Panam J Trauma 2004;11:50-58

 

Dirección: Cañar 607 y Coronel, Segundo Piso. Guayaquil - Ecuador

E-mail:  info@ecuadortrauma.com 

Teléfonos: (593-4) 2344259 - 2447551 - 2292725 Celular:  09-9757784 Fax: 2290408

Esta página está hospedada en www.medicosecuador.com

Desea más información? Búsquela en medicosecuador.com